Caicedo aún tiene las marcas de la pobreza en las manos

01 de febrero de 2013 - 00:00

Su profunda mirada contrasta con su delicada voz y franca sonrisa. Marcia Elena Caicedo Caicedo, de raíces afro, es otra de las mujeres que asume el reto de ir como candidata vicepresidencial, formando binomio con Alberto Acosta, en estas elecciones

Nació en San Lorenzo (Esmeraldas), sus padres son Arquímides Caicedo Cortez y María Caicedo Vernaza, quienes procrearon diez hijos: seis varones y cuatro mujeres (tres de ellas son sordomudas).

De su infancia recuerda la extrema pobreza en que vivió en el barrio Las Marías: una casa con piso de madera y techo corroído que cuando llovía tenían que colocar recipientes en el piso para atajar las goteras. Su padre era carbonero y sus ingresos eran insuficientes para mantener a la numerosa familia.

Estudió en la escuela Quito Luz de América. La pobreza en que vivían era tal que iban a clases, en ocasiones, sin desayunar, y cuando llegaban al mediodía a la casa lánguidos encontraban las ollas vacías. “Mi mamá por ahí nos cocinaba un verde, también comíamos la plumuda (un pez espinoso) que había que hacerle cortes finos en la carne y freírlo para poderlo ingerir”, recuerda.  

Cursó la secundaria en el colegio fiscomisional Diez de Agosto, gracias a una beca, donde comenzó su vínculo con la comunidad comboniana: impartía catequesis y hasta arreglaba la iglesia.

Luego de clases, iba con sus hermanas al manglar a buscar conchas. “Era una faena dura, tomábamos una canoa porque no teníamos para contratar una lancha a motor, íbamos a remo con un mechón (especie de antorcha) para ahuyentar a los mosquitos”. En el manglar hundía sus brazos en el lodo hasta extraer el preciado molusco adherido a la raíz del mangle. En sus manos quedan las marcas de aquel trabajo que, a veces, se extendía hasta las 19:00.  

Quiso ser policía pues pensaba que de esa forma podía impartir justicia, pero luego deseó ser monja. Los combonianos la enviaron a Carpuela (un poblado del Valle del Chota) durante tres meses, donde visitaba barrios y participaba en grupos de oración y retiros espirituales. Pronto se dio cuenta de que quería algún día tener familia. Así que desistió de la idea de vestir hábitos.        

Su hermano Bolívar Caicedo la animó a que estudiara derecho. Tenía 17 años cuando se trasladó a Guayaquil para iniciar la carrera. Vivió un tiempo en la cooperativa Flor de Bastión en casa de otro hermano, Norberto Caicedo.  

Luego otro de sus hermanos, Tomás, llegó a Guayaquil para estudiar Medicina, entonces ambos alquilaron un departamento en las calles Tulcán y la P (Cristo del Consuelo).

Cuando Bolívar ya no pudo ayudarlos, el que estudiaba Medicina dejó la universidad y ella buscó trabajo para continuar su carrera. Se vinculó entonces a la parroquia Domingo Savio. Con extremadas limitaciones económicas, como ella mismo afirma, culminó su carrera en el 2000.

Ya en su profesión recuerda una anécdota: como abogada en libre ejercicio una señora le pidió que le ayudara con un hijo que estaba preso, y por ese servicio tenía previsto cobrar 200 dólares, los mismos que la señora se comprometió a pagar una vez que su hijo saliera libre.

Luego de que éste fue liberado, la madre del ciudadano le dijo a Caicedo que no tenía dinero, pero le dio a cambio un cuadro con la imagen del Sagrado Corazón de Jesús. “Hasta ahora lo conservo porque comprendí que la señora no tenía dinero y yo sé lo que es la desesperación”, dice ella, aunque aclara que su primera reacción fue de sorpresa ante el inusual pago.

Brindó asesoría al grupo Arcola S.A., y a la Federación de Químicos Farmacéuticos del Ecuador. Por sugerencia de su presidente, Mario Palacios, participó en el concurso para nuevos vocales del Consejo Nacional Electoral (CNE) en el 2008.

Cuando fue seleccionada ella estaba sorprendida, más aún cuando le notificaron el mismo día en que tenía que posesionarse en Quito el 28 de octubre de 2008.

Cumplió su trabajo hasta el 2011 con algunos inconvenientes, ya que mantuvo una posición crítica en el interior del organismo. Terminada su labor se  vinculó con organizaciones afro del Guasmo, Malvinas y Trinitaria a las que asesoraba en  derechos de este grupo étnico, hasta que recibió la invitación para ser la candidata vicepresidencial por la coalición MPD-Pachakutik junto con Alberto Acosta.

“Mi trabajo será el área social, volver la mirada al pueblo, por la soberanía alimentaria, propondremos el programa Hambre Cero. Marcia Caicedo no ha estudiado la pobreza sino que la ha vivido”, sostiene y en eso apuntala su compromiso.

CÉDULA

Nombre completo: Marcia Elena Caicedo Caicedo.
Fecha de nacimiento: 6 de julio de 1975.
Lugar de nacimiento: San Lorenzo (Esmeraldas).
Estado civil: Casada.
Estudios superiores: Abogada, graduada en la Universidad de Guayaquil. También tiene una especialización en Criminología y Ciencias Penales en el Instituto de Criminología de la Universidad de Guayaquil.
Cargos públicos: Vocal del Consejo Nacional Electoral (CNE) en el periodo 2008-2011.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: