Infantino en la mira tras revelación de Football Leaks

- 04 de noviembre de 2018 - 00:00
El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, estuvo estos días en Malasia, donde participó en la inauguración de la sede de la Confederación Asiática de Fútbol (CAF), cuando salieron a la luz las revelaciones de corrupción.
Foto: Agencia EFE

Football Leaks realizó revelaciones sobre el fútbol europeo y cómo el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, cuando estaba en la UEFA, habría encubierto al PSG y al Manchester City, clubes que no cumplían con el fair play financiero.

El PSG y el Manchester City habrían sido ayudados por la UEFA para esquivar la normativa del fair play económico; Gianni Infantino, presidente de la FIFA, sería afín a un fiscal suizo, estas son algunas de las nuevas revelaciones de Football Leaks.

Según esta investigación, que se apoya en “más de 70 millones de documentos” analizados “durante ocho meses por 80 periodistas de quince medios europeos (reagrupados en el consorcio EIC)”, la UEFA “habría ayudado con conocimiento de causa a los clubes (PSG y City) a maquillar sus propias irregularidades, por razones políticas”.

El fair play económico (FPF), regla promulgada por la UEFA, prohíbe a un club participante en competiciones europeas gastar más de lo que gana. Las sanciones pueden ir desde una simple advertencia a la institución hasta su expulsión de los torneos internacionales.

Football Leaks denuncia, entre otros, un contrato “dudoso” que elevaría a “$1.200 millones prometidos en cinco años al PSG por la oficina de turismo de Catar (QTA), es decir, $ 230 millones al año”, mientras que “dos despachos de auditoría enviados por la UEFA valoraron ese contrato en $ 126.000 euros/año por uno y $ 3 millones/año por el otro”.

La FIFA emitió un comunicado en relación a que Infantino habría actuado como encubridor e indicó que esas acusaciones tienen como objetivo “socavar el nuevo liderazgo de la FIFA”.

En el mismo se asegura que “hace cuatro semanas, un grupo de periodistas envió varios cientos de preguntas a la FIFA, basadas en correos electrónicos privados e internos y otra información a la que (terceros) había accedido (ilegalmente)”.

Destaca que, pese a que respondieron a las mismas “de manera directa y honesta”, ciertos medios decidieron “ignorar” la mayoría de las respuestas y “distorsionar tanto los hechos como la verdad, en un intento deliberado de desacreditar a la FIFA y engañar a sus lectores”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: