Grandes plumas: Arturo Borja Pérez

- 23 de diciembre de 2018 - 00:00
Publicación en la revista Semana Gráfica de diario EL TELÉGRAFO, en el año 1934.

Nació en Quito el 15 de septiembre de 1892 y creció con la “generación decapitada”, grupo que alcanzó reconocimiento en el ámbito literario ecuatoriano. Sus integrantes fueron Medardo Ángel Silva, Ernesto Noboa y Caamaño y Humberto Fierro, del grupo modernista. Descendiente de familia aristocrática, murió por una sobredosis de droga cuando tenía 20 años, en 1912.

A flor de Vida

Él:

Hermana dame tu dulzura

para mi cáliz de amargura

y para mi profunda herida;

¡Qué gran cansancio es esta vida!

Mujer, hermana santa, dame

un dulce aceite que embalsame

esta gran llaga de mi hastío;

tengo el cuerpo sombrío

como si fuera una cisterna,

mi carne, hermana, ¿será eterna?…

La hermana:

¡No, no, no! Yo soy santa, mas no porque quebranto

las fuerzas de la vida sino porque las canto...

El:

Ya no te escucho; ¿Me he dormido?

Hermana Santa, ¿ya te has ido?...

La hermana:

La vida tiene una alta significación,

funde tu vida en ella, dale tu corazón, dale todas tus noches, dale todos tus días…

Él:

Hermana santa, dame un beso…

ARTURO BORJA

---------------------------

ALGO MÁS DEL PERSONAJE

Su corta vida
La fotografía es parte de la portada que consta en la Biblioteca digital.

En el año 1907, cuando tenía 15 años, se dirigió hacia “La ciudad Luz”, París, para tratarse de una lesión en uno de sus ojos, que sufrió con su pluma, mientras escribía sus notas. Por su pronta recuperación parcial, aprovechó su estancia para disfrutar de la literatura parisina, que estaba en  apogeo en el ámbito modernista.

En 1909 disfrutó en Ecuador de la compañía de sus amigos más cercanos, reconocidos en la literatura ecuatoriana, como Ernesto Noboa Caamaño, Humberto Fierro y otros artistas de la época, como el pintor y poeta Antonio Bellolio.

A los 20 años se desencadenaron eventos trágicos en su vida, fue ahí cuando llegó su muerte.

Falleció su padre, Luis Felipe Borja Pérez, pilar emocional y económico de su familia de 18 integrantes. Su herencia significativa a la época, de ocho mil sucres, le sirvió hasta el último día de su vida. En este mismo año contrajo matrimonio con la guayaquileña Carmen Sánchez Destruge. Luego vino su muerte a causa de un exceso de morfina.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: