La intensidad de las lluvias no distingue entre clases sociales

13 de marzo de 2012 00:00

Diversos tramos de la exclusiva  zona de Samborondón se inundaron este lunes tras la torrencial lluvia que cayó entre la noche del domingo y la madrugada de ayer. 

Locales de varios centros comerciales, centros de estudios del sector y diversas ciudadelas privadas fueron  afectados por la intensidad del chubasco, que incluso provocó la suspensión de la energía eléctrica en algunas zonas.   Por ello, decenas de moradores expresaron sus  molestias  a través de las redes sociales.  

Ronald Sigüenza,  de 22 años,  y su hermano Douglas, de 19, limpiaron el agua estancada en el portal de su casa ubicada en la Urbanización San Isidro, en el km 3.5 de la vía a Samborondón. 

“Ayer el agua aquí no desfogaba. Llovió desde temprano y se desbordó un pequeño río que cruza la ciudadela”, explicaron,  mientras  con la escoba sacaban el líquido que se había introducido en el primer piso de la vivienda.   
En la misma urbanización vive Marjorie de Arias, quien sostuvo que la noche del pasado domingo el agua de su piscina se desbordó. 

“Ahora está sucia, con restos de tierra asentados en el piso; tenemos que hacerla limpiar. Lo más feo fue que no se veían las veredas, todo se llenó de agua”, sostiene esta madre de familia.

Locales ubicados sobre la vía  a Samborondón, como el Rancho Vevenita, en el Km 4.5, donde se realizan reuniones sociales y eventos como matrimonios, este lunes lució  anegado, sobre todo  la entrada principal. 

El Centro Comercial Riocentro Entre Ríos también fue  afectado. Varios moradores del sector, así como usuarios del mall, reportaron que la zona de los parqueos y el ingreso estaban llenos de agua. 

“Cuando salimos del trabajo el agua nos daba casi a las rodillas. Por suerte, a mí me vinieron a recoger, porque  afuera a la gente se le estaba complicando mucho tomar un carro para irse a sus casas”, narró Érika Escobar, quien atiende una isla de venta de productos para teléfonos  celulares.  

“Algunas alcantarillas, al parecer, colapsaron y empezaron a emanar olores  desagradables”, indicó.  

Los comercios no fueron los únicos inundados. Personal de limpieza  de las instalaciones del Estudio de Televisión y de la Biblioteca de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo, ubicada en el km 2.5, tuvo que sacar con escobas las huellas del aguacero,  mientras que un grupo de estudiantes esperaba que terminara para poder hacer uso de estas instalaciones.

“El primer piso de la biblioteca, de la Facultad de Comunicación, recibió gran impacto.    Siempre nos ocurre en los inviernos, pero ayer fue peor,  pues la lluvia fue muy intensa”, sostuvo Elina Cedeño, relacionista pública de la UEES.
Moradores de varias urbanizaciones como Plaza Real, La Puntilla y Entre Ríos  reportaron la suspensión en el suministro de energía eléctrica cuando empezó la tormenta.    

No obstante, otras zonas más remotas de la misma vía no sufrieron cortes en el servicio ni inundaciones y tampoco percances durante el fin de semana.  

“Acá no se inundó para nada. Las calles amanecieron un poco sucias pero nada más. Creo que en esta urbanización existe un buen alcantarillado porque nunca tenemos esos problemas”, sostuvo Pedro Bermello, guardia de seguridad de la Ciudadela Estancias del Río, ubicada en el km 9.5.

En el  centro comercial Plaza Lagos, en el km 6.5 tampoco hubo  mayores novedades.

Te recomendamos

Las más leídas