Rezagos de partidocracia se unen a Guillermo Lasso

25 de octubre de 2012 00:00

¿Quién da más? parecía ser la consigna que reunió ayer a 18 organizaciones políticas en el hotel Marriot de Quito para “afianzar” su alianza con CREO, el partido que auspiciará la candidatura presidencial de Guillermo Lasso. 

Ex militantes socialcristianos, prianistas, municipalista y los rostros “clásicos” de la Izquierda Democrática resurgieron en la cita, pese a que estos últimos no lograron inscribir su partido ante el Consejo Nacional Electoral.   

En esa alianza todos tienen algo que aportar, empezando por un “contingente” de figuras públicas que podrían encabezar las listas de asambleístas en las provincias. Y Andrés Páez, quien mantiene el apoyo de  Henry Llanes, es una de esas figuras. Su aporte: “Toda la infraestructura del partido a nivel nacional” al servicio de CREO con el fin de  “impedir que el régimen autoritario de (Rafael) Correa” se extienda hasta el 2017. Él iría en la lista de  asambleístas nacionales.

Pero no son los únicos. En la alianza, que Monge define como “política”, ya que están “Unidos por el Ecuador”, también están Luis Fernando Torres y Leonardo Viteri, ex socialcristianos, quienes irán a la contienda con movimientos propios: Tiempo de cambio y Machete, respectivamente, los cuales aportarán con cuota política (nombres) para ir a la Asamblea, por ejemplo, Jhonny Terán, quien militó muchos años en el  PSC de Los Ríos. Así se consolidaría la alianza PSC-Madera  de Guerrero-Creo.    

Los asambleístas Fernando Flores y Lenin Chica, ex integrantes del Prian, también avizoran su reelección, así como  Jimmy Pinoargote (Municipalista) y Rafael Dávila (Conciencia Ciudadana) bajo la representación de CREO, un partido con principios de “derecha”, pero que según  Páez es de “centro”.

Al salón Amazonas también acudieron Patricio Donoso, ex presidente de la Cámara de Agricultura, a quien Viteri saludó efusivamente; Édgar Andrade, del  movimiento Unidos por la Democracia, que fue creado por el ex presentador de noticias, Carlos Vera, y en donde también militó César Montúfar. Por ello, Monge no negó que aún mantienen  conversaciones con Concertación Nacional.           

También reapareció Víctor Hugo Erazo, fundador de MANA, quien llegó puntual  a la cita, pero previamente se reunió  con sus demás “aliados” en un salón contiguo del hotel Mariott para definir acuerdos y uno de ellos habría sido que Monge no participase como candidato a ninguna dignidad en la Asamblea.    

Los convocados llegaron a partir de las 09:30. Unos a bordo de lujosos autos y otros en bus. Varios estudiantes también se hicieron presentes, motivados por un docente de la Universidad Central. Querían conocer a Lasso, pero no llegó. En el ingreso al salón: “Apúrese madre, póngase la camiseta. Solo los que tengan la camiseta saldrán en televisión”, dijo un activista del movimiento Verde Ecológico a una mujer de apariencia sencilla.   

Y en una esquina: “¿Vas a ir a la convención en Guayaquil el fin de semana?”, conversaban dos mujeres antes de que arrancase el encuentro. Ellas se referían a la convención que realizará la organización en el Coliseo Voltaire Paladines Polo, donde se conocerá al binomio de Lasso y la lista de “cuadros” para la Asamblea. -“Voy si me pagan la estadía, el almuerzo y el regreso, de lo contrario no”, contestó una de ellas. “¿Y tú vas?”,  insistió la otra mujer: “Hija tengo un compromiso el fin de semana”. “Bien está, al fin y al cabo... perro y gato, políticos ingratos...” concluyeron las amigas.

El diálogo prometía más, pero Monge irrumpió en el salón acompañado por los 25  políticos que apoyan la candidatura de Lasso y, sobre todo, que buscan figurar en los próximos comicios. “Sí, tranquilo hermano, ven nomás que aquí está tu puesto en primera fila”, decía emocionado un asesor a Torres.   

Monge fue el primero en intervenir. En su discurso habló de la unidad nacional -a pesar de que no se mostró optimista por una alianza con Lucio Gutiérrez y Álvaro Noboa- y dijo que quienes integran la unidad  son “gente afín”, mientras que Viteri tomaba un sorbo de agua. Habló del costo de la canasta básica, mientras a Páez le preocupaba  quién entraba y quién salía del salón y a ratos conversaba con Luis Torres.

Hasta que llegó su turno. En el estrado Páez dijo que está en la alianza “por principio de vida” y que no se trata de “una fanesca”. Y Llanes lo justifica porque la fusión izquierda-derecha “no es nueva”, al fin y al cabo, CREO analiza siete candidatos de esa ala de la ID.

Contenido externo patrocinado