Especial coronavirus

“Rosita”, réferi de reglas claras

- 03 de junio de 2020 - 00:00
Ilustración: El Telégrafo

La exjuez de línea ecuatoriana, Rosa Canales, falleció a causa de un tumor en el abdomen. Ella sentó las bases para el desarrollo del arbitraje femenino, que hoy cuenta con 128 profesionales.

Temporada 2000 del Campeonato Nacional de Reservas. Olmedo y El Nacional igualaban 1-1 en el estadio multiusos de Yaruquíes, en Riobamba. El partido había sido parejo y faltaba un minuto para que termine.

Rosa Canales, la asistente de línea uno, observó una falta flagrante en el área, levantó su banderín con recuadros fosforescentes y lo agitó fuerte de un lado a otro para lograr la atención del árbitro central. Era penalti. A Canales no le importaba que el partido estuviera por finalizar. Tampoco le interesaban los insultos que salían de los graderíos. La decisión la había tomado con firmeza y apegada al reglamento.

Ese día El Nacional ganó 2-1 con el penalti decretado por Canales. Mónica Amboya, quién actualmente es la única árbitra nacional en primera categoría y con escarapela FIFA, era la asistente uno en ese partido y recuerda con claridad ese momento.

Los padres de los jugadores del Olmedo que estaban en la tribuna no se explicaban cómo una árbitra nacida en Riobamba podía perjudicar al equipo de la ciudad. La insultaban. Le decían que se había vendido y que se retirara porque no servía para el oficio. Pero no hubo palabra alguna que la amilanara. Ella estaba convencida de que era penalti y que su decisión había sido acertada. “Intentaron retenernos en el estadio, pero ‘Rosita’ se mantuvo firme”, recuerda Amboya.

Ese episodio retrata a la perfección a Rosa Canales, cuya muerte se confirmó este martes 2 de junio de 2020 a los 46 años a causa de un tumor en el abdomen diagnosticado como linfoma de Hodgkin, un cáncer que se origina cuando las células del cuerpo comienzan a crecer sin control.

‘Rosita’ era temperamental dentro de la cancha. Tomaba decisiones sin titubear. No le importaba si el involucrado era el mejor jugador de un equipo o el extranjero más caro del torneo. Con ella las reglas eran claras.

Félix Badaraco es un árbitro retirado y conoció a Rosa Canales en 1998 en Riobamba, de donde era oriunda. Recuerda su “sonrisa eterna” y sus bromas para romper el hielo. Conversar con ella era una experiencia jocosa. Pero cuando le tocaba impartir justicia dentro del campo de juego se transformaba por completo. Era muy despierta y atenta. Gozaba de buena velocidad en espacios cortos y se ubicaba a la altura del último defensa. Hablaba mucho sobre la línea y le llamaba atención a los jugadores constantemente. “Era una juez de línea muy comprometida con su función. No recuerdo que la hayan sancionado por alguna calificación regular”, resume Badaraco.

El exréferi recuerda un episodio que ocurrió en 2002. Los árbitros nacionales habían sido convocados para dar una prueba física en Guayaquil. Eran las 12:00 y el sol quemaba.

Una de las pruebas era el test de cooper, un examen de resistencia que se basa en correr la mayor distancia posible en 12 minutos a una velocidad constante. Badaraco iba a la cabeza cuando empezó a escuchar los gritos del resto de sus compañeros. “Dale Rosita, dale”, decían. Cuando giró la cabeza se dio cuenta de que era ella y que estaba apunto de alcanzarlo. Cruzaron la meta casi juntos.

Su capacidad física era impecable. Tenía pantorrillas gruesas y firmes. Su musculatura era bien definida y pese a su corta estatura era muy potente. Nunca se quedó en una prueba física y rendía igual que sus compañeros varones.

Fueron precisamente esas cualidades físicas las que hicieron que FIFA la incluyera en la lista de las réferis que dirigieron en el Mundial Femenino sub-19 que se disputó en Tailandia en 2004, uno de sus últimos torneos antes de dejar el referato.

‘Rosita’ marcó el camino en el arbitraje femenino. Cuando estaba activa no había más de 20 réferis mujeres en el país; pero hoy, más de 10 años después de su retiro, hay 128. Su legado es innegable (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP