Uruguay repetirá plan para frenar a Mbappé

- 06 de julio de 2018 - 00:00
El francés Kylian Mbappé (der.) deja en el camino al zaguero argentino Nicolás Tagliafico, en el partido por los octavos de final del Mundial de Rusia 2018.
Foto: EFE

Óscar W. Tabárez planteará un sistema similar al que usó para neutralizar a Cristiano Ronaldo. Los charrúas no contarán con su delantero Edinson Cavani.

Óscar W. Tabárez, técnico de la selección uruguaya, sabe que el jugador más peligroso de Francia -su próximo rival- es Kylian Mbappé. Así quedó demostrado en el encuentro que los “bleus” derrotaron a Argentina, por los octavos.

En ese encuentro, Mbappé destrozó a la zaga albiceleste, con su velocidad y convirtió dos de los cuatro goles.

Por eso, Tabárez prepara el plan “Anti-Ronaldo”, que le dio resultado en octavos para neutralizar al portugués.

La estrategia uruguaya para frenar al francés Mbappé será parar una defensa en bloque, con sus líneas (zaga y volantes) juntas y con mucha solidaridad en las tareas de marca a los rivales.

La idea del “Maestro” será achicar los espacios para que Mbappé no pueda maniobrar, ni disparar al arco, como lo hizo ante la Albiceleste. Un error que tuvo Argentina, fue dejar mucha distancia entre los defensas y volantes.

Diego Laxalt, defensor de Uruguay, reveló que el equipo trabajó en un sistema táctico especial para neutralizar al delantero francés. “A Mbappé no hay que darle espacios porque así va a aprovechar su velocidad. En bloque y estando como ahora, lo va a tener complicado”.

 Lucas Torreira, quien se encargó de la marca directa a Cristiano Ronaldo, también piensa que se debe repetir el mismo plan. “Francia tiene jugadores rápidos desde la mitad para adelante. Hay que ser inteligentes como contra Cristiano, cerrar muy bien los espacios de toda la cancha para sacarlos del partido”.

El éxito de Torreira, frente a Cristiano, estuvo marcado porque contó con la ayuda de Martín Cáceres, Nahitan Nández, Matías Vecino o Laxalt. Y todos ellos apoyados por los experimentados Diego Godín y José María Giménez.

Mbappé, con sus 19 años, tiene mucho para explotar.  Su pase del Mónaco al París Saint Germain (varias veces sonó para el Real Madrid) lo fueron ubicando en el mapa internacional del fútbol. A su velocidad, con el balón en los pies, se suma un gran poder de definición y una habilidad  para cambiar de ritmo.

Los “bleus” tienen una baja
El delantero francés tendrá que enfrentarse a un equipo sólido y rocoso que consigue desquiciar a sus rivales con partidos de brega en los que apenas dejan espacios que puedan atemorizar al portero Fernando Muslera. Sin duda será un reto para Francia pasar a la siguiente ronda ante una selección muy incómoda.

Didier Deschamps, director técnico de la selección de Francia, solo tendrá una baja, la del sancionado Blaise Matuidi. Su relevo tiene tres posibles nombres: Corentin Tolisso, Steven N’Zonzi y Thomas Lemar, aunque probablemente el técnico francés elija al primero, por lo que se vio en las últimas prácticas.

La de Matuidi será la única ausencia de un equipo en el que sí estará Antoine Griezmann, que vivirá un partido especial por su relación con Uruguay. El jugador del Atlético de Madrid es un amante de la cultura charrúa que le inculcó en la Real Sociedad su amigo Carlos Bueno. Después, en el cuadro rojiblanco, Diego Godín mantuvo el vínculo de Griezmann con el país sudamericano.

Ambos se verán las caras sobre el terreno de juego de Nizhny Novgorod y seguro que Godín no tendrá piedad de su amigo. Su compañero Luis Suárez, en unas declaraciones previas al choque, aparcó los piropos a un lado y declaró que Griezmann no es medio uruguayo y sentenció: “Es francés”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: