Rioverde se suma a lugares perjudicados

07 de marzo de 2013 00:00

Palas, baldes, bombas de succión y cuatro botes inflables se usaron, la mañana de ayer, para rescatar a familias y enseres en varios poblados de la parroquia Montalvo, del cantón Rioverde (norte de Esmeraldas).

La creciente de los ríos Lagarto, Ostiones y Naranjo ocasionó la emergencia, ocurrida alrededor de las 03:00 de este miércoles. “El agua subió más de dos metros e ingresó al centro poblado”, relató Cecilia Angulo, jefa política de Rioverde.

Desde el amanecer se empezó a trasladar a las familias afectadas al parque principal de Montalvo.

Luego llegaron buzos del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) de la Policía y personal de la Infantería de Marina, para evacuar a las personas de la parroquia Lagarto y de los recintos Walte y El Piojo.

Se estima que unas 300 familias se encuentran en situación de peligro. Además, los puentes de Walte y Montalvo están en riesgo por el arrastre de palizadas y la presión del agua. Mientras que han colapsado las tuberías de agua potable y alcantarillado.

Por otro lado, en diversos negocios se han perdido las mercaderías. “Hace cuatro años ocurrió una emergencia similar, pero el agua no ingresó como esta vez”, comentó Dionisio Saltos, propietario de un almacén de insumos agrícolas.

El informe oficial estaba previsto que se lo conociera en la tarde de ayer, luego de una evaluación del Comité de Operaciones Emergentes (COE) local. En el sector se construyó un muro de escolleras que no fue suficiente para contener la crecida de los cauces.

Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado