El Municipio de Guayaquil niega maltrato a iguanas en parque

- 21 de mayo de 2018 - 19:31
Las iguanas conviven con las personas en el parque Seminario pese a que el lugar no es su hábitat natural.
Foto: Karly Torres / El Telégrafo

La imagen de una iguana con manchas de sangre en su cabeza, en la plaza La Victoria, en el centro de Guayaquil, fue publicada por la ciudadana Karen Andrade, a través de su cuenta de Facebook.

La mujer afirma que la especie está muriendo, no solo en el mencionado espacio sino también en otros parques de la zona centro.
Incluso especula en que la causa “bien puede estar relacionada con especies venenosas o uso de pesticidas”.

A inicios de mes, Alexandra Mendieta, otra ciudadana, a través de la misma red social, se quejaba de que las iguanas de la Plaza Jerusalén, atrás del Mall del Sol, en el norte de Guayaquil, “mueren de hambre y de sed. Muy rara vez alguien les pone algo de comer”.

La ciudadana se queja de los directivos del centro comercial, cree que toman como burla su queja y les ha pedido que construyan una pileta.

Las fotos de ambas ciudadanas se viralizaron e incluso la Fundación Trato Ético de los Animales (TEA) las compartió en sus redes sociales y a su vez las derivó a las cuentas de Twitter del Ministerio del Ambiente (MAE).

Un equipo de EL TELÉGRAFO que estuvo en la plaza Victoria contrastó la información de las redes sociales y, en efecto, se encontró una iguana con manchas de sangre en su cabeza, en una caminera del parque.

Según ciudadanos que laboran en la zona, las iguanas pasan la mayor parte del tiempo en la copa de los árboles. Sin embargo aclararon que el ejemplar de la foto que circula en redes sociales se accidentó el viernes 18 de mayo.

Jacinto Mendoza, un vendedor de dulces, comentó que un perro espantó a la iguana y esta huyó hacia la avenida Quito donde casi es atropellada. “El carro alcanzó a frenar un poco, pero igual la fue golpeando”.

Los guardias metropolitanos que laboran en el lugar también descartaron que alguien haya usado pesticidas.

El MAE en Guayas envió este lunes 21 de mayo a un grupo de técnicos para indagar sobre el tema. El Departamento de Comunicación de la entidad informó que el equipo evaluó al animal y lo trasladó a un centro de atención veterinaria.

La entidad gubernamental actuó junto con el Municipio de Guayaquil, el cual también ya se había hecho presente.

Jorge Rodríguez, vocero del cabildo porteño, coincidió en que efectivamente la iguana del parque de la Victoria había sido asustada por un perro y golpeada por un carro.

Rodríguez destacó que dentro del contrato de mantenimiento de este espacio se contempla la atención veterinaria de esta especie.

En el caso de la Plaza Jerusalén, los ciudadanos de la zona consideraron que es imposible que estos pasen hambre en medio de la vegetación.

Rodríguez se refirió al caso y contó que las iguanas fueron evaluadas y ninguna muestra signos de mal nutrición. Además aclaró que no es competencia del Municipio alimentar a los animales. Solo lo hacen en el parque Seminario, por ser este un punto turístico de la ciudad.

La bióloga Nancy Hilgert sostiene que “la iguana verde -pese a no estar en su hábitat natural, que incluye zonas de vegetación espesa y árboles de sauce y que las frutas son su comida predilecta- se quedaron en la ciudad, porque está rodeada de agua y las personas no las agreden”.

Por ello considera que es muy poco probable que estén pasando necesidades teniendo vegetación disponible. Sin embargo, enfatizó que es necesario controlar su población.

La iguana común o iguana verde es un gran lagarto arbóreo de América Central y de Sudamérica. Se la encuentra en zonas donde la temperatura media anual es de 27-28 °C y la humedad ambiente es superior al 70% y vive de manera asilvestrada en ciudades como Guayaquil.

Pueden llegar a medir hasta dos metros de longitud, de cabeza hasta la cola y su peso alcanza a veces más de 15 kg. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: