La inversión municipal sigue desequilibrada

11 de mayo de 2014 - 00:00
Las personas de la tercera edad conforman un colectivo que busca inclusión en el presupuesto.

La tendencia en  la inversión en obras públicas por parte de la Municipalidad de Guayaquil se mantendrá durante 2014, según las propuestas de campaña de los últimos comicios.

El nuevo presupuesto, que aún no está aprobado, lo debe avalar el nuevo Concejo Cantonal, el cual se instalará la próxima semana. Pero hay una preferencia por la obra física. En  los dos últimos años (2012 y 2013), por ejemplo, la inversión en dicho sector fue del 76% y 77%,  respectivamente.

En la administración del alcalde Jaime Nebot, normalmente se han priorizado los trabajos de construcción de puentes, pasos a desnivel y la regeneración urbana. La pro forma porteña es la segunda más abultada de los gobiernos seccionales (la mayor es la de Quito).

En los últimos años, los fondos cantonales han ido en aumento. Las rentas de  ley que recibió a través del Gobierno Nacional, en el 2010, fueron de cerca de $ 160 millones y en el $2013  bordeaba los $ 239 millones. En cambio, el presupuesto global fue de $445.228.00 en 2010 y $604.128.00 en 2013.
Para la concejala rural saliente, Anita Banchón Quinde, la inversión en el área social debe de aumentar.

La edil cree que el Alcalde no se da cuenta de que hay problemas de salud en la población porteña porque hay déficit de servicios básicos. “Se debe trabajar en función de las necesidades de los ciudadanos. Es correcto contar con un presupuesto,  pero en el ser humano debe tener  mayor relevancia. No existe un plan de desarrollo social que satisfaga a la población, faltan parques, áreas de recreación para personas con capacidades especiales”, critica.

De acuerdo con las cifras cantonales del año pasado, a los proyectos de Acción Social se le destinó el tercer lugar en inversión. Parte de ese plan son los programas Aprendamos, Más Libros, Más Tecnología, Más Becas, Más Nutrición, Becas de Amparo, Jóvenes Ejemplares y Mejoramiento de Barrios. También se suman las mesas de concentración para atención y formación de asistencia a infantes, niños, adolescentes, jóvenes y adultos mayores; personas con discapacidades; formación de microempresarios; fortalecimiento de los Centros de Atención Comunitaria; y Mejoramiento de los Centros Educativos. 

Sin embargo, personas de la tercera edad, entre 2012 y 2013, han realizado protestas para que se aumente el rubro destinado al grupo etario.

Precisamente, el Observatorio por los Derechos de las Personas Mayores de Guayaquil denunció que el Cabildo no especifica con claridad la inversión que realiza -como rubro para el sector social- en favor de este grupo de atención prioritaria.

Jorge Norero, quien fue alcalde de Guayaquil en la década de los 80,  asegura que la obra pública no debe estar relacionada solo con el hormigón.  El exburgomaestre, crítico de la administración reelecta, sugiere que se debe pensar en comedores populares, en albergues para mendigos, en colegios municipales y fiscomisionales. “Todo esto tuvo Guayaquil hace muchos años, pero llegaron los ‘noveleros’ socialcristianos y ese rasgo humano que tenía el Cabildo desapareció”.

Norero añade que antes los concejales dirigían las comisiones y el ciudadano común tenía la libertad de hablar con los ediles y hasta con el mismo alcalde si era necesario, pero que la última administración decidió colocar adoquines cuando en todo el mundo se utiliza el hormigón rígido.

“Guayaquil en tema vial carece de parqueaderos, carece de un elevado número de parques . Le falta descentralizar la administración municipal. Cada barrio debe tener un distrito administrativo. El Alcalde en vez de preocuparse por los goles del puerto de Guayaquil que es un tema que no le compete debe pensar en una planta de asfalto en obras que lo acerquen al ser humano”.

Más regeneración

La mayor inversión en regeneración urbana que hizo el Cabildo porteño se incrementó en un 4% el año anterior. Los egresos en ese sector están destinados a aceras y bordillos, relleno y reconformación de calles, escalinatas y obras en parroquias rurales.

El sociólogo Homero Ramírez, exdirector de la Escuela de Sociología de la Universidad de Guayaquil, explica que la obra física es importante para el desarrollo de una ciudad, pero jamás se puede dejar de lado la inversión social. Según él, se deben destinar recursos para áreas verdes y  obras sociales, ya sea para niños o para adultos mayores. “No se puede pensar que adoquinar o construir puentes  y pasos elevados es toda la labor municipal. Se debe priorizar definitivamente al ser humano. La regeneración tiene verdadera importancia cuando las personas sean atendidas”.

De su lado, Bolívar Cali Bajaña, exalcalde de Guayaquil, quien reemplazó en el cargo a Antonio Hanna Musse, en 1981, califica que la labor de la Municipalidad es muy aceptable y argumenta que todas las instituciones  -públicas o privadas- tienen falencias y reclamos de la ciudadanía.

“Este gobierno le está dando educación a más de 350.000 estudiantes y 500 o 1.000 que no alcanzaron cupo reclaman fuertemente por ello. Sin embargo, recuerda que en su administración el Cabildo tenía a cargo localidades como Durán y Playas y que se contaba con un departamento de aseo de calles y con una dirección de obras públicas que no solo se dedicaba a fiscalizar sino que ejecutaba proyectos y obras.

Los exalcaldes coinciden en que a principio de los 80 el Municipio tenía un plan de desarrollo urbano que contemplaba muchas de las obras que ahora se están ejecutando.

11-05-14-guayaquil-INFOGRAFIA1

Atención a áreas verdes

En el plan de trabajo de los concejales del Movimiento Madera de Guerrero en alianza con la lista 6, los ediles se comprometen a continuar  apoyando, entre otras obras,  el adoquinamiento, asfalto, la pavimentación de calles y vías.

En el texto, entregado en la Notaría previo a las elecciones de febrero pasado, reza que se ha podido conseguir mediante una gestión eficiente, honesta y solidaria la inversión en obras y servicios del 85% de los ingresos municipales y aseguran que apoyarán la regeneración urbana popular, el pavimento asfáltico y de hormigón. También se asegura que “se construirán pasos elevados en la avenida Francisco de Orellana a la altura de la avenida Rodolfo Baquerizo Nazur y la José Luis Tamayo”.

Al final del texto se  hace referencia al fomento de la educación y acción social, mediante la entrega de textos gratuitos para alrededor de 120.000 niños que estudian de más de 900 establecimientos educativos. Precisamente ese rubro se mantuvo estático entre el 2012 y 2013.

La concejala por Madera de Guerrero y presidenta del Colegio de Arquitectos del Guayas,  Grecia Cando, asegura que el Alcalde está atendiendo a sectores vulnerables, obedeciendo a un mandato ciudadano. “Se interviene con la obra pública municipal basados en conceptos heterogéneos y fundamentados en los informes que presentan los distintos departamentos de la Municipalidad. Siempre se está pensando en el bienestar ciudadano y que la obra pública es para brindar bienestar a la gente”.

Cando, quien también preside la Comisión de Presupuesto y Finanzas de la Municipalidad, argumenta que las acciones referente a la obra municipal han dado servicio y han mantenido programas populares como más salud y educación. “Hemos construido parque y tenemos pensado hacer un Parque Metropolitano, todo pensando en la familia que es el núcleo de toda sociedad.

Según la asambleísta por Alianza PAIS, Verónica Guevara, la pugna entre la inversión de obra pública o social debería quedar de lado. “Superponer la inversión en lo social sobre la obra física o viceversa es un error. Creo que ambas deben complementarse, ya que las dos  tienen que redundar en beneficio de la población. Pero es vital que se priorice de acuerdo con las necesidades de la población la incorporación de los proyectos de interés social y urbanísticos que son de beneficio para toda la sociedad en su conjunto”.

Aunque existen observaciones por el elevado porcentaje de inversión en la obra pública, la concejala saliente Gina Galeano indica que las competencias están definidas en el Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización (Cootad) y que la Municipalidad invierte de acuerdo con las necesidades del cantón. Además, opina, el Gobierno Central le ha cerrado las puertas al Cabildo en lo referente a la inversión de salud y educación.

Galeano argumenta que para hacer el presupuesto que lo aprueba el Concejo se realiza una asamblea de participación ciudadana en la que se reciben las propuestas de los guayaquileños que llegan desde todos los puntos de la ciudad. “Se da prioridad a las obras de acuerdo con las necesidades de los habitantes de la ciudad. Es algo que se hace determinando qué es prioridad”.
Otra de las críticas de los diversos sectores es que no se ha priorizado el tema ambiental y aumentar el número de áreas verdes. 

En 2013 se recortó el rubro de construcción de Parques, Mantenimiento y Rehabilitación de Áreas Verdes. El Cabildo anunció que se edificarán parques en todos los sectores populares del cantón. La promoción del transporte alternativo (la bicicleta) está incluida entre las iniciativas. 

El alcalde estimó que en el cantón existen 8 m2 de áreas verdes por habitante y no 1,13 m2 como determinó un estudio del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) en 2010. Al respecto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que lo ideal es que existan 9 m2 por cada poblador. 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: