El descenso de ventas en farmacias es significativa

Traslado de la maternidad afectó negocios

- 05 de septiembre de 2016 - 00:00
La panadería La Espiga Dorada fue uno de los primeros negocios que cerró en la calle P. P. Gómez. Se teme que más locales comerciales corran la misma suerte.
Foto: Karly Torres / El Telégrafo

Hace 2 semanas se reubicó el Hospital E. Sotomayor, en el sector La Atarazana

La panadería ‘La Espiga Dorada’, ubicada al frente de la antigua maternidad Enrique C. Sotomayor, se convirtió en el primer local que cerró por la baja clientela que se presenta desde que el otrora nosocomio trasladara sus funciones y personal, hace dos semanas, al nuevo hospital Alfredo Paulson, en La Atarazana.

Un grupo de personas limpió las instalaciones del espacio comercial para dejarlo listo a alguien más que se interese en alquilarlo. Los letreros de ‘Se Vende’ y ‘Se Alquila’, se observan en varios inmuebles de la zona.

Antonio Muñoz, propietario de un edificio en Pedro Pablo Gómez y Juan Pío Montúfar, teme que sea el inicio de un cierre masivo de negocios.

En el perímetro de la antigua maternidad (P. P. Gómez, 6 de Marzo, Ayacucho y J. P. Montúfar), se calculan al menos 200 sitios, entre clínicas, farmacias, restaurantes y tiendas de ropa infantil, que dependían directamente de los pacientes y sus familiares.

En el caso de ‘La Espiga Dorada’, su propietario conseguía hasta $ 780 diarios por la venta de sus productos. “Cerró la maternidad y ese ingresó cayó a $ 50, dos días así y el dueño tiró la toalla”, comentó Muñoz.

En el caso de las cadenas de farmacias, el ciudadano calcula que se quedarán por tres meses más pero prevé que los microempresarios resistirán mucho menos. Los comerciantes y profesionales médicos estiman pérdidas de entre el 40% y el 95%.

Hay poco movimiento en la P. P. Gómez, hasta los cuidadores de carros observan con algo de decepción que los sitios para parqueos lucen vacíos cuando anteriormente “se peleaban por un puesto”, dijo Camilo Vélez, quien por 5 años ha ejercido esta actividad.

En contraste, en las avenidas Roberto Gilbert y Nicasio Safadi, al pie del hospital Alfredo Paulson, surgieron nuevos negocios como la venta de artículos para bebés que, hasta hace casi una semana, no habían.

Zoila Chacón, quien administra un local similar en la P. P. Gómez, está consciente de que el comercio cambió de lugar pero llegar hasta La Atarazana “es un lujo que muy pocos pueden darse”. Afirma que el alquiler de un espacio en la zona oscila entre los $ 800 y $ 2.000, y los inquilinos deben abonar 3 meses.

Algunos comerciantes tomaron la iniciativa de acercarse hasta el Municipio para solicitar una reubicación en la zona aledaña al hospital Alfredo Paulson. Sin embargo, hasta esta semana, no han obtenido una respuesta favorable. Hay quienes sugieren que las instalaciones sean asimiladas por el Ministerio de Salud.

Por su parte, la Junta de Beneficencia de Guayaquil (JBG) informó que el inmueble de la otrora maternidad Sotomayor será reutilizado aunque no especificó cuándo ni con qué fin.

La Maternidad Enrique C. Sotomayor fue inaugurada en julio de 1948. La JBG, por intermedio del Servicio Cooperativo Interamericano de Salud Pública, adquirió las instalaciones.

Hasta inicios de 2016, se cifró en 1,7 millones los alumbramientos atendidos en el nosocomio. Es decir, casi el 77% de la población de la ciudad. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: