El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.1/Mar/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

Pollos barcelona fue ayer el punto de venta más congestionado

En las boleterías venden dos entradas por persona (Galería y Video)

Pollos barcelona fue ayer el punto de venta más congestionado
16 de diciembre de 2014 00:00

Los elevados costos de las entradas para la primera final del campeonato nacional no representan un problema para los hinchas de Barcelona, que ayer se aglomeraron en los 3 puntos de ventas que se habilitaron en Guayaquil: boleterías del estadio Monumental, Mall del Sol y en Pollos Barcelona.           

La dirigencia ‘canaria’ estableció los siguientes precios: $25 general, $40 preferencia, $45 tribuna, entre $50 y $60 palcos y $80 suite.                   

Algunas personas llegaron a estos puntos a las 06:00 para ser los primeros en obtener los boletos. Otros más audaces durmieron en esos lugares junto a amigos y familiares para no quedarse sin la opción de ver la primera final.

Carlos Peña arribó a los exteriores de Pollos Barcelona a las 09:00.  Él vive en 9 de Octubre y Rumichaca, a pocas cuadras de ese punto de venta, por lo que no tuvo que madrugar mucho para obtener una entrada a tribuna. Incluso llevó a su hija Ariana, de 1 año, para que lo distrajera durante la espera. Cada hincha se demoraba unos 45 minutos para comprar su boleto.         

Peña irá a la final de mañana con su primo Enrique Morales y es consciente de que para el cotejo de vuelta ( el domingo en el Capwell) no podrá adquirir la entrada. “La vuelta olímpica la veré por televisión”, bromeó este hincha ‘torero’.

VIDEO

Carlos, al igual que otros aficionados ‘amarillos’ que se encontraban la mañana de ayer en Pollos Barcelona, consideran que el valor de las entradas va acorde con lo que está en juego. “Vale la pena pagar lo que piden”, comentaba con otros hinchas que se encontraban en la columna. La misma opinión fue compartida por Andrés Nieto, fanático del cuadro ‘canario’ que reside en el suburbio de Guayaquil y que fue uno de los primeros en la fila.

“No me quejo porque el dinero que va a recaudar mi equipo es para cubrir los gastos por deudas y demandas que nos han puesto algunos exjugadores”, señaló Nieto, al tiempo que saltó su vecino,  quien estaba más adelante, y le recriminó: “yo, en cambio, no estoy muy de acuerdo con los precios. Están sobrevalorados”, expresó Freddy Chicaiza, de Los Vergeles.    

Para este hincha de 19 años, por ahora desempleado, pagar $25 es un “abuso” de la directiva barcelonista. “Yo tuve que pedirle a mi papá para comprar la entrada, y eso que él es emelecista”, contó.

Pero Chicaiza no era el único que tenía inconvenientes para adquirir su boleto a la primera final.

Diego, ‘El Gato’, como él mismo se hace llamar, llegó a las 07:30 para hacer columna en el centro. Lo malo era que no tenía dinero para comprar. “Apóyenme con una monedita, de un dólar varón; pilas que me faltan $10 para completar mi boleto”, gritaba ‘El Gato’. Luego, en un abrir y cerrar de ojos, a Diego se lo vio vendiendo pulseras de Barcelona a todos los que estaban en la fila.    

Pero así como habían personas a quienes les faltaba para adquirir sus entradas, también estaban los que deseaban comprar para todo su grupo. “Somos 9 panas los que queremos ir al partido de este miércoles, pero nos dicen que solo están vendiendo dos entradas por personas y vinimos solo dos, es decir, nos faltarán 5 pases. Eso me parece injusto porque los revendedores tienen más de 20 entradas”, dijo Raúl Matamoros, quien llegó a las 10:00, pero como su amigo Jorge estaba desde temprano, los policías lo dejaron comprar sus boletos. Los barcelonistas se sintieron inconformes por el límite que les ponían al comprar sus entradas. Cada hincha podía adquirir solo dos boletos.  

Las más leídas