El campeonato que van ganando los latinos

- 19 de junio de 2018 - 16:31

Veinte mil polacos pusieron el color y la mayoría de público en las tribunas del estadio Spartak de Moscú. Pero nada más. En la cancha, Senegal dio uno de los grandes golpes del torneo, al derrotar 2-1 a Robert Lewandowsky y compañía. Los dos últimos equipos que quedaban por debutar en Rusia 2018 dieron un espectáculo grato y hasta emocionante en el tramo final.

El tambor africano, radicado en el codo suroccidente del estadio -si hacemos una equivalencia con el estadio Atahualpa- sonó con fuerza y contagió a todos. Sobre todo a los latinos, los grandes protagonistas del Mundial... pero fuera del campo.

Salvo la victoria mexicana sobre Alemania, el fútbol Conmebol - Concacaf ha sido la gran decepción de la primera fecha. Uruguay ganó, es cierto, pero lo hizo con sufrimiento y ante un rival como Egipto que llegó mermado por la ausencia de su líder.

Pero el brillo latino corre en rubros como el colorido y la presencia. Que lo cuente la calle Nikolskaya, a un lado de la Plaza Roja. Ayer martes, tipo 02:00, había un espectáculo no le pedía favor a carnaval latinoamericano alguno, con las camisetas verdes (México), albicelestes (Argentina) y albirrojas (Perú) como protagonistas. Permítame la arbitrariedad de darle una percepción muy personal: los aztecas son mayoría.

Jorge es de Ciudad de México y lamenta haberse perdido el partido del domingo, la jornada épica de Hirving Lozano. Es que hizo escala en Londres "para ver el concierto de los Stones". De todas formas, cree que pagar $ 1.000 por una entrada para ese partido (lo que llegó a valer en reventa) "habría valido la pena". Cotiza en $ 12.000 lo invertido en su periplo, todo incluido (entradas, pasajes, hospedaje, el viático diario...)

Según la Secretaria de Relaciones Exteriores de México, 30 mil connacionales de ese país viajaron a Rusia. Eso, claro, sin tomar en cuenta los que radican en Estados Unidos y que multiplica el número al menos por dos.

En Moscú no se ven tantos brasileños. Es que ellos coparon Sochi y aprovechan las bondades del mar Negro antes de llegar a San Petersburgo y la capital nacional. Los que sí se dejan ver en la Plaza Roja o en Arbat son los colombianos. Juan es del Valle del Cauca y pone los números sobre la mesa: entre pasajes, hospedaje (departamento alquilado en una app muy popular) y 4 entradas ("no compradas en la reventa, me da miedo que me estafen") invirtió $ 7.000. Le alivia que la comida no es cara, pues "hay banquetes y no gasto más de $ 50 diarios".

Así, la presencia latina es fuerte en las tribunas y en el festival de alegría en calles y plazas. ¿En la cancha? Falta todavía para estar a la par. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: