Los dueños de carros en la ciudad mantienen reuniones para establecer propuestas

Los buses urbanos de Guayaquil salen en lapsos de 5 a 15 minutos

- 27 de septiembre de 2014 - 00:00
Varios pasajeros, en el centro de la ciudad, abordan las unidades en mitad de la calle para evitar un mayor tiempo de espera por el siguiente vehículo. Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

Los dueños de carros en la ciudad mantienen reuniones para establecer propuestas

La revisión de la frecuencia en las salidas de los buses de transporte urbano en Guayaquil es una situación necesaria e imperativa, coinciden los choferes y presidentes de las cooperativas.

En promedio, las líneas mantienen salidas de entre 5 y 15 minutos. Sin embargo, hay criterios diversos en cuanto a propuestas para mejorar la circulación de estos automotores en las calles debido a que  las cooperativas manejan realidades distintas, según un miembro del gremio.

La ruta, lugares de destino y distancia recorrida son, entre otros, los factores que deben considerarse en el momento de fijar horarios, aseguró Joffre Peralta, presidente de la Coop. Ciudad de Guayaquil.

Por ejemplo, a mayor distancia recorrida (15 km) las salidas demoran hasta 5 minutos. Mientras que en una distancia menor (7 km) se da cada 15 minutos.

En días recientes, los directivos mantienen constantes conversaciones con la Federación de Transporte Urbano de Guayaquil (Fetug) para definir propuestas.

Peralta manifestó que los cambios en las rutas, implementadas por la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE), también alteraron la salida de buses y “el número de pasajeros que se atiende por vuelta”.

En su caso, cada unidad pasó de realizar 20 recorridos en un día a 13. Los desvíos causados por la operación de Metrobastión ampliaron la distancia de los recorridos. “La salida se hacía cada 15 minutos y para compensar se redujo a 10 minutos para tener más demanda en el noroeste”.

Para tener algo de rentabilidad, en lo que respecta a la línea que maneja habría que disminuir el número de unidades y aumentar los tiempos de las salidas. La propuesta fue enviada a la CTE.

Los dirigentes coinciden que la alteración en las frecuencias -tanto para despejar las calles como para permitir el paso de la Metrovía- es uno de los factores que inciden en el pedido de incrementar el valor de pasaje.

Carmen Manrique, de la Coop. Cristal, recordó que la solicitud no es reciente. Hace cerca de 4 años la Fetug presentó un estudio técnico para fijar nuevas tarifas.

En ese entonces, afirmó, ya se había sugerido que el servicio popular debía incrementarse de 18 a 21 centavos y el ejecutivo de 25 a 42. Es decir, se establecía un aumento entre el 17% y 80%.

Para entonces, acotó, el 60% de las líneas de buses de la ciudad ya había modificado sus rutas. “La afectación estuvo presente desde el primer día de la Metrovía, pero nadie se preocupó del efecto”.

En el caso de la Cooperativa Cristal, que recorre desde la Playita del Guasmo hasta el centro, “habría que mantener el horario de las frecuencias (cada 10 minutos)”.

En diciembre de 2011, el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) y la Federación Nacional del Transporte Urbano (Fenatu) establecieron un acuerdo en el que se determinó, entre otras cosas, una compensación de $ 350 mensuales a cada bus urbano para evitar incrementar el valor del pasaje.

Además, se dispuso que las unidades de sistemas integrados -como la Metrovía- recibirían $ 600 por el mismo rubro. Para Ricardo Onofre, de la Cooperativa Transurtres, el convenio no traducía la realidad cotidiana de las líneas de transporte.

El dirigente puntualizó que los cambios en los recorridos y las frecuencias es una situación que es controlada regularmente por la CTE, aunque desde 2006 “ocurren con más frecuencia”.

El más reciente fue el desvío de 20 líneas que circulaban por la avenida Quito hacia la calle José Mascote. Onofre manifestó que en ese entonces se dialogó con las autoridades para definir las frecuencias.

En esta medida, la CTE coordinó con los transportistas para evitar que circulen unidades sin pasajeros. En las horas pico, la partida de los buses fue establecida cada 4 o 6 minutos y en las horas valle, de 8 a 10 minutos.

Para Onofre, falta control en las estaciones de algunas cooperativas que no acatan los acuerdos. Esto provoca, afirmó, que haya competencia desleal.

Mientras que en la CTE, aún no facilitan información sobre consultas realizadas por este diario respecto de la transportación urbana. Por ejemplo, ayer se solicitó hablar con alguna autoridad que pudiera referir sobre controles en frecuencias de buses.

En el Departamento de Comunicación Social de la entidad se informó que se encontraban en reunión pero que es un tema “que ya debería ser manejado por el Municipio”, indicó un miembro del despacho y, hasta el cierre de esta edición, no se ofrecieron más detalles al respecto.

DATOS

En octubre de 2002, el presidente de la Federación de Transportistas Urbanos del Guayas (Fetug), Augusto Aguirre, denunció que en Guayaquil hay un exceso de 1.500 buses. La cifra es aceptada por la Comisión de Tránsito del Guayas (CTG).

La Dirección Municipal de Transporte recomendó a la CTG que ingresen carros que sean nuevos únicamente por reposición y que satisfagan las normas INEN: dos puestas, caja de cambio automático, capacidad mínima 100 pasajeros, doce metros de longitud, entre otras características.

En julio de 2011, el presidente de la República, Rafael Correa, refirió la misma cifra de la Fetug y anunció que estos vehículos deberán salir de circulación porque generan pérdidas a los propietarios e inconvenientes al tránsito.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: