×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 5386

El rey Felipe cierra una intensa jornada de homenaje a di Stéfano

- 08 de julio de 2014 - 16:47
El rey Felipe VI se hizo presente en el palco de honor del Real Madrid donde estaba la capilla ardiente en honor a Alfredo Di Stéfano. Foto: EFE

La presencia del rey Felipe VI, que acudió esta tarde al Santiago Bernabeu para visitar la capilla ardiente de Alfredo di Stéfano, fallecido ayer a los 88 años, puso el colofón a una intensa jornada de homenaje póstumo y reconocimiento a la figura "irrepetible" del mito madridista.

Durante las diez horas que estuvo abierta en el palco de honor del estadio Santiago Bernabéu, miles de personas acudieron a brindar el último adiós a La Saeta Rubia, símbolo del madridismo con cinco Copas de Europa en su palmarés.

Desde antes de que se abriera la capilla, a las 10:40 horas, cientos de personas esperaban en una larga fila en los aledaños del Santiago Bernabéu. Algunas de ellas, visiblemente emocionadas, salían del estadio con lágrimas en los ojos.

El primero en llegar al estadio fue el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, que ejerció de anfitrión con todas las personalidades que iban acudiendo e incluso se fotografió con algunos aficionados que se lo pidieron. Junto a Pérez estuvo también en todo momento Emilio Butragueño, exfutbolista y actual director de Relaciones Institucionales del club.

Poco después de la apertura, llegaron la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, el entrenador de fútbol -exjugador del Real Madrid- José Antonio Camacho, el exsecretario de Estado para el Deporte Jaime Lissavetzky y el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco.

Uno de los momentos más emocionantes de la jornada matutina fue el último adiós que brindó el actual jugador madridista Dani Carvajal, que el 12 de mayo de 2004 colocó junto a Di Stéfano la primera piedra de la Ciudad Deportiva de Valdebebas.

Otros componentes del actual primer equipo madridista que se acercaron hasta el estadio para despedir a Di Stéfano fueron Nacho Fernández, Sergio Ramos y el capitán Iker Casillas, que interrumpió sus vacaciones para despedirse de un hombre del que, según dijo, "todo de él recuerda al Real Madrid".

José Ignacio Wert, ministro de Educación, Cultura y Deporte, llegó al estadio a las 11:25 y, tras dar el pésame a la familia madridista por la desaparición del mito blanco, declaró ante la prensa que Di Stéfano ha sido "el futbolista más grande que se ha conocido".

En esa línea se mostró la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, que avanzó que en uno de los próximos plenos municipales propondrá dedicar un espacio público a La Saeta rubia.

El desfile de personalidades siguió con la llegada de Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, y de Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte, que acudió a mostrar su pésame a la familia de parte de "todo el deporte español" y aseguró que Alfredo di Stéfano fue "un jugador de leyenda, irrepetible y el mejor de la historia".

Entre tanto, el goteo de seguidores madridistas y admiradores de Di Stéfano continuó sin cesar, aunque con momentos de poca asistencia entre las 14:30 y las 17 horas.

Por la tarde, la presencia de los presidentes del Deportivo (Tino Fernández), Sevilla (José Castro), Betis (Manuel Domínguez) y Valencia (Amadeo Salvo) engrosó la nómina que por la mañana inauguraron los máximos mandatarios de Valladolid (Carlos Suárez), Levante (Quico Catalán) y Atlético de Madrid (Enrique Cerezo).

El último de ellos en llegar fue el barcelonista Josep María Bartomeu, que después de dar el pésame a los familiares y departir con Florentino Pérez y otros directivos del Real Madrid se marchó por una puerta lateral del palco de honor, igual que Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP).

El momento cumbre de la jornada aconteció a las 19:57 horas, cuando entró en el estadio Santiago Bernabéu el Rey don Felipe, que acudió solo y fue recibido Florentino Pérez a su llegada.

Felipe VI se acercó a la capilla ardiente del exfutbolista antes de sentarse a hablar con los familiares y posteriormente firmar en el libro de condolencias.

Antes de abandonar el estadio, el Rey declaró que Alfredo di Stéfano fue "una figura irrepetible, única en el mundo e hizo del fútbol un arte".

"Reconocemos una personalidad extraordinaria. Lo sentimos todo muchísimo y mantenemos siempre nuestra admiración y gratitud para siempre. Ha sido un grande entre los grandes", concluyó don Felipe, antes de abandonar el estadio ocho minutos después de su llegada, otra vez entre los aplausos de la afición madridista.

La capilla ardiente volverá a abrirse mañana, miércoles, a partir de las 9 horas y se cerrará a las 15, momento en el que el féretro con los restos mortales de Alfredo di Stéfano será trasladado hacia el cementerio de La Almudena, dónde recibirá sepultura en la más estricta intimidad.

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: