DGAC investiga muerte de dos personas que cayeron de un avión en Guayaquil

- 27 de febrero de 2018 - 00:00
Agentes de la Policía Nacional recogen el cuerpo de uno de los desafortunados polizones que murieron al caer de un avión en decolaje.
Foto: Karly Torres / El Telégrafo

Los fallecidos se habrían ubicado en el tren delantero de la aeronave de Latam, cuyo destino era Nueva York, EE.UU. La terminal de pasajeros paró las actividades por casi dos horas mientras se efectuaron las pericias policiales.

Dos personas fueron encontradas ayer muertas en la pista del aeropuerto José Joaquín de Olmedo, de Guayaquil. Los fallecidos se habrían escondido en el tren de aterrizaje de la aeronave de Latam que cumplía la ruta Lima-Guayaquil-Nueva York.

Debido a este incidente con el vuelo XL1438, el aeropuerto paralizó sus actividades desde las 09:20 hasta las 10:55 aproximadamente.

Los pilotos de la aeronave fueron contactados para que retornen a Guayaquil y aporten a las investigaciones del incidente, refirió el fiscal Germán Bustamante.  

El funcionario comentó que se verificará si los fallecidos eran las únicas personas escondidas. El comandante de la Policía, Marcelo Tobar, confirmó el fallecimiento de las dos personas en el aeropuerto de Guayaquil.

Tobar informó que las víctimas se ubicaron en el tren de aterrizaje del vuelo comercial que partió según su itinerario a las 09:01.
“Hay que determinar si el mismo sistema los expulsó o si se lanzaron arrepentidos de hacer un viaje ilegal”, indicó el oficial.

El ciudadano Rumiñahui Ortiz mencionó que fue uno de los primeros en llegar a las afueras de la terminal y ver los cuerpos de las dos personas sobre la pista a las 09:00.

Ortiz dijo que algunos habitantes de la ciudadela la FAE, contaron que el hecho se suscitó cuando la aeronave despegaba de la pista.

El ciudadano afirmó que los cuerpos, que se hallaban a unos 100 metros de distancia uno del otro, llevaban una maleta que también cayó a poca distancia de ellos.

Personal de criminalística realizó el levantamiento de los cadáveres y recogieron información del sitio donde se halló los cuerpos.
El primer agente de la Autoridad de Tránsito Municipal de Guayaquil (ATM) en llegar al lugar de la tragedia fue el teniente Héctor Lago.

El oficial indicó que el ECU-911 fue alertado de la situación por las llamadas de los vecinos de la ciudadela la FAE, norte de Guayaquil.    

“Me indicaron que el avión recién había despegado y no iba demasiado alto cuando vieron caer a las dos personas”, recordó Lago, quien arribó al sitio a las 09:30.

En la red social de Twitter, el usuario @MataJose1 afirmaba que vio caer a las dos personas desde el avión.  

En tanto que la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) informó que debido al hecho se instaló el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) en el que también participan representantes de la concesionaria de la terminal aérea de Guayaquil (Tagsa).

Los cuerpos fueron trasladados hasta la morgue para la autopsia de rigor. La Unidad de Personas y Garantías de la Fiscalía de Guayas no descarta que los fallecidos, aún no identificados, se hayan embarcado en Lima, Perú.

Opciones de supervivencia
Los aviones Boeing 767 vuelan entre 30.000 y 40.000 pies de altura donde la cantidad de oxígeno es casi nula y con una temperatura inferior a los 50 grados centígrados.

“Estas condiciones hacen muy complicada la supervivencia de un ser humano”, explicó un técnico de Aviación Civil que prefierió omitir su nombre.

Las aeronaves en su interior tienen un sistema de presurización (bombeo activo de aire comprimido) lo que permite la habitabilidad de los ocupantes.

Un estudio de la Administración Federal de Aviación de EE.UU. encontró 10 casos de polizones de 1947 a 1993. Estas personas viajaron en altitudes de 39.000 pies.

De este grupo, cinco sobrevivieron. Estas condiciones ponen en un estado de virtual ‘hibernación’, según el informe. (I)

*Haga click en la imagen para ampliarla

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: