Proyecto de Cruyff cuesta $ 5,2 millones

06 de mayo de 2020 00:00

El destino del fútbol ecuatoriano continúa en manos de la FIFA y la Conmebol, tras la ruptura irreversible de relaciones entre los miembros la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) y el distanciamiento de clubes y asociaciones.

Hasta la tarde de este martes 5 de mayo de 2020 ninguno de los dos organismos emitía un pronunciamiento sobre la situación de la FEF, que por ahora tiene dos presidentes: Jaime Estrada y Francisco Egas.

Egas comandó el directorio de la FEF hasta el pasado 24 de abril, cuando, por decisión de seis de los nueve miembros del directorio, fue destituido de su cargo de presidente y degradado a tercer vocal, tras una votación en la que se designó como presidente a Estrada.

La falta de comunicación entre los dos grupos del directorio de la Federación fue provocando un distanciamiento entre sus integrantes, que a estas alturas ya es irreversible.

Egas insiste en que los otros directivos “no caminaban a su ritmo” y que, probablemente, falló “en el tema de comunicación”, pero manifestó que esos “muchachos decidieron en un Zoom tumbar al presidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol”.

Por su parte, Estrada y los otros cinco directivos comenzaron desde el 2019 a “quejarse de la falta de comunicación” de los miembros del resto del directorio, en particular, “de las decisiones que tomaba su presidente”, censuró el directivo depuesto.

El exdirectivo, que ha impugnado la decisión de la FEF y apelado a la justicia local, llevaba en el cargo de presidente desde enero de 2019. El directorio de la FEF aseguró que removió a Egas por excederse en el presupuesto aprobado para la contratación de los cuerpos técnicos de las selecciones.

En este punto, aseguran que Egas señaló en su momento que logró una reducción del 70% en el salario del cuerpo técnico de la Tricolor, cuando lo que acometió fue una reestructuración, y le acusan de un supuesto intento de ceder la sede de la FEF en Guayaquil a una entidad bancaria de propiedad de un familiar suyo, mediante un fideicomiso.

“No puse en riesgo las finanzas de la Federación”, dijo Egas, quien detalló que en las actas de directorio consta que “son $ 5,2 millones”, incluido impuestos, en los rubros en los que consta el salario de Cruyff, un asistente técnico y el director deportivo Antonio Cordón. Un tema que, para Egas, es la causa principal para su remoción del cargo.

¿Quién tiene la razón?, serán la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA) y la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF o Conmebol) las que deberán pronunciarse tras solicitar conocer los detalles del caso y analizarlos en profundidad. (I)

Te recomendamos

Las más leídas