Entre 300 se ubicaron en el puesto 17 en el usasf cheerleading world 2016

La práctica de cheerleading gana espacio en Ecuador

- 23 de julio de 2016 - 00:00
Los que integran el equipo tienen edades comprendidas entre los 14 y 28 años. Algunos son profesionales.
Foto: Cortesía

El equipo guayaquileño de CheerZone representó al país en los últimos años en el mundial que se realiza en EE.UU.

Para muchos, el cheerleading representa una de las actividades físicas más completas. El cheerleading, un deporte proveniente de Estados Unidos, cada vez gana más adeptos en el país, principalmente en Guayaquil, donde anualmente se realizan eliminatorias para participar en el Usasf Cheerleading World.  

La práctica del cheerleading todavía no es reconocida por la Federación Deportiva del Guayas porque no hay asociaciones provinciales. “Hay algunos clubes que están conformados legalmente en Guayas y Pichincha, pero faltan muchos más para hacer asociaciones y luego federaciones de cheerleading”, indicó Jorge Huiracocha, entrenador del equipo guayaquileño de CheerZone, el cual desde 2003 compite tanto a nivel nacional como internacional.

Huiracocha señala que todas las competencias internacionales se hacen por autogestión.

En abril se organiza la Usasf Cheerleading World, donde participan alrededor de 80 países y 300 equipos. De Ecuador usualmente van a la competencia tres equipos en diferentes categorías.

CheerZone clasificó a las finales y se ubicó en el puesto 17. Fue el mejor ubicado en su categoría entre los equipos ecuatorianos y de la región. En la categoría 5 participaron en el mundial los equipos nacionales de CheerZone y Club Fénix.

“Siempre hemos estado dentro del top 20. Son como 300 equipos los que participan y solo clasifican a las finales 80. Normalmente los primeros 10 equipos son norteamericanos. Cada año se consigue mejor nivel  dentro del ranking mundial”, acotó Huiracocha.

Para clasificar a la Usasf Cheerleading World, en noviembre viene a Guayaquil una compañía de Estados Unidos, la cual organiza las eliminatorias. Los ganadores de ese evento serán los que representarán al país en el mundial de cheerleading.

“El equipo se ha renovado, hay muchos que ya son médicos, abogados, ingenieros, que se dedican a sus profesiones. Sin embargo, tenemos chicos que siguen en esta actividad porque la ven como un hobby. En lugar de ir a un gimnasio o jugar fútbol vienen a entrenar”.

Participan de distintas edades. La categoría nivel 5 es de 14 años en adelante. En CheerZone hay personas de entre 14 y 28 años.

Huiracocha expresó que son en total 34, pero que solo pueden ir al campeonato mundial 24. En las competencias locales pueden participar hasta 36 personas. “Nosotros trabajamos 3 veces por semana en el coliseo del colegio Rosario Sánchez Bruno. Laboramos de 17:00 a 21:00; se pone mucho interés en la parte física”.

Cada integrante tiene una preparación diferente, ya que hay bases principales: flyer (voladora), back spot (tercero), front spot (cuarto), spotter (cuidador), donde utilizan técnicas diferentes.

“El entrenamiento es muy duro, sobre todo sacrificado, ya que este es un deporte de riesgo, adrenalina, donde los chicos se golpean durante las prácticas. A pesar de trabajar con mucha técnica y metodología, igual hay veces en que se presentan casos fortuitos y se golpean”.

CheerZone ha ganado campeonatos nacionales, panamericanos y sudamericanos en los cuales se participa por invitación.

¿El deporte es solo para mujeres?

Jorge Huiracocha, quien tiene 20 años en esta actividad, explicó que el cheerleading nació en Estados Unidos y sus integrantes eran varones. “El que no conoce la historia relaciona la palabra cheerleader con chicas. Los equipos eran integrados en un 100% por hombres. Cuando fue la II  Guerra Mundial a los varones los mandaron a combatir y entonces quedaron muchos espacios y empezaron a ingresar chicas a los equipos”.

Agregó que como llamó la atención el ingreso de chicas se les dio más espacio para formar parte de los equipos. Actualmente la mayoría de los grupos son mixtos (hombres y mujeres).  

Francisco Utreras, que el lunes cumplió 7 años en el equipo de CheerZone, resaltó que nunca dudó en ingresar al grupo y mostrar sus habilidades. “Una amiga me invitó a ser cheerleader. Me motivó la técnica y la fuerza que se utiliza. Este deporte no tiene límites; cada año la dificultad y las nuevas técnicas aumentan”, manifestó. Él es quiteño, tiene  20 años de edad, y en sus inicios formó parte del cheerleading de la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE). (I)

DATOS

Esta actividad nace en Estados Unidos en el siglo XIX, cuando la Universidad de Princeton crea el primer cántico para animar los encuentros deportivos.

En 1880 se crea la primera fraternidad de Cheer (Animación Deportiva) constituida en un 100% por hombres. En 1898 Thomas Peebler reúne a seis hombres para organizar los cánticos de apoyo durante los partidos de fútbol americano, pero el 2 de noviembre de ese año durante un partido entre la Universidad de Minnesota y Northwestern, el estudiante Jonhy Campbell, considerado como el primer cheerleader, crea la famosa porra: “Rah Rah Rah! Ski-U-Mah! Hoo-Rah! Hoo-Rah! Varsity, Varsity, Minn-e-so-tah”.

En 1919, los conflictos bélicos y las guerras exigían el reclutamiento de varones, por lo que dejan la animación deportiva y ponen a cargo a las mujeres, quienes empiezan a participar en estos grupos y toman las riendas en un 90%. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: