Un Barcelona invencible se mide al Chelsea

- 14 de marzo de 2018 - 00:00
Luis Suárez (der.) y Gerard Piqué (centro) bromean con sus compañeros durante una práctica culé.
Foto: EFE

La duda hasta última hora de Andrés Iniesta por lesión y el futuro de Antonio Conte en el banquillo del Chelsea centran la vuelta de octavos de final de la Champions.

Con 8 puntos sobre el Atlético, 15 sobre el Madrid y 16 sobre el Valencia, el FC Barcelona maneja la Liga española sin derrotas y con cifras récord. Por si este registro fuera poco, ha vuelto a colarse por quinto año consecutivo en la final de la Copa del Rey y hoy puede meterse en los cuartos de final de la Champions frente al Chelsea. 

En el medio centenar de partidos que los culés han disputado desde que arrancó la temporada allá por el mes de julio solo han perdido tres: los dos de la Supercopa española contra el Real Madrid y la ida del derby catalán en la Copa frente al Espanyol disputado en enero. Lo del Barça es ya un espléndido desafío contra sí mismo. Ahí están los datos para corroborarlo.

A estas alturas de la temporada pocos son quienes discuten que gran parte de la culpa del éxito está en las manos talentosas de su DT, Ernesto Valverde. El preparador blaugrana acumula una larga serie de microéxitos cotidianos, y también discretos, que han terminado por transformar los malos augurios iniciales en ventajas. 

El magisterio que ha impartido en sus nueve meses al frente de los culés merecería un análisis pormenorizado. Pero sirva como adelanto que cuando llegó al Camp Nou procedente del Athletic Club se encontró con un Titanic en plena demolición.

Una de sus megaestrellas, Neymar Junior, decidió abandonar la nave en plena pretemporada dejando al equipo temblando y el multimillonario recambio elegido, Ousmane Dembélé, sufrió dos lesiones de larga duración casi consecutivas que le condenaron casi a una situación de rechazo ante los ojos de la exigente hinchada barcelonista. Hubo otras bajas estratégicas, como la de Iniesta, y una sequía goleadora de Luis Suárez que parecía inacabable.

En la Liga, por ejemplo, es implacable. En los últimos 86 años de fútbol en España, nadie ha logrado la hazaña de proclamarse campeón sin perder un solo partido.

No lo consiguió el gran Real Madrid de Alfredo Di Stefano, ni el dream team de Johan Cruyff ni siquiera el superBarça de Pep Guardiola, tan insuperable en su juego como en la acumulación de títulos, seis, que alzó en 2009. Tampoco aquel Madrid de José Mourinho, con el récord de 100 puntos en Liga en 2011, se acerca a la marca hacia la que se encamina este casi invencible Barcelona de Valverde.

La diferencia es el rendimiento, casi simétrico, que el equipo despliega tanto en el Camp Nou como fuera, donde solo ha recibido 7 goles en 15 partidos. Le quedan 11 encuentros para demostrar que el reto de terminar invicto el torneo liguero es posible.

Pero hay un factor de complicación extra. El próximo 21 de abril disputará al Sevilla la final de la Copa y hoy mismo le espera un áspero compromiso en Champions contra el Chelsea de Antonio Conte. Es decir, no es que el Barça no pueda centrar todos sus esfuerzos para no perder ningún partido de Liga. Es que, si en alguna competición puede permitirse el lujo de sufrir un accidente inesperado es, precisamente, en la Liga.

En la Champions todo puede suceder, empezando con el desenlace de la eliminatoria de hoy contra el Chelsea. Valverde no decidirá hasta última hora si alinea de inicio a un Iniesta magullado.

La normativa UEFA impide que Coutinho pueda jugar ante los ingleses, pero gracias al rendimiento superlativo del resto de sus piezas, el DT tiene dónde elegir. Casi con toda seguridad, el de hoy será un partido abrupto, de esos en los que cada palmo de terreno está muy cotizado y peleado. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: