Estado deberá resarcir al pueblo Sarayaku

26 de julio de 2012 - 00:00

San José, Costa Rica.-

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) condenó ayer a Ecuador por otorgar a inicios de los años 90 una concesión petrolera en territorios indígenas amazónicos sarayakus sin consultar con las comunidades nativas, que estaban opuestas al proyecto.

La Corte, con sede en Costa Rica, notificó ayer a las partes su sentencia, la cual establece, entre otras cosas, que el Estado debe “neutralizar, desactivar y retirar la pentolita (explosivos utilizados para extraer petróleo) en superficie y enterrada en el territorio del pueblo sarayaku”.

Además, impuso la obligación de consultar a los sarayakus “en el eventual caso que se pretenda realizar alguna actividad o proyecto de extracción de recursos naturales en su territorio, o plan de inversión o desarrollo de cualquier otra índole que implique potenciales afectaciones a su territorio”.

Ecuador deberá -además- capacitar en derechos humanos a funcionarios militares, policiales y judiciales cuyas funciones involucren relaciones con pueblos indígenas; realizar un acto público de reconocimiento de responsabilidad internacional por los hechos del caso, publicar la sentencia y pagar indemnizaciones -que ascienden a $ 1,4 millones- por daños materiales e inmateriales a los indígenas.

Para el tribunal interamericano, la concesión a la petrolera argentina Compañía General de Combustibles (CGC) violó la propiedad comunal indígena y su identidad cultural.

El enfrentamiento entre este pueblo indígena y el Estado comenzó en 1996, cuando se otorgó a la CGC el derecho a explotar el petróleo en la Amazonía.

En la audiencia pública por este caso, los sarayakus manifestaron que esperaban que un fallo a su favor creara un precedente legal en la región que obligue a los gobiernos a preguntar a las comunidades indígenas antes de dar concesiones petroleras o mineras en sus territorios.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: