Ecuador, 26 de Mayo de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

A la alianza de izquierda le queda corto el tiempo

A pesar de que cinco de los ocho miembros de la Coordinadora Plurinacional de Izquierdas continúan sin definir sus precandidatos “presidenciables”, la coalición de las izquierdas estableció el calendario tentativo de actividades previo a la  elección del binomio presidencial que competirá en las elecciones del 17 de febrero de 2013.

Cinco son los pasos que definirán al candidato presidencial de la Coordinadora Plurinacional de Izquierdas, conformada por el Movimiento Popular Democrático (MPD), Pachakutik, Participación, Poder Popular, Montecristi Vive, RED, Convocatoria y Corriente Socialista Revolucionaria del Partido Socialista Frente Amplio (PS-FA).

La primera etapa -designación de los precandidatos por parte de las ocho organizaciones políticas- empezó con algunos retrasos organizativos y la ausencia de fechas para las asambleas internas de los movimientos “chicos” de la alianza.

Pachakutik, uno de los dos movimientos “top” de la Coordinadora Plurinacional, aún sigue sin definir su precandidato. La conformación de los comités ejecutivos en cada provincia del país es uno de los argumentos esgrimidos para el retraso. Así, Lourdes Tibán, preseleccionada en Cotopaxi, es la única postulante oficial de ese movimiento indígena.

Delfín Tenesaca, presidente de la Ecuarunari (filial  en la Sierra de la Conaie), ratificó que aún no hay consensos para definir al precandidato de Pachakutik. “Esperamos declarar a nuestro representante hasta el 15 de julio porque los nombres son provisionales, sin la confirmación de la Conaie”, dijo.

Los movimientos locales son los que mayores inconvenientes tienen a la hora de designar precandidato porque caminan entre dos tesis: apoyar a algún presidenciable de las organizaciones políticas con mayor renombre en la Coordinadora Plurinacional -MPD o Pachakutik, que ya tienen personería jurídica en el Consejo Nacional Electoral (CNE)- o apostar a definir nombres que probablemente tengan un menor peso en la selección final.

Ese es el caso de Convocatoria, movimiento político de Loja. Su máxima dirigente, la legisladora Nivea Vélez, indicó que hasta la quincena de este mes definirá a cuál opción se allanan. “Podemos proponer nombres, esa es la dinámica  democrática, pero esperaremos un tiempo responsable para tomar una posición que favorezca a la alianza”, agregó. 

El caso más complejo le corresponde a  la Corriente Socialista Revolucionaria, ya que esa agrupación de Pichincha se encuentra en crisis con su partido político original: el PS-FA, liderado por Rafael Quintero (subsecretario de la Cancillería).  Elsa Guerra, directiva del movimiento “rebelde”, indicó que el 7 de julio se podría realizar en Quito la convención organizativa para definir los nombres  de presidenciables o acatar la decisión que tome la Coordinadora Plurinacional.

Por otro lado, RED (Martha Roldós) y Montecristi Vive (Alberto Acosta) aún no han emitido pronunciamiento sobre tres tópicos: su nivel de participación en la alianza, el mecanismo de designación de sus precandidatos y las fechas de la instalación de sus asambleas.

Medición de la popularidad

Para sondear la popularidad y las capacidades en el manejo de masas de cada uno de los presidenciables, la Coordinadora visitará  las provincias con los precandidatos. Los recorridos se realizarían la tercera semana de julio, según Gustavo Larrea, postulante de Participación.   

“No necesariamente se realizarán visitas a las 24 provincias, pero se tratará de alcanzar el mayor número de lugares posibles. Algo sí es seguro: los recorridos serán  en conjunto. No permitiremos una división ahora”, manifestó Larrea.
El tercer paso para la definición del binomio presidencial  será la realización de una consulta nacional a organizaciones sociales y gremios de trabajadores afines a la alianza de izquierdas, prevista para la tercera semana de este mes.  

Según Larrea, Vélez y Luis Villacís, director del MPD, los consultados serán las comunidades indígenas, artesanos, microempresarios, representantes de derechos humanos, campesinos, entre otros.

Teoría versus praxis

La calificación de la idoneidad de los candidatos es el cuarto paso. Los dirigentes de la coalición de izquierdas han definido dos parámetros para aprobar los méritos de cada candidato: su preparación académica y su historial de “lucha” social.

En este sentido, Tibán dijo que hay una comisión técnica en la Coordinadora Plurinacional que está  elaborando los parámetros  para definir al presidenciable. “Sus carpetas  pueden ser excelentes, pero más importante es la lucha social y el compromiso con sus bases”, acotó.

La misma tesis es asumida por Villacís, precandidato del MPD; pero Larrea considera más importante la defensa de los derechos humanos.

Con los insumos recolectados en la medición “puerta a puerta”, los resultados de la consulta interna y la calificación del perfil, la Coordinadora Plurinacional tiene previsto lanzar su binomio presidencial el próximo 10 de agosto.