Activistas fueron impedidos de participar en carrera que auspiciaba Chevron

12 de julio de 2013 - 10:20

Un grupo de activistas ambientales fueron impedidos, el pasado 7 de julio, de participar de una competencia ciclística en Estados Unidos en la que intentaban presentar a la asistencia los efectos de la contaminación ambiental en zonas amazónicas por negligencia de multinacionales. Se trata de la "Manhattan Beach Grand Prix" que en su edición de este año tuvo como mayor auspiciante a la empresa petrolera Chevron.

Una vez conocido que Chevron sería el auspiciante de la carrera -una tradicional táctica corporativa para "limpiar" la imagen de las multinacionales-, los miembros del colectivo "Toxic Sports" se inscribieron para participar en ella y difundir su mensaje, sin embargo fueron impedidos por los organizadores que alegaron que el equipo no tenía la indumentaria adecuada.

Esto fue rechazado por los activistas que acusaron a Chevron de haber bloqueado su participación para que no se difundan mensajes en contra del auspiciante de la carrera.

Uno de los principales objetivos de "Toxic Sports" era hacerle llegar al público el mensaje de que el auspiciante que le ha robado el nombre a la prestigiosa carrera ha cometido y sigue cometiendo desvastadores daños al medio ambiente incluyendo la Amazonía ecuatoriana.

A pesar del impedimento de los organizadores, los ambientalistas, con botellas que contenían un líquido negro y vestidos como ejecutivos de la empresa, lograron introducir su mensaje de protesta por las prácticas dañinas de la petrolera y por no asumir su responsabilidad por la destrucción de la naturaleza.

Chevron fue condenada en 2011 por una corte ecuatoriana a pagar más de 19.000 millones de dólares por la contaminación causada al medio ambiente de la Amazonía entre 1964 y 1990.

Desde que se emitió el fallo, la petrolera ha destinado decenas de millones de dólares para tratar de frenar la ejecución de la sentencia.

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: