El espionaje empresarial también apunta a América Latina

06 de septiembre de 2013 - 00:00

Las redes de espionaje no solo tienen como principal target (objetivo) grandes potencias como EE.UU., Gran Bretaña, o países como Israel o Emiratos Árabes Unidos; su ojo también reposa sobre Latinoamérica.

En los Spy Files 3, publicados el pasado miércoles por la organización fundada por Julian Assange, WikiLeaks, figura en la parte 1 solo una empresa que trabaja directamente en México. También contiene documentos de una corporación en cuya página web afirma que Colombia es uno de sus clientes. En la sección 2, en la que están los contratos y acuerdos de confidencialidad, se nombra a Chile. Además, en la parte 3 de los archivos se muestra un rastreo de contratistas que visitaron Brasil.

México

La compañía francesa Thales ofrece servicios de seguridad y opera en la Ciudad de México, junto con la empresa de telecomunicaciones latinoamericana Telmex. El documento presentado por WikiLeaks es el único en el que se refiere explícitamente a este país.

Ambos han elaborado un sistema llamado C41 el cual “coordina cinco centros de control y comando, a cargo de multiagencias públicas de seguridad, durante rutinas cotidianas o situaciones de emergencia”.

Entre el 14 y 17 de febrero Carlos Gandini, funcionario de Gamma, pisó suelo mexicano. Los servicios incluyen: 8.080 cámaras dedicadas a la vigilancia urbana, tráfico y reconocimiento de placas; dos unidades móviles de control y comando que reciben información de vehículos aéreos de vigilancia.  Además, hay 20 operadores dedicados a sistemas de monitoreos y colaboran 750 policías. 

Según el documento de presentación de Thales, publicado por WikiLeaks, el sistema ayuda a reducir los crímenes un 12% y aumenta la eficiencia operacional de la Policía un 19,1%. La red de espionaje también ha aterrizado en este país con las visitas de los vendedores de malwares Gamma y Hacker Team.

Entre el 14 y 17 de febrero Carlos Gandini, funcionario de Gamma, estuvo en el país norteamericano. Igualmente, el desarrollador de FinFisher pisó suelo mexicano el 23 de abril y se quedó hasta el 26 de ese mes. Como representante de la empresa italiana Hacking Team fue a México Marco Bettini, entre el 22 y 26 de mayo de 2012.

Según el diario La Jornada, de México, que también participa en esta investigación, ante los indicios del uso de estos malwares “los senadores Miguel Barbosa y Dolores Padierna  presentaron en julio un punto de acuerdo para que la comisión permanente demandara a la Secretaría de Gobernación y a la Procuraduría General de la República (PGR) un informe sobre compras a empresas como Gamma”.

Brasil

Si bien en los archivos de la parte 1 de Spy Files 3 no se encuentra este país, los expedientes recopilados por la Unidad de Contrainteligencia de WikiLeaks evidencian que Brasil fue visitado por tres organizaciones.

Del 21 al 26 de julio Ray Hutton, contratista de la empresa Telesoft Technology, estuvo en ese país. Los movimientos a Brasil fueron después y antes de una visita del funcionario a Gran Bretaña.

Del 21 al 26 de julio, Ray Hutton, contratista de la empresa Telesoft, estuvo en Brasil En los expedientes no se explican cuáles fueron los productos comprados, pero en la parte 1 de los Spy Files existen cuatro folletos demostrativos de los servicios que brinda esta corporación.

Uno de ellos es el interceptor Hinton 500, “provee la captura masiva de conversaciones simultáneas desde redes fijas o celulares, para el fortalecimiento de la seguridad”. También brinda “monitoreo pasivo de SMS y grabación de llamadas”.  Dice que estos servicios son para empresas de telecomunicación o gobiernos.

Otro sistema de Telesoft es el Hinton Mobile Data Probe, este también permite el monitoreo simultáneo de redes GSMs y UMTS wireless, captura información completa de la identidad de los usuarios.

También está el Hinton Abis Probe, “se conecta a cualquier celular, lo monitorea y provee la locación geográfica del usuario”. Por otro lado, Brasil también fue visitado por Carlos Gandini, de Gamma, y Marco Bettini de Hacking Team.

Colombia

El país no figura en ninguna de las partes de los Spy Files 3 de WikiLeaks, sin embargo, hay una empresa española que, según su página web española, ofrece sus servicios a Colombia.

Esta  también formó parte de los Spy Files de 2011, su nombre es Agnitio y ofrece sistemas de biometría de la voz, como el Speaker ldentification Field Toolkit, con el que toma tan solo 19 segundos el poder reconocer la voz e identidad de una persona.

La empresa Agnitio, según su sitio web, fue contratado por corporaciones como el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), la Policía Nacional de Colombia, la Policía de Investigaciones de Chile y el Ministerio de Defensa de España.

En declaraciones al diario Público, de España, el director general de Agnitio, Emilio Martínez, afirmó  sobre sus productos: “En la mayor parte de los casos no sabemos en qué se va a utilizar al final... Son herramientas sencillas”.

Chile

Según uno de los contratos que están escritos en alemán, de la parte 2 de los Spy Files 3, Chile es cliente de Dreamlab, corporación que también vende malwares.

DATOS

Dreamlab vende malware tipo FinFly a los gobiernos de Suiza, Bulgaria y Hungría. El servicio que ofrece es  parecido al de Hacking Team y de Gamma.

La empresa AGT International también forma parte de los documentos de los Spy Files 3, que brinda el sistema de seguridad llamado Urban Management Solutions, con el que se implementa en la ciudad sensores, cámaras y otros sistemas de vigilancia. Los países que lo han contratado son  Brasil, China, India, Singapur y Francia.

Thales no solo tiene servicios de seguridad ciudadana, sino también de vigilancia en Internet, con el Global Cyber Solutions.

Emilio Martínez, de Agnitio, también declaró:  “Toda la tecnología se puede utilizar para bien o para mal...  se necesita un control más exhaustivo sobre los gobiernos y el uso de los productos”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP