Los residentes son capacitados en temas turísticos

El puente basculante Guayaquil-Santay ya luce completo

- 14 de marzo de 2014 - 00:00
La constructora del paso Guayaquil-Santay ultima los detalles de la parte mecánica para que circulen las embarcaciones. Foto: William Orellana

Los residentes son capacitados en temas turísticos

El paso peatonal que unirá Guayaquil con la isla Santay, construido por el Gobierno Central, ya cuenta con su parte basculante (se eleva). Con la colocación del último segmento se completaron los 840 metros de extensión que posee el puente, que parte desde el sur de la canción.

De acuerdo con los plazos establecidos por el Servicio de Contratación de Obras, el 31 de marzo será entregada la construcción que pasa sobre el río Guayas.

Actualmente, la constructora ultima los detalles de la parte mecánica. Las primeras pruebas fueron desarrolladas a finales de febrero. Ayer, los trabajadores continuaban las labores en la cabina de control.

Con este paso -que tendrá luminarias y descansos- los visitantes podrán llegar a la isla a pie o en bicicleta. En carro se podría arribar en menos de 10 minutos.

El costo de la edificación, que inició el 15 de noviembre de 2012, es de $ 14’700.000.

Mientras que, en la Santay ya se ha avanzado en la colocación de 1.170 metros de senderos, por donde los turistas podrán internarse a la isla. “Para que se complete el sendero faltan 540 metros”, precisó Guillermo Tafur, encargado de la administración de la obra.

En el recorrido por los senderos se pueden observar distintos tipos de aves, vegetación, insectos, crustáceos, entre otras especies.

De su lado, Michael Jácome, del Ministerio del Ambiente (MAE), explicó que se capacita a los habitantes del citado ‘pulmón de Guayaquil’, en temas como manejo de alimentos y atención a los turistas, para que puedan recibir adecuadamente a los visitantes.

En la isla habitan 56 familias (245 personas) que residen en viviendas ecológicas (construidas con materiales naturales y se abastecen de energía a través de paneles solares).

Además, la ecoaldea contará con puestos de comidas, estacionamientos de bicicletas, una lagartera (con 11 especies nativas), tachos para clasificar la basura, baños y señalización vertical.

Las camineras, que permiten transitar entre la vegetación sin tocar el barro, están edificadas con un material resistente a los rayos solares y a la humedad. El sendero tiene 3 metros de ancho. “Las hojas de los árboles que caigan en el sendero serán removidas con una máquina que expulsa aire. Así, vuelven a la naturaleza”, detalló Tafur.

Otra de las edificaciones que entregarán este año será el paso que une a la isla Santay con el cantón Durán. Dicha estructura hasta febrero había avanzado el 77% y se han destinado $ 11’700.000. La edificación incluye una ciclovía.

Para el 30 de abril también se ha estimado que se entreguen los senderos que unen a los puentes de Guayaquil y Durán.

Los planes citados forman parte del proyecto estatal denominado ‘Guayaquil Ecológico’, con el cual se busca incrementar la cantidad de hectáreas de áreas verdes que hay en la ciudad puerto.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: