Norelis motiva a Erika Vásquez a seguir con su carrera deportiva

15 de septiembre de 2014 - 00:00
La volante guayaquileña Erika Vásquez abrazó a su entrenadora Vanessa Aráuz tras convertir el gol que le dio la victoria a Ecuador en Ambato. Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

Erika Vásquez se considera una experta en el juego aéreo. Después de los entrenamientos suele quedarse ensayando jugadas y definiciones con la cabeza. La guayaquileña recurrió el sábado pasado a esa destreza para darle el triunfo a Ecuador 1-0 sobre Venezuela, en su segundo partido de la Copa América Femenina. 

Antes de convertir vio que la arquera venezolana, Maleike Pacheco, se movió para el costado derecho y ella cruzó el balón al otro lado, gracias al centro preciso de su compañera Ámbar Torres.  
Cuando anotó pensó en la afición que respaldó a la Tricolor, en su familia y en su hija Norelis. “Ella es mi inspiración y por la persona que me esfuerzo a diario, porque quiero que tenga un buen futuro. Fue muy emocionante saber que me estuvo apoyando en el estadio”, comentó la guayaquileña.   

La futbolista, de 22 años, que juega de volante por izquierda, se considera afortunada por haber sido protagonista del bicampeonato de Rocafuerte en el torneo femenino. Este logro le permitió al plantel guayaquileño jugar la Copa Libertadores Femenina, torneo que le dio experiencia en certámenes internacionales. “Es una sensación muy bonita quedar campeona y ver que todo el esfuerzo me permitió representar al país, esto es lo más importante para cualquier futbolista”.

Los 2 triunfos consecutivos en la Copa América Femenina posicionan  a Ecuador de frente a la clasificación en el grupo A. Pero dentro del grupo no hay un sentimiento de triunfalismo, porque saben que restan 3 jornadas y los 6 puntos son importantes pero no determinantes. Vásquez reconoció que contra Colombia, el miércoles en Ambato, la selección jugará un cotejo vital para mantener vivo el sueño de llegar al Mundial de Canadá. 

Erika Vásquez empezó a jugar fútbol cuando tenía 12 años, pero lo hacía solamente por diversión. Más adelante defendió los colores del seleccionado de Guayas en el campeonato nacional Sub-16.   
Ahí su vida cambió. Sus buenas cualidades técnicas le brindaron una oportunidad de defender a la Tricolor y desde 2008 no se ha alejado del ‘equipo de todos’ que pelea por llegar por primera ocasión a un campeonato mundial.  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: