Metrovía reprueba en una evaluación de usuarios

25 de abril de 2013 - 00:00

Mariela Morán, moradora de la  ciudadela sureña Pradera 1, aborda, de lunes a viernes, las unidades del sistema Metrovía para llegar hasta su trabajo, en una fuente de sodas, ubicado en Quito y 10 de Agosto, actividad que realiza desde hace cerca de 7 años.

En los últimos años, la ruta que sigue tuvo variaciones y dependió de las troncales disponibles. Entre 2006 y 2008 usó la Troncal 1 y cogía la línea 78 en la calles Sucre y Pedro Carbo; y entre 2008 y 2013 hacía trasbordo a la Troncal 3 en el paradero del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social.

Morán, aunque desde febrero de este año dispone de la alternativa de hacer trasbordo hacia la Troncal 2 en el paradero de la Pradera,  prefiere mantener el trayecto de hace 5 años. “Solo por las unidades nuevas avanzaría por la Troncal 2, pero me demoro 10 minutos más... Pero no me gustan las fallas de ventilación de las unidades”.

Su percepción de insatisfacción es igual a la del 48% de personas que participa   en una encuesta, sobre el servicio de la Metrovía, realizada esta semana por el colectivo Mi Cometa.

La agrupación, con sede en el Guasmo Sur, desarrolló una encuesta entre quienes emplean la Troncal 2, que va desde la avenida 25 de Julio (al sur) hasta la Terminal Río  Daule (al norte).

En la consulta, el 58% de los usuarios calificó entre regular y malo el servicio de la Metrovía, el 15% dijo que era bueno, mientras que el 27% evaluó el sistema entre muy bueno y excelente.

Leonardo Echeverría, coordinador general del movimiento Mi Cometa, explicó que el objetivo de la iniciativa es establecer las falencias de la cobertura de alimentadores y articulados, según la ciudadanía. “Lo primero que nos llamó la atención es que la mayoría de las personas se pronunció a favor de contar con más de una alternativa de transporte”.

Sobre este último tema, el 71% de los entrevistados expresó que está a favor de contar, además de la Metrovía, con las tradicionales líneas de transporte urbano. Pero el 21% contestó negativamente y el 8% no se pronunció. También se evaluó el sistema de ventilación de las unidades y la atención a las personas con discapacidad, adultos mayores y mujeres embarazadas.

Al respecto, el 78% consideró que los articulados y alimentadores deberían contar con un sistema de aire acondicionado y no ventiladores. “Un punto a favor es que el 78% destacó que los alimentadores sí ofrecen facilidades  a las personas con discapacidad y de la tercera edad”, dijo Echeverría.

Sin embargo, el 41% respondió que los usuarios son los que no respetan los asientos exclusivos para los grupos de atención prioritaria. El 30% aseguró que sí existe consideración y  el 29% dijo que es ocasional.

La cobertura de los articulados de la Troncal 2, que reemplazaron a 21 líneas urbanas en los sectores del Guasmo, Esteros y Trinitaria, también fue criticada en la encuesta.

El 52% afirmó que las 9 rutas alimentadoras no pasan por los trayectos del transporte urbano saliente, el 23% manifestó que sí existe cobertura y el 25% aseveró que son escasos los sitios por donde transitan. “Todos estos resultados, que son producto de las consultas realizadas a 278 usuarios frecuentes,  serán entregados a las autoridades para que tomen los correctivos que el usuario solicita”.

El destino de las cifras serán  Fundación Metrovía, Municipio de Guayaquil, Gobernación del Guayas y Comisión de Tránsito del Ecuador.

La encuesta municipal contrasta con la ciudadana

La Fundación Municipal Metrovía, en diciembre de 2012, publicó una encuesta a 7.069 usuarios de las troncales 1 y 3, con el fin de conocer la calidad del servicio en las terminales, los paraderos y unidades (articulados y alimentadores) del sistema.

Según el informe, realizado por la consultora Imfad, el 20% calificó el servicio como malo y regular, el 11% de muy bueno y excelente, y el 69% de bueno. Para llegar a la conclusión de que el 80% de los clientes se encuentra satisfecho, se sumaron las respuestas bueno, muy bueno y excelente.

En base a esta fórmula, la encuesta, publicada en el portal electrónico de la entidad,  indicó que el 96% está conforme con el sistema municipal cuando se lo compara con el transporte tradicional. También se consultó si el servicio de la Metrovía ha mejorado, empeorado o sigue igual desde que las troncales 1 y 3 fueron inauguradas.

En este caso, el 69% consideró que el servicio se ha mantenido igual, el 20% opinó que ha empeorado y el 11% señaló que ha mejorado.

“BUSES NO PUEDEN PASAR POR AV. DE LAS AMÉRICAS”

El alcalde de la ciudad, Jaime Nebot, ratificó su oposición a que los buses urbanos sigan transitando por la avenida de las Américas.  En su enlace radial de los miércoles, el burgomaestre, quien está con licencia, enfatizó que no acepta ni aceptará que aquello ocurra.

Según Nebot, si no se desvían los buses urbanos en esa ruta del norte se agravará el problema de congestionamiento vehicular.

El pronunciamiento lo hace 10 días antes de que empiece a circular totalmente por el sector la nueva troncal del servicio municipal de transporte Metrovía. “Los buses tienen  que salir. Di instrucciones claras de aceptar eso. No es posible”, indicó.

En la misma línea, Federico von Buchwald, presidente de la Fundación Municipal de Transporte Masivo Urbano de Guayaquil, mediante un comunicado, expresó que la Metrovía no admite ni permitirá competencia de buses convencionales en la misma vía. “Es posible que haya cruces o enlaces con buses que tienen otro origen y otro destino, pero nunca en competencia con la misma troncal”.

En esta semana trascendió, públicamente, que la Comisión de Tránsito del Ecuador informó que  un tramo de la Av. de las Américas será compartido entre los buses de la Metrovía y las cooperativas de transportación urbana tradicional.

Asimismo, la entidad entregó la lista de las líneas que circularán por la Av. de las Américas, desde el coliseo Voltaire Paladines Polo hasta la intersección con la Av. Juan Tanca Marengo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: