Pachakutik se divide en Bolívar, luego de elecciones internas

13 de agosto de 2013 00:00

Algunos de los dirigentes de Pachakutik en Bolívar estarían analizando su separación del movimiento político, luego del congreso nacional que se realizó el fin de semana pasado en Santo Domingo.

Ramsses Torres, presidente del Comité Electoral Interno e integrante de esa jurisdicción, dice que la agrupación no realizó un  análisis político, ni definió estrategias electorales en el séptimo congreso, en donde se eligió la nueva  coordinación, que recayó en Fanny Campos (Imbabura).

A Torres le sorprendió la actitud  de varios dirigentes y asambleístas de la agrupación, y sostuvo que “uno es el discurso que ellos dan  hacia afuera y otro el que  se da adentro o ni siquiera se da”.   

Le llamó la atención que en el cónclave no se analizaran sanciones a lo que llama “la antiética electoral” de dirigentes que siendo de Pachakutik trabajaron con otras organizaciones y que en el congreso hubo “indefiniciones en el análisis político y de estrategia electoral”.

Ese criterio comparte Eduardo Cáliz, coordinador cantonal de Pachakutik en San Miguel de Bolívar. Él sostiene que el movimiento toma decisiones unilaterales, “hemos renunciado, no podemos estar mezclados, nosotros somos de izquierda, pero no podemos estar con compañeros que ni si quiera saben de dónde son”.

Y afirma que saldrían los siete coordinadores de Bolívar y “solo se quedaría el dirigente provincial (Medardo Chimbolema) “porque estaría pensando hacer una alianza con el movimiento de gobierno”.

Oswaldo Castillo, coordinador cantonal de Las Naves (Bolívar), asegura que en Pachakutik hay interés político de ciertos dirigentes que  no lograron su espacio.  

Sin embargo, Chimbolema desconoce el malestar de los compañeros. Cuenta que en el congreso de Santo Domingo, la coordinación nacional de Pachakutik cuestionó  de dónde vino una supuesta  agenda de análisis de sanciones a ciertos dirigentes que no había sido aprobada por el comité ejecutivo nacional de la agrupación. “El congreso, por decisión unánime, decidió no tratar ese punto y eso a lo mejor le  incomodó, porque la responsabilidad de la supuesta agenda recayó en la presidencia del Comité Electoral”, dice Chimbolema.

Torres argumenta que puso su salida a consulta de los dirigentes de las bases y de las  organizaciones sociales de las comunidades de la provincia. Chimbolema aclara que aquella decisión no ha sido confirmada por escrito.  

Torres cree que la falta de aplicación de sanciones se dio porque la nueva coordinación llegó al poder respaldada por la dirigencia de Miguel Lluco, quien -a su criterio- debió ser sancionado por trabajar con el movimiento PAIS. Sin embargo, Lluco argumenta que jamás ha traicionado a la organización, sino que respeta el acuerdo ético político que firmó Pachakutik en Chimborazo en  2006.

Torres considera que en el congreso hubo un “relativo desinterés y quemeimportismo de las autoridades. Ninguno de los asambleístas tuvo una posición frontal, de firmeza, en actitud de defender los principios y las resoluciones de Pachakutik”. Sostiene que Cléver Jiménez no intervino cuando debió hacerlo, así como tampoco lo hizo Lourdes Tibán ni César Umaginga.

“Las alianzas con el oficialismo y otras organizaciones quedan en libertad; entiendo que las alianzas se  resolverán en función de sus propios conflictos de intereses, en sus jurisdicciones. No hubo una clara definición política”, afirma Torres, quien comenta que la lista de Fanny Campos recibió apoyo de Chimborazo. Chimbolema asegura que su dirigencia no responde  a intereses de personas, sino a colectivos, “no vamos a dar pasos a  intereses personales”.  

Este Diario intentó conversar con la nueva coordinadora de Pachakutik, sin embargo, hasta el cierre de la edición Campos mantuvo su teléfono celular apagado.

DICTAN 12 AÑOS DE RECLUSIÓN A PEPE ACACHO

El asambleísta de Pachakutik, Pepe Acacho, fue sentenciado por la Sala Única de la Corte Provincial de Justicia de Morona Santiago a 12 años de reclusión mayor extraordinaria, por el delito de terrorismo organizado.

La sanción la comparte con el dirigente indígena Pedro Mashiant, por liderar las protestas en contra la Ley de Aguas ocurridas el 30 de septiembre de 2009. A los dos se los acusó de instigar el cierre de las vías, entre ellas el puente sobre el río Upano, en la vía Macas-Sucúa, donde resultaron heridos varios policías y  murió el profesor Bosco Wisuma, producto de enfrentamientos.

Una vez ejecutoriada la sentencia, los dos procesados deberán cumplir la pena en el Centro de Privación de la Libertad de Adultos de Macas. Acacho dijo ayer que su abogado César Sarango interpondrá el recurso de ampliación y aclaración de la sentencia.

Te recomendamos

Las más leídas