Punto de vista

Olmedo y Azogues, las sorpresas en divisiones formativas

02 de enero de 2015 - 00:00

Punto de vista

Todos dicen que sí, pero la realidad es complicada. El día a día requiere lidiar con muchas cosas. Sobre todo cuando se trabaja con niños o adolescentes, son seres humanos, que tienen mil problemas y se los tiene que ayudar. Y entonces el directivo se aleja y hace poco.

Pero el fútbol es de tenacidad y constancia. Y nuestros sistemas de campeonatos de torneos menores no tienen que envidiar a ninguno de Sudamérica. La prensa deportiva habla de divisiones formativas, pero no tiene idea de los campeonatos que se disputan.

Nadie sabe de nada. Si un jugador nacional falla se echa la culpa a los entrenadores. Se critica al fútbol amateur y ellos mismos no tienen idea de que existe un campeonato interprovincial, que en los últimos tres años se unieron la Federación Ecuatoriana de Fútbol y el Ministerio de Deportes para que nuestros chicos sumen partidos en el año.

En la década del 70 y 80, nuestros adolescentes -yo me inscribo en esa lista- de provincia pequeña, máximo, jugaban diez partidos al año; y de una provincia grande, máximo, jugaban veinte partidos.

En estos tiempos, nuestros jugadores, que compiten desde los 16 años hasta sub-20 (nacidos en 1995), se fajan más de cuarenta partidos en el año. Ellos recorren todos los estadios del país y sienten todas las presiones de ser visitante. Tiemplan su espíritu, se moldean, aprenden y se entrenan para el alto nivel.

Un brasileño, argentino, uruguayo, colombiano, peruano, chileno y ecuatoriano juegan la misma cantidad de partidos superando a los venezolanos, paraguayos y bolivianos. Aquí uno de los factores para explicar por qué hemos ido a 3 mundiales.

La otra gran ventaja de Ecuador es la red nacional de entrenadores que tiene, bajo un mismo método de entrenamiento y un mismo esquema para elegir valores para el alto nivel. En Perú existe una diversidad de criterios para elegir a los mejores jugadores. Y digo Perú porque he estado en algunos campamentos con ellos y veo que su forma de elegir es muy subjetiva, diferente a la nuestra, que es con base en sus condiciones físicas naturales o genéticas. Utilizando un término de prensa, en Ecuador, para entrenar y elegir, existe un ‘machote’, es decir, un camino a donde llegar.

La prensa deportiva de Ecuador no tiene idea del gran aporte del deporte amateur al país futbolístico. Y la mejor prueba de ello es que tres jugadores que militan en la liga inglesa de fútbol son nacidos de las entrañas del balompié amateur.

Hechos en las federaciones deportivas provinciales, en donde, por tener menos distancias y apuros, los deportistas se entrenan mejor que en clubes y, sobre todo, por cuanto existen entrenadores amateur que tienen alto nivel. Me refiero a Antonio Valencia y Énner Valencia, nacidos en Federación Deportiva de Sucumbíos; y Jefferson Montero Vite, en Federación Deportiva de Los Ríos.

No sería justo decir que todo se fragua en este nivel, ya que también el balompié profesional tiene su mérito. Ya lo habíamos dicho al inicio de esta columna, que la cantidad de partidos permite que nuestros chicos asuman una gran experiencia para su futura vida.

Dusan Draskovic explicaba que un partido local oficial (árbitros, inspector, vocal de turno, público, y que va por puntos) equivale a diez entrenamientos de experiencia, un provincial a veinte entrenamientos, un nacional a treinta entrenamientos y un internacional a cuarenta entrenamientos. De ahí que los empresarios prefieren ofrecer jugadores internacionales para clubes. Es decir, con jerarquía, que hayan disputado diferentes torneos.

RESULTADOS 2014

En serie A, en reservas, Olmedo de Riobamba quedó campeón nacional. El cuadro riobambeño rompió la hegemonía de años del Independiente en esta categoría. Olmedo hizo 92 puntos, Liga de Quito 89, Independiente 75, Barcelona 65 (27 puntos menos que el campeón), Emelec 57 (35 puntos menos que el campeón), Manta 56, El Nacional 55, D. Quito 49, U. Católica 48, Mushuc Runa 45, Deportivo Cuenca 45 y Liga de Loja 36.

En sub-18 se mantuvo la tradición de los últimos años con Independiente que acumuló 115 puntos, sobre Emelec que quedó segundo con 83 (32 puntos menos). Qué aburrido el torneo. Liga de Quito 78, El Nacional 72, U. Católica 64, Deportivo Quito 64, Barcelona 56 (59 puntos menos que el puntero), Liga de Loja 54, D. Cuenca 45, Manta 38, Olmedo 26 y Mushuc Runa 13.

En sub-16, otra vez Independiente golea en el tablero con 107 puntos, seguido de El Nacional 84; en tercer lugar Liga de Loja con 80 se podría considerar una sorpresa al club del sur al llegar en esta posición. U. Católica 76, Liga de Quito 75, Emelec 68 (39 puntos menos que el puntero), Barcelona 48 (59 puntos menos, le sacó el doble de puntaje el campeón), Manta 46, D. Quito 37, Mushuc Runa 33, Olmedo 30 y D. Cuenca 23.

En sub-14 y sub-12, la FEF no obliga a la participación en esta categoría, por lo cual se unen los clubes de serie A y B, y la sorpresa es el Deportivo Azogues de Cañar, que se corona campeón en sub-14 con 35 puntos y en sub-12 con 40 puntos. En estas categorías las sorpresas negativas las da Barcelona, que termina en la última posición con 6 y 3 puntos, respectivamente. Emelec es quinto con 15 puntos y séptimo con 5 puntos, en 14 y 12, respectivamente.

Mientras que los resultados de serie B dejaron como gran ganador a Liga de Portoviejo, que unió sus fuerzas con Federación Deportiva de Manabí para armar sendos equipos ganadores, tanto en la categoría sub-18 como en sub-16.

Recordemos que en serie B no hay reserva, sino jugadores sub-18, es decir este año para aquellos que nacieron en 1996. Liga de Portoviejo 94, campeón por gol diferencia, ya que Aucas tuvo también los mismos 94 puntos. Tercero, Técnico Universitario 79, River 74, Delfín 69, Macará 65, Quevedo 49, Cañar 47, Azogues 45. Imbabura 39, Espoli 22 y UTC apenas un punto.

En sub-16 otra vez fue campeón Liga de Portoviejo con 97 puntos, River 86, Aucas 78, Azogues 74, Imbabura 66, Delfín 58, Espoli 56, Macará 54, Técnico 51, Quevedo 48, Cañar 46 y UTC 5.

Los números y ubicaciones son determinantes. El análisis es de ustedes, los lectores; y las decisiones, de los directivos.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: