El ministerio del ambiente incrementó el número de guardaparques

Los comuneros de Santay ayudan en limpieza de isla

- 21 de junio de 2014 - 00:00
Nativos de la isla recogen botellas plásticas que son halladas en el tramo que conecta la ecoaldea y el puente. Foto: William Orellana / El Telégrafo

El ministerio del ambiente incrementó el número de guardaparques

Los habitantes de la Isla Santay instruyen a los visitantes sobre los cuidados que deben adoptar para evitar un impacto ambiental negativo en el ecosistema del lugar.

El arrojo de desechos plásticos en sitios cercanos a los manglares, hábitat de al menos un centenar de especies, es una situación que gradualmente ha sido controlada, afirmó Elsa Rodríguez, presidenta de la Asociación de Pobladores.

En los primeros días de visita se registraron aglomeraciones y se pudo observar a personas que, incluso, tiraban botellas a las cocodrileras pese a las advertencias de personal del Ministerio del Ambiente (MAE) y los comuneros.

Los residentes nativos de Santay consultados admitieron que la masiva acogida les tomó por sorpresa y que se dificultó la vigilancia y el manejo de los desechos.

Rodríguez comentó que se incrementó el monitoreo durante los recorridos guiados por 14 habitantes de Santay. “Hacemos énfasis en el daño que eso ocasiona a plantas y animales”.

Por su parte, el MAE debió incrementar la vigilancia del ecosistema. Hasta antes de la inauguración del puente, eran 5 guardaparques los encargados del cuidado del ecosistema, explicó Juan Alejo Chávez, gerente de Proyectos de Turismo Sostenible de la cartera de Estado.

Debido a la masiva concurrencia, aproximadamente 30 guardaparques se sumaron a la tarea. Los comuneros, aseguró Alejo, también ayudan en el trabajo de cuidar la fauna y flora del lugar.

Por ejemplo, parte de la pesca artesanal es utilizada para alimentar a los 12 cocodrilos que forman parte de los atractivos turísticos.

En el humedal, el animal que más puede ser observado es el cangrejo violinista. En algunos puntos donde habita el crustáceo, aún son visibles botellas de plásticos que aparentemente fueron botadas recientemente debido a que lucen nuevas.

La vía que conecta el puente con la ecoaldea está construida en metal y con colores marrones. Durante todo el camino acompaña el trino de algunas aves que se ocultan entre los manglares. Pocas especies, como la garza azul, se dejan ver sobre el lodo.

Además del trabajo de los guardaparques del MAE y los nativos de Santay, el grupo de teatro ‘Los Comediantes’ se encarga de apoyar la tarea de educación ambiental dirigida a los visitantes.

Su participación ocurre los fines de semana y los principales asistentes son los niños, tanto de fuera como dentro de la isla, explicó Petra Domínguez, habitante de Santay.

Los artistas enseñan sobre la riqueza natural de la isla y los cuidados necesarios que se deben tener para conservar este espacio de turismo ecológico. Entre las recomendaciones están no arrojar basura en los senderos y “evitar dar de comer a los cocodrilos”, manifiesta Domínguez.

Pese a los avances en el manejo del turismo, los comuneros hacen observaciones, principalmente en el aspecto de la seguridad ciudadana.

En la primera semana de las visitas, según los comuneros, fueron sustraídas bicicletas de los comuneros. El MAE implementó el sistema de registro electrónico como parte de las acciones para contrarrestar la situación.

Además, miembros de la Policía Nacional, a pie y en bicicleta, patrullan las 24 horas el lugar. No obstante, Marcos Moreira, con 7 años en Santay, recomendó la instalación de una Unidad de Policía Comunitaria (UPC).

Por su parte, turistas consultados también sugirieron mayor cantidad de tachos de basura en el tramo que conecta el puente con la ecoaldea.

Los horarios de atención al público en el puente son de 06:00 a 21:00, mientras que el acceso a la isla Santay es de 06:00 a 17:00, todos los días.

DATOS

En el 2000, la isla Santay fue declarada humedal Ramsar (de importancia ecológica internacional). El lugar es habitado actualmente por 56 familias.

En el sitio se han identificado 12 especies de reptiles, 2 especies de anfibios, 13 especies de mamíferos y 128 especies de aves. Además se registran 60 variedades de plantas, entre ellas, los manglares.

La construcción del paso peatonal que conecta Guayaquil-Santay representó una inversión de $ 14’269.825. Para el siguiente mes se prevé la conclusión del puente que conectará la isla con el cantón Durán.

Otros proyectos estudiados en antaño para la isla incluyeron un plan habitacional masivo durante el gobierno de Osvaldo Hurtado (1981-1984) y la construcción de un parque tipo Disneylandia, propuesta por la Fundación Malecón 2000, en 2009.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP