Algunos empresarios los emplean para vigilar sus propiedades

Los drones revolucionan la fotografía y el video

- 27 de febrero de 2016 - 00:00
La Columna de los Próceres del 9 de Octubre, captada desde un dron a la hora del ocaso.
Foto: Cortesía FACSO

El panorama es alentador, ya que el uso de estas naves ha cambiado la forma de producir contenidos audiovisuales.

Fueron creados casi para uso exclusivo militar para obtener ventaja sobre los adversarios en una guerra. Hoy su empleo está ligado a una serie de actividades que han beneficiado a varios sectores. Los drones se han convertido en aparatos de moda en varios países. Un gran número de personas ha empezado a utilizar esta tecnología por ser novedosa y práctica. Sin embargo, hay quienes lo emplean de forma productiva o lo utilizan para el sector empresarial.

Ecuador no es ajeno a esta tendencia y varios emprendedores han desarrollado un nicho de mercado que va en aumento; aunque falta mayor profesionalismo, ya que su uso no deja de ser algo empírico.

Drono del aire, empresa dedicada a la filmación y fotografía aérea, ha realizado varios trabajos y su principal herramienta son los drones. Su propietario, Juan Fernando Rojas, afirma que para incursionar en este negocio se requiere una importante inyección económica y constante preparación. “Para una persona que desea incursionar en este negocio le recomendaría que primero conozca el uso que le va a dar al equipo, eso es primordial”.

Añade que en el caso de la filmación, se puede empezar con el Phantom Standard, que bordea los $ 800, si se desea trabajar con un equipo de calidad. “También se puede encontrar drones de $ 100 que dan una idea de cómo es la operatividad. Es importante entender la parte técnica  para  evitar problemas luego”.

Por ser una actividad en desarrollo en el país, aún no hay institutos que certifiquen a quienes trabajan con drones, afirma Rojas. “No existen centros de capacitación que avalen y lleven un control de quienes se dedican a esta actividad, lo que genera que muchos ingresen al negocio sin las bases necesarias, lo que merma la calidad.
Mayor control

No basta con tener el entusiasmo y deseo de incursionar en esta área, porque quienes manejan drones deben ser responsables. Es peligroso si no se da el uso adecuado, sobre todo en espacios públicos; por esta razón la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) ha establecido una serie de reglamentaciones de control.  Entre las principales normas está la prohibición de operar en las cercanías de las bases aéreas militares o aeródromos a una distancia no menor a 9 km. Además de no exceder una altura máxima a 122 metros sobre el terreno y utilizarlos exclusivamente durante el día.

En varios países ya se han dado casos donde los drones han provocado complicaciones a los aviones en pleno vuelo. Por esta problemática la Asociación de Transporte Aéreo Internacional ha calificado a estos aparatos como una amenaza real y creciente. “El problema está en aquellos que no se capacitan y pueden causar accidentes en su entorno; y afecta a quienes lo hacen profesionalmente. Debe crearse una legislación para que sancione según la gravedad del caso”, opina Rojas.

Vito Muñoz, comunicador y empresario bananero, emplea drones como una estrategia para fortalecer su producción en varios de sus negocios. “Empecé a utilizarlos por novelería. Lo llevábamos a los estadios y entrenamientos para capturar imágenes, pero luego me di cuenta de que sería provechoso emplearlo en el área empresarial.

En la actualidad utilizamos los drones para inspeccionar el estado de las plantaciones de banano. Otro de los aspectos en que nos beneficia es en fortalecer la seguridad. Vigilamos los alrededores de las propiedades; además, se lleva un control de las actividades de nuestros colaboradores”.  

El precio de los servicios con drones varía de acuerdo a la complejidad y tiempo invertido, Kléver Albarracín, presidente de Ecuadrones, empresa dedicada a este negocio,  afirma que con la tecnología se logra abaratar costos operativos. “Antes la única forma de tomar fotografías aéreas era a través del helicópteros”.

“Los precios varían de acuerdo a lo que la empresa necesite. Podemos alquilar los equipos u ofrecer el proceso completo. Cuando nos alquilan enviamos a un delegado y entregamos el material en bruto sin editar por $ 200. Si la cobertura en un espectáculo público es de dos horas, cuesta $ 400 incluida la posproducción, con videos que pueden ser subidos a Facebook o Instagram”.

Las áreas en que se puede implementar los drones son varias, desde capturar momentos en familia, actividades recreacionales, hasta filmar grandes producciones de cine y proyectos de cartografía. Incluso empresas como Amazon ya han empezado a realizar envíos a sus clientes por esta vía, demostrando así la demanda que tienen. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: