Guayas y Manabí se disputan el territorio

La Manga del Cura decide hoy a qué provincia desea pertenecer

Guayas y Manabí se disputan el territorio
27 de septiembre de 2015 00:00

Son 487 kilómetros cuadrados de riqueza agrícola, de encanto natural y de un vasto recurso hídrico que se funden en un paraje semioculto del Litoral ecuatoriano. La Manga del Cura es un lugar con mucho que ofrecer, pero también con tantas necesidades que cubrir.

Este lugar se encuentra enclavado entre las provincias de Manabí, Guayas, Los Ríos y Santo Domingo de los Tsáchilas.

A sus pobladores, cerca de 22 mil habitantes, más allá de la pertenencia a una u otra provincia (hoy más de 15.000 de ellos acuden a votar para decidir entre Guayas y Manabí), lo que más les importa es la convivencia.

Esa que los ha mantenido unidos en un solo lazo de hermandad desde que se asentaron en las diferentes comunidades y recintos.

El verdor del paisaje deleita a quienes la visitan. Es un paraje que deslumbra. A lo largo de sus vías de acceso, muchas de ellas serpenteantes, pueden observarse pastizales, matas de cacao, frondosos árboles y hasta cultivos de palma africana. Pero también hay amplias zonas cultivadas de plátano, café, banano, maracuyá, maíz, arroz, tomate y fréjol, productos que son comercializados a los mercados de Guayas, Manabí, Los Ríos y Santo Domingo, principalmente.

Llegar al lugar puede ser toda una aventura: desde Guayaquil se puede tomar la vía a Quevedo, continuar hasta Buena Fe y arribar hasta el recinto Paraíso la 14, o también llegar por el cantón El Empalme, aunque para ello se debe tomar una gabarra en el recinto Guayacanes.

Desde Manabí también se puede ingresar a sus diferentes recintos desde el cantón El Carmen. Sus carreteras varían de aspecto: unas están asfaltadas, otras en rehabilitación y algunas aún son senderos de tierra, muestra de que en este lugar falta mucho por hacer, al menos en materia de vialidad.

En un mapa es más fácil ubicar el sector: se trata de un pedazo de tierra alargado que separa las aguas del río Peripa (lado este), del río Daule (lado oeste), que finalmente confluyen en el inmenso espejo de agua de 300 kilómetros cuadrados de la presa Daule-Peripa (en el sur).

Son decenas de poblaciones que se asientan en su interior, entre ellas Paraíso la 14, Santa María, Santa Teresa, Palizada, Toquilla Chica, Gualipe, Puerto El Mono, El Salto del Pintado, en fin, tantas pero dispersas y hasta aisladas entre sí. Es que son lugares rodeados por un bosque húmedo primario de variada biodiversidad.

Riqueza hídrica

De acuerdo con un estudio del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Pesca y Acuacultura (Magap) la represa Daule-Peripa, que está ubicada en la parte superior de la cuenca del río Daule, empezó a ser construida en 1984.

El embalse fue inaugurado en 1988, mientras que la central hidroeléctrica Marcel Laniado de Wind empezó a funcionar en 1999.

El embalse Daule-Peripa cubre vastos territorios de las provincias de Guayas, Manabí y Los Ríos e inunda una superficie de aproximadamente 34 mil hectáreas de tierra, con una capacidad de almacenamiento de 6 mil millones de metros cúbicos que son aprovechados para la generación hidroeléctrica, el uso doméstico e industrial, el control de inundaciones y el riego de zonas agrícolas.

En el embalse se originó con el tiempo una actividad pesquera singular, producto de la siembra casual de especies que fueron introducidas en el sitio, así como el desarrollo natural de especies nativas de interés comercial.

Los principales recursos pesqueros son tilapia, langosta de agua dulce, dica, guanchiche, vieja azul, dama, chame, barbudo, vieja roja, ratón, bocachico, cachama, bagre ciego, explotados por los pescadores artesanales que utilizan aproximadamente 20 sitios de desembarque que están distribuidos en las riberas del embalse.

El Instituto Nacional de Pesca inició actividades de monitoreo biológico y pesquero en el embalse Daule-Peripa desde el año 2012 con la finalidad de conocer el grado de explotación pesquera realizado a nivel artesanal, para el aprovechamiento sostenible de su potencial pesquero, sentar las bases de un ordenamiento pesquero y realizar una concienciación orientada hacia una pesca responsable.

Pero el proyecto multipropósito Daule-Peripa es una de las obras más ambiciosas que se realizaron en el país. De acuerdo con la información oficial, su central hidroeléctrica tiene una potencia instalada de 213 megavatios de energía.

Además, ofrece un beneficio adicional, que es la producción de más de 100.000 hectáreas de tierra a través de su sistema de riego y el trasvase de aguas hacia la península de Santa Elena y parte de la provincia de Manabí.

El embalse es considerado como la laguna artificial más grande del Ecuador, pero su presencia alteró el paisaje de la zona y la vida de los pobladores que habitaron en este lugar antes de la construcción de la represa.

Es que a pesar de los beneficios de la Daule-Peripa al país, también ocasionó perjuicios en el ámbito social, ambiental y humano en los pobladores de las zonas aledañas.

En su tiempo la desaparecida Comisión para el Desarrollo de la cuenca del río Guayas (Cedegé) quien impulsó la obra, informó que no se realizó un estudio de impacto ambiental en la zona y que muchas poblaciones fueron afectadas con la construcción de la misma.

Encanto natural

Pero La Manga del Cura no solo es agricultura y recursos hídricos. También posee un acogedor lugar que es visitado por propios y extraños, aunque por su situación de zona no delimitada y las características propias de sus caminos, no ha sido explotado turísticamente de forma adecuada.

Se trata de la cascada del Salto del Armadillo, a pocos kilómetros de Paraíso la 14. Es una caída de agua de algo más de 10 metros de altura y que reposa finamente en un remanso que forma una especie de piscina ancha.

Es común ver los fines de semana a decenas de familias visitando el lugar, pues está rodeado de una exuberante flora y fauna, muy particular del paisaje costeño.

En las riberas se observan, como si fueran centinelas de su belleza, hileras de árboles de gruesas y nudosas raíces.

Quienes conocen el lugar afirman que el sitio es el hábitat de una fauna silvestre conformada por venados, tigrillos, monos, conejos, guatusas, armadillos, guantas, culebras y aves, además de una flora variada que abarca desde matapalo, hasta cade, laurel, guaba de río, toquilla, begonias, helechos y caña guadua. Un paraíso, sin duda. (I)

Material llegó a recintos electorales

Autoridades del CNE, presentes en consulta popular

Con una ceremonia de inauguración en el recinto Santa María, a las 06:30, las autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE) empiezan hoy la consulta popular que definirá la pertenencia de La Manga del Cura a Guayas o Manabí.

Para el efecto, el material electoral fue trasladado ayer desde la Delegación Provincial de Santo Domingo de los Tsáchilas y llegó a las 18:00 a los 5 recintos electorales destinados para la votación: El Paraíso, Santa María, Santa Teresa, Palizada y El Descanso. Para este acto están empadronados 15.342 habitantes.

Respecto a la seguridad, elementos de las Fuerzas Armadas estarán a cargo del control en el interior de los recintos; asimismo se encargarán de la custodia de zonas fluviales, mientras que la Policía Nacional estará en los exteriores. Para el efecto han sido desplegados 520 policías y 156 militares en La Manga del Cura.

El pasado jueves, el CNE autorizó al Instituto de Estudios Sociales de la Opinión Pública (IESOP) que realice la encuesta a boca de urna.

Dentro de las actividades previstas por las autoridades del CNE para hoy se incluye un recorrido por los recintos Santa María, Santa Teresa, El Descanso y Palizada, además de un sobrevuelo.

Como en todo acto electoral, el cierre de las votaciones se efectuará a las 17:00, luego de lo cual comenzará el proceso de escrutinio que, se prevé, terminará en unas 2 horas. El material electoral será trasladado luego a la Delegación Provincial de Santo Domingo. (I)

Te recomendamos

Las más leídas