Fábrica ocasiona molestias a vecinos de una zona en el sur de Guayaquil

- 06 de noviembre de 2017 - 00:00
Los camiones usados para el transporte de los productos de confitería se parquean fuera de la fábrica.
Foto: Xavier Rodríguez / El Telégrafo

Según los denunciantes, a diario hay problemas. Las quejas ya fueron notificadas al Municipio. Las rampas para personas con discapacidad son irrespetadas.

Un grupo de aproximadamente cincuenta propietarios y arrendatarios del edificio de apartamentos Estrella del Centro, ubicado en la esquina de Eloy Alfaro y Maldonado, sur de Guayaquil, solicita desde hace casi dos años a la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) sancionar a la empresa La Universal por bloquear una de las vías e interrumpir el sueño durante las noches al descargar mercadería pesada.

Entre las afectaciones que la comunidad denuncia están el estacionamiento de grandes camiones en doble columna, el bloqueo de rampas para personas con discapacidad, la descarga de mercadería que descansa en el asfalto y provocar conmoción sísmica a los ocupantes del edificio por la circulación continua de automotores de gran tonelaje.

“Eso ya no es una calle, es el patio de La Universal; no pertenece a la ciudad, pertenece a la fábrica”, protesta Aída Baldeón, copropietaria del condominio.

Precisa además que existen problemas para estacionar en el lugar. “Al menos a mí me ha tocado venir en carro y no poder parquear, el carro tiene que dar no una sino varias vueltas, avanzar hasta la calle Cuenca, luego virar por la Chile hasta la Calicuchima y retornar por la Eloy Alfaro: una vuelta bastante larga e incómoda si deseo bajar compras o paquetes”.

En el inciso 3 del artículo 179 de la Ley Orgánica de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial (LOTTTSV) se prohíbe estacionar “en doble columna, respecto de otros ya estacionados, junto a la acera o cuneta en la carretera”.

Xavier Pérez, de 29 años, es propietario del departamento 24 y afirma que existen inconvenientes por los camiones que hacen fila del lado de la calle Maldonado. “Yo he contado hasta 20 camiones y más aún en la temporada de octubre, noviembre y diciembre, hacen doble columna: la primera fila pegada a La Universal, la segunda contigua”.

En esta situación, afirma, cualquier inquilino que desee entrar al garaje o parquear tiene inconvenientes. “Si entra, se queda ahí. Ha habido casos en que estos camiones al no poder salir libremente, se suben a la vereda del edificio y han roto baldosas -por el peso de estos vehículos- y no asumen ninguna responsabilidad; hacen como que ellos no han sido”, afirma Pérez quien sostiene que tiene evidencias fotográficas, no solo de esta situación sino también del bloqueo de las rampas de acceso para personas con discapacidad.

Para el bloqueo en doble columna, la ordenanza municipal aprobada el 22 de noviembre de 2016 establece una multa equivalente al 15% del salario básico unificado ($ 375), es decir, $ 56,25; y en caso de reincidencia, se cobra el doble ($ 112.50).

En cuanto al bloqueo de rampas, el inciso 2 del artículo 179 de la LOTTTSV estipula que se prohíbe estacionar “sobre las aceras y rampas destinadas a la circulación de peatones”. Además, en el inciso 1 del artículo 267 se puntualiza sobre el derecho de las personas con capacidades especiales a “disponer de vías públicas libres de obstáculos, no invadidas y adecuadas a sus necesidades particulares”.

La multa para esta acción es de un salario básico unificado ($ 375), según la ordenanza municipal del año pasado.

Descarga de mercadería en la madrugada

Los camiones de empresas que proveen de servicio a La Universal como Transloinsa y Globandina descargan grandes cantidades de mercadería sobre la vía en horas de la madrugada.

A esta situación, se suma al pitido permanente de un montacarga de la fábrica de dulces que perturba a quienes intentan conciliar el sueño de quienes habitan 27 de los 38 departamentos existentes en Estrella del Centro.

Gabriel Freire, de 36 años, condómino del apartamento 38 y encargado del condominio, precisa que este problema se presenta a cualquier hora del día, pero que afecta sobre todo en la madrugada a las personas adultas que deben trabajar y a niños y jóvenes que necesitan asistir temprano a sus instituciones educativas.

Por su parte, Xavier Pérez comenta que su casa está ubicada en el segundo piso. Pese a ello, dice, “hasta allá se escucha la bulla, el ¡pi! ¡pi! ¡pi!, el ¡ja, ja!, el ¡pum!, la caída de los sacos, de los palés (bandejas de carga), en horas de la noche... Si yo que vivo del lado de Eloy Alfaro paso estas penurias por no poder conciliar el sueño, no puedo imaginar la tortura para los departamentos que dan para el lado de la calle Maldonado, que están a 3 o 4 metros”.

Considera que la empresa, que forma parte del grupo Nobis, debería cargar y descargar los productos dentro de sus bodegas y no en el perímetro urbano. También critica que “no haya un control de la transportación”.

Y añade: “No sé por qué, pero ellos usan la calle como bodega, he visto que ellos descargan azúcar y harina , y como la harina siempre tiene su fuga, el piso queda blanco o quedan residuos de azúcar o pedazos de madera del palet que se ha roto, y ellos lo que hacen es solamente llevar los carros y dejan las cosas ahí”. Al respecto, en el artículo 275 de la lotttsv "se prohíbe efectuar maniobras o depositar en la vía pública materiales de construcción u objetos que impidan o dificulten la circulación de vehículos y peatones, salvo cuando la autoridad competente lo haya autorizado.

Falta de regulación y controles

Los inquilinos de Estrella del Centro indican que se han acercado a reclamar a la empresa La Universal, pero el guardia de turno se limita a decir que no hay quién los atienda.

EL TELÉGRAFO intentó contactar a Jefferson Santander, representante legal de La Universal para que diera su versión al respecto, pero hasta el cierre de esta edición no se obtuvo una respuesta.

Un miembro de la empresa sostuvo que Santander no se encontraba dentro de la ciudad e indicó no estar autorizado para informar su número. A su vez, asumió que la persona encargada de logística tampoco se hallaba en su oficina.

La denuncia del condominio fue presentada por escrito al Municipio de Guayaquil, en la dirección de Justicia y Vigilancia y en la ATM, el pasado miércoles 27 de octubre.

Raquel Rodríguez , propietaria del departamento 20, sostiene haber llamado en varias ocasiones al teléfono de emergencia de tránsito de la ATM (04370-7777) para que regule el asunto, pero la institución municipal no ha logrado una solución eficiente.

Pérez agrega que “ha venido uno que otro agente, observan, se quedan un rato y luego se retiran; es decir, se hacen de la vista gorda. No tengo por qué mentir. El procedimiento sería multar a cada carro, pero no lo hacen”.

Andrés Andrade, ex arrendatario del edificio, denunció el caso en la red social Twitter (@andres_a3f) durante semanas -desde el 31 de agosto de 2015 al 23 de septiembre de 2015-, pero el problema persistió a pesar de que la ATM le respondiera el 21 de septiembre: “estimado usuario la motoneta 29 acude al punto para tomar procedimientos en la novedad. (...) gracias por la información, se coordina unidad que acuda al punto a verificar su inconveniente”.

DÍA 3

DÍA 4 (vista gorda)

DÍA 6 (vista gorda)

DÍA 8 (no son dueños de la calle)

DÍA 14 (todos los días)

DÍA 15 (todos los días)

Pérez precisa que “la ATM tiene una especie de fijación con regular el tema de la doble columna en el centro de la ciudad; hacen mucha publicidad en las redes sociales, ¿por qué no actúan acá? Si estamos en el centro, en zona regenerada, ¿acaso tienen temor por tratarse de una empresa grande y con poderío económico? (...) Las pocas veces -tres o cuatro- que he visto venir a los de la ATM, no han tenido los pantalones bien puestos para decirle a los de La Universal que no pueden estar estacionados esos camiones ahí”.

Respecto al bloqueo de rampas y el ruido de los camiones, Fernando Amador, director de transporte público de la ATM, anunció que presentará la situación a las áreas correspondientes para que den seguimiento al caso y adopten los correctivos que fueren necesarios.

En relación al tema de la doble columna en la calle Maldonado, el funcionario aseguró que el tema “ya está avanzando a través de las cámaras digitales que la ATM está implementando. Eso ya está caminando para poder sancionar a este tipo de falta”.

Posterior a la publicación impresa de este medio, La Universal informó -a través de un comunicado- que las cargas y las descargas en la planta "se realizan en los horarios permitidos por la Ordenanza Municipal, es decir de 20:00 a 05:00". Asimismo, asintió que "el ingreso de los camiones se los realiza de manera ordenada y de uno en uno, sin hacer doble columna" y que "los proveedores descargan al final de la calle Maldonado para evitar el ruido frente al edificio de los vecinos".

No obstante, el grupo de condóminos y arrendatarios desmintió rotundamente esta posición en base a varios vídeos y múltiples fotos realizados en distintas fechas desde hace más de dos años hasta la actualidad. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: