2 poderosos a la cancha...

11 de septiembre de 2011 - 00:00

La rivalidad entre Barcelona y Emelec data desde 1943, cuando el 22 de agosto, en el estadio Guayaquil (hoy Ramón Unamuno), se enfrentaron por primera ocasión amarillos y azules, con triunfo 4-3 para los “toreros”, en el marco del torneo provincial del Guayas.

Este es el choque más antiguo que se registra entre dos equipos que aún se encuentran vigentes en el Campeonato Nacional, pero no el que se ha realizado en mayor cantidad de veces. El cotejo que más se ha llevado a cabo por la Serie “A” es el que enfrenta a El Nacional y Barcelona, que hoy (12:00) tendrán su partido 221, en el Olímpico Atahualpa.

Uno de los jugadores que estuvo en el primer choque (1965) entre los dos equipos más ganadores del campeonato ecuatoriano (los dos con 13 títulos nacionales) es Clímaco Cañarte, ex puntero izquierdo “canario”. Sus recuerdos no son exactos, pero esta gloria “torera” se esfuerza para detallar lo que eran los partidos ante los “militares”.

“Antes de que se llame El Nacional ya habíamos jugado con ellos. Ahí no usaban camiseta roja, creo que era azul con amarillo”, comenta Cañarte, de 75 años, en referencia a que antes los “militares”  (hasta 1963, cuando lograron su pase por primera vez a la Serie “A”) se llamaban Mariscal Sucre.

Cañarte no recuerda el once exacto de El Nacional de esa época, pero lanza nombres como los de Fernando Maldonado, Mario Espinoza (quien luego vestiría la camiseta de Barcelona)... “También estaba el ‘Platillo Volador’ (Nelson Áurea), todos eran jugadorazos. El Nacional siempre ha sido difícil; además, jugábamos más en la Sierra”, señala.

De los encuentros ante los “puros criollos” habla de uno en especial, en 1966. “Ya estaba para retirarme de Barcelona y jugué con El Nacional... mi último gol se lo hice a él”, expresa Cañarte, quien, además, se refiere a cómo vivía esos cotejos.

“Todos los partidos ante los equipos de Quito eran llenos de mística, había mucha puja por el regionalismo y queríamos hacer quedar bien a la Costa. Era una disputa deportiva entre Costa y Sierra”, afirma. Cañarte no puede dejar de hablar de su hermano Simón, primer goleador de un campeonato nacional, en 1957, con 4 tantos.

“Él no jugó contra El Nacional, ya se había retirado, pero hay que nombrarlo, ya que para hablar de los Cañarte hay que mencionar a Clímaco y Simón. Como yo era puntero y él interior, le decía que yo cuando hacía las jugadas era como que si le cocinaba, para que él venga y coma servido (haga el gol)... jajaja”, bromea Clímaco, quien junto con Simón lideran la fundación Ídolos del Astillero.

Acerca de la actualidad de ambos elencos, Cañarte manifiesta: “El equipo (Barcelona) ha caído en desgracia en los últimos años, pero ya está mejorando. Le falta otro jugador como Díaz... igual vamos a ganar, aunque (Mario) Saralegui ha ayudado mucho a El Nacional”.

Quien se enfrentó a Cañarte con la camiseta del “Bi-Tricampeón” es Luis Escalante, que fue “militar” a partir de la temporada de 1968. “No jugué el primer partido, pero de ahí ya estuve cuando los enfrentamientos con Barcelona eran tomados como tradicionales”, comenta “Cococho”.

Escalante, dedicado a la venta de trofeos, medallas y placas, además de rivales como Cañarte, menciona jugadores de la siguiente generación de ídolos de Barcelona. “Después aparecieron Washington Muñoz, Juan Noriega, Víctor ‘Cepillo’ Peláez, y Jorge ‘Pibe’ Bolaños, era un excelente equipo”, recalca.

Al igual que Cañarte, Escalante habla de los cotejos entre Barcelona y El Nacional como algo especial. “Siempre han sido partidos de rivalidad Sierra y Costa, pero es una confrontación sana. Lo bueno es que, a pesar de ser rivales de toda la vida, no hay mayores problemas cuando los dos equipos se enfrentan. Los hinchas de ambos equipos se respetan mucho”, comenta.

Escalante cree que antes era mayor la competitividad entre regiones, ya que en Barcelona jugaban varios guayaquileños y en El Nacional más quiteños. “Era Sierra y Costa, pero todo dentro del marco deportivo”, indica.
De recuerdos especiales ante los “toreros”, el “Cococho” tiene dos anécdotas inolvidables.

“Jugamos una final ante Barcelona (1982), ellos nos ganaron en Guayaquil y nosotros en Quito. Definimos el título en Cuenca, ya ahí ganamos 3-0 y quedamos campeones. Nos recibieron como reyes en Quito”, rememora.

El otro hecho que guarda Escalante es en la despedida de Luciano Macías y Vicente Lecaro (1972): “Ahí jugué en una selección contra Barcelona. Fue algo grandioso estar en el último partido de estos grandiosos defensas”.

El Nacional ha ganado 13 títulos en el Campeonato Nacional (1967, 1973, 1976, 1977, 1978, 1982, 1983, 1984, 1986, 1992, 1996, 2005 y 2006), al igual que  Barcelona (1960, 1963, 1966, 1970, 1971, 1980, 1981, 1985, 1987, 1989, 1991, 1995 y 1997).

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: