El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Sáb.27/Nov/2021

Actualidad

Tendencias

Ciudad puerto, la vena por donde transita el 85% de comercio del Ecuador

A escala nacional operan más de 94.000 empresas, de esas alrededor de 33.800 están domiciliadas en el puerto principal, lo cual representa el 35% del total.
07 de octubre de 2020 00:00

Por su ubicación geográfica la llaman la Perla del Pacífico. Es la capital del comercio de Ecuador. Durante más de 40 años de historia democrática, por esta urbe ha transitado el 85% del comercio del país.

Desde la época de la colonia, Guayaquil también fue conocida como astillero y eso se mantiene hasta la actualidad. Barcos del Caribe arriban para ser reparados y se construyen grandes embarcaciones.

Juan Carlos Díaz-Granados, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Guayaquil, relata que en los años 60 hubo mucha migración de otras ciudades del país hacia Guayaquil y que esas familias han crecido y prosperado en la ciudad. “Los habitantes de esas invasiones ya no son los mismos y en este momento ya tienen títulos universitarios y negocios, por lo tanto el modelo es el del libre comercio".

El comercio es el motor de la economía guayaquileña. Según cifras de la Cámara de Comercio de Guayaquil, el 45% del total de la facturación es generada por el sector comercial, es decir, 1 de cada 3 dólares del comercio nacional provienen de la urbe porteña.

Por las venas de los guayaquileños corre el espíritu del comerciante, de intercambio, de emprendimiento y gente pujante. A escala nacional operan más de 94.000 empresas, de esas alrededor de 33.800 están domiciliadas en el puerto principal, lo cual representa el 35% del total, señala Luis Alberto Salvador, vicepresidente de la Cámara de Industrias. Esas empresas proveen 626.000 empleos adecuados, es decir, a 5 de cada 10 personas de la población económicamente activa de Guayaquil.

“Las ventas a nivel del total de actividades económicas que se desarrollan en Guayaquil representan más de USD 50.500 millones. De estas, el 88% corresponde a ventas locales, mientras que el 12% restante corresponde a exportaciones”, afirma Salvador.

En ventas, Guayaquil concentra el 26% de las ventas totales de actividades no petroleras y petroleras en relación a las otras ciudades, de acuerdo con la Superintendencia de Compañías.



Según cifras de Cámara de Industrias de Guayaquil, las ventas locales y por exportaciones que generó la Perla del Pacífico en 2019, alcanzaron alrededor de $ 50 mil millones. Los principales rubros que generaron recursos fueron el comercio que llegó a $ 23 mil millones, los servicios $ 14 mil millones, las actividades primarias $ 4 mil millones, manufactura $ 7 mil millones y construcción $ 1 millón.




Pérdidas por la pandemia

Sin embargo, con la pandemia, las ventas decrecieron y las pérdidas en Guayaquil ascienden a $ 4.700 millones, principalmente en manufactura, comercio y transporte.

Datos de la Cámara de Comercio demuestran esa disminución, entre otras, en la actividad comercial -que es la principal actividad de la ciudad- y que en el año 2015 facturó $ 18 mil millones; en 2016, $ 16 mil millones; en 2017, $ 18 mil millones; en 2018, $ 20 mil millones; en 2019, $ 20 mil millones y en lo que va de 2020, $ 9 mil millones.

La manufactura, que es otra de las activides económicas importantes en la urbe, también ha experimentado una disminución en sus procesos productivos. En 2015 las ventas fueron de $ 6722 mil millones; en 2016, $ 6.200 mil millones; en 2017,       $ 6.500 millones; en 2018, $ 6.800 millones; en 2019, $ 6.400 millones y en lo que va de 2020, $ 2.900 millones.

“Tenemos una oportunidad porque todos los países del mundo están viviendo este drama del Covid, y están peleando para reactivarse económicamente. Debemos tratar de alguna manera de reactivarnos, mejorar y crear un círculo virtuoso en el cual los negocios puedan vender más”, sostiene Díaz- Granados.





La industria guayaquileña es centenaria, un ejemplo es La Universal con su producción de chocolate, Cervecería Nacional que cambió de nombre en agosto pasado a Compromiso Nacional y la Cemento Nacional.

A través de los años, dos sectores se han consolidado dentro del mercado de la ciudad, la industria de bebidas y alimentos y todo su encadenamiento.

Por sectores económicos, el comercio de Guayaquil concentra el 42% del total nacional, la manufactura el 36%, el sector primario el 35%, la construcción el 28% y los servicios el 33%, lo que refleja la importancia del Puerto en la actividad de todo el país.




Salvador destaca la importancia del sector industrial no solo por el nivel de ventas, sino además por el encadenamiento productivo que genera y que permita un desarrollo a la par de proveedores, nuevos negocios y favorece no solo a la actividad empresarial sino además a otras zonas geográficas cercanas y a la atracción de inversiones para potenciar la logística de los productos tanto para transporte, almacenamiento y distribución.

“A esto lo conocemos como el Gran Guayaquil, es decir, la zona de influencia de la cuenca del río Guayas que va más allá. Ya hablamos de que sobrepasa los límites de Daule, de Samborondón, y Durán”, asegura el empresario.

Guayaquil además tiene una importante presencia en el mundo. Las exportaciones de las empresas guayaquileñas tienen el 27% de participación en el total nacional. En 2019 sumaron $ 6 mil millones.

“Para atender al sector exportador muchísimos puertos se han creado. Inicialmente Guayaquil tenía un gran puerto, lo que se llamaba el puerto nuevo, y desde entonces se han venido desarrollando un serie de puertos que brindan servicios especializados, algunos para granos, otros para banano, otros para combustibles”, añade Salvador.

Varios productos que se producen en el entorno de la ciudad como el camarón, banano, pescado, atún y productos agrícolas de diferente índole han ingresado y conquista importantes mercados internacionales.

Proyectos y desarrollo

Entre los objetivos para que Guayaquil continúe su desarrollo está el ddcovertirla en una ciudad de 24 horas de comercio, en la que 21 mil tiendas puedan generar $ 130 millones en ventas.

Adempás, crear una zona franca en el puerto de aguas profundas de Posorja; la construcción de un quinto puente en la ciudad, que es vital para que la carga entre y salga del país y acorte en más o menos una hora el trayecto.

Asimismo, el municipio de Guayaquil trabaja en el entorno de negocios más atractivo, para la reducción de impuestos y tasas para negocios en la ciudad. (I)


ENTREVISTA


Isabel Noboa: "La mujer debe tener mayor protagonismo para sacar adelante a Ecuador"

El Consorcio Nobis agrupa varias empresas que operan en Guayaquil y en el país, bajo el timón de la reconocida empresaria ecuatoriana Isabel Noboa Pontón, quien desde el año 1997 ha incursionado en negocios agroindustriales, inmobiliarios, comerciales, hoteleros y turísticos. Es uno de los holdings más importantes del Ecuador y de Sudamérica.

Nobis tiene un volumen anual de compras locales, importaciones e inversiones de $ 22 millones.

Isabel Noboa conversó con los medios públicos El Telégrafo y EcuadorTV sobre el desarrollo productivo y la vinculación laboral que mantiene el consorcio.

“Nosotros tenemos alrededor de 4.000 personas trabajando entre todas las empresas que forman parte del grupo, pero sobre todo queremos capacitar a nuestros empleados de forma tecnológica, y que además piensen en cómo apoyar a nuestra gente y nuestro país, pero sobre todo trabajen a base de principios“.

El grupo es socio estratégico del DP World en la operación de la Terminal Portuaria de Aguas Profundas de Posorja, situada en la provincia del Guayas, que con apenas 39 semanas de operación ha destacado en su nivel de operatividad.

La construcción es uno de los rubros más destacados del grupo que dirige Isabel Noboa. Los edificios que se han levantado han generado 30 mil empleos directos y 70 mil indirectos en los últimos 17 años con una inversión de $ 607 millones.

“Es difícil decir si Guayaquil y su gente seguiremos siendo el motor económico de nuestro país, porque realmente creo que todas las regiones están tratando de hacer lo mejor y en la medida en la que seamos resilientes e innovadores vamos a salir adelante”, dice la empresaria guayaquileña.

Asegura que la crisis sanitaria y económica que atraviesa el país nos ha enseñado a ser interdependientes, por ello la necesidad de formar equipos de trabajo para mejorar el país y Guayaquil.

"Solo se requiere que las empresas fijen sus propósitos hacia un frente común, que busque la unidad entre el sector productivo, las universidades, la sociedad civil y el Gobierno", puntaliza.

“Para sacar adelante al país deberíamos todos darle un mayor protagonismo a la mujer que es quien realmente apoya muchísimo con su creatividad y su inteligencia, con su sociabilidad, pues como madre piensa en todos y enseñamos cómo cada uno de nosotros puede dar más a los demás”, acotó. (I)

El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado