El ‘Ídolo del pueblo’ necesita un punto para ascender a la serie a

El camerino de Aucas es pura diversión

- 14 de noviembre de 2014 - 00:00
Los jugadores de Aucas entrenan en el estadio Olímpico Atahualpa y en su escenario deportivo, para preparar el choque del domingo contra Liga de Portoviejo. Foto: Santiago Aguirre.

El ‘Ídolo del pueblo’ necesita un punto para ascender a la serie a

Con baile, música, televisión y juegos de billa y ping-pong, los jugadores de Aucas se olvidan de la ansiedad por el trascendental partido de este domingo (13:00) contra Liga de Portoviejo que podría catapultar al club a la serie A luego de 8 años.

El goleador paraguayo Lauro Cazal comentó que tienen una “hermandad linda” entre todos los integrantes del plantel quiteño.

En el camerino de Aucas predominan los ritmos como la bomba y salsa y los extranjeros lo mezclan con cumbia. “Nos ponemos a bailar entre todos. Es un ambiente de felicidad en todo momento”, comentó el ariete de 28 años.  

De esta manera se relajan y despejan su cabeza de los partidos, especialmente el de esta semana contra los manabitas. Con un empate conseguirán el objetivo añorado por todos los auquistas.

El ariete, que lleva 16 tantos en esta campaña, no tiene ninguna cábala en especial. Cree en Dios y lee la Biblia. El apoyo de Él y de su familia es vital para la exitosa campaña que lleva adelante el ‘Ídolo del Pueblo’ con 80 puntos en 41 partidos disputados.

Con Jimmy Delgado han conformado una dupla letal en la delantera. El guayaquileño lleva 20 tantos en el torneo de la serie B.

Según el ‘Osito’, como se lo conoce en referencia al exgoleador auquista Édison ‘Oso’ Maldonado, la ansiedad por el ascenso la manejan con responsabilidad.

“Todos los partidos los hemos sacado adelante con garra y hemos corrido en todo momento. Ahora tenemos que estar tranquilos y no desesperarnos”, manifestó.

Al igual que Cazal, el guayaquileño de 24 años aseguró que dentro del camerino siempre se vive una fiesta. “La concentración es una diversión total; nos comportamos como niños. Tomamos mate, porque los argentinos y paraguayos nos contagiaron el gusto por esta bebida”, reveló Delgado, quien dedica sus triunfos deportivos a Dios y a su esposa y 3 hijos.

Para recompensarlos por compartir el mate, los jugadores nacionales los llevan a comer encocados o patacones, platillos típicos de la gastronomía ecuatoriana.  

En el primer año que lleva como portero de Aucas, el argentino Jerónimo Costa se contagió del ánimo de sus compañeros. Él es uno de los que siempre llevan mate y lo toma amargo y con azúcar. Les ha enseñado a sus amigos a prepararlo y comentó que Delgado y Édison Carcelén se volvieron adictos a esta tradicional bebida ‘gaucha’.

Todos los jugadores del plantel rezan antes de los cotejos, pero el bonaerense de 29 años tiene cábalas personales. “Suelo entrar al campo de juego con la pierna derecha y me persigno. Son costumbres que tengo para estar tranquilo”. Y las pondrá en práctica este domingo, en el Olímpico Atahualpa.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Últimas noticias