Deportivo Santo Domingo se retira de la Superliga Femenina

- 11 de marzo de 2020 - 16:59
Cortesía del club

La FEF advierte que habrá sanciones para el conjunto 'colorado'.

La Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) comunicó la tarde de este miércoles 11 de marzo de 2020 que sancionará al Club Deportivo Santo Domingo IK9 por retirarse de la Superliga de Fútbol Femenino. “El caso será tratado por la Comisión Disciplinaria para que determine una sanción”, dice el comunicado de la FEF.

Según la FEF, la decisión de no jugar el torneo fue comunicada por el club el domingo 8 de marzo a través de un correo electrónico. Ese correo fue tratado el martes 10 de marzo por el Comité Ejecutivo de la FEF y en él se aducía que no cuentan con el presupuesto, tiempo y planificación para encarar el torneo este año.

Según contempla el Reglamento de la Superliga, en su artículo 19, los clubes deben presentar un presupuesto financiado y respaldado con documentos en el momento de su inscripción. Eso impidió su registro.

El Club Deportivo Santo Domingo IK9 estaba encasillado en la Zona 2 del torneo. Sus partidos no serán programados y el fixture será actualizado son afectar la programación de la fecha 1, cuyo inicio está previsto para este fin de semana. “La FEF tomará las acciones pertinentes de tal manera que los demás clubes no se vean perjudicados”, reza en el comunicado de la FEF.

Ekel Vega, presidente y fundador del Club Santo Domingo IK9, le confirmó a EL TELÉGRAFO que la falta de presupuesto fue la que motivó esta decisión. “Hemos buscado ayuda a través de autoridades políticas y deportivas, pero no hemos conseguido ni un solo auspicio”, contó Vega a través de mensajes de voz de Whatsapp.

“La empresa privada no tiene el poder económico que tienen las empresas de otras ciudades. Eso no ha permitido que tengamos respaldo económico”, agregó el dirigente.

Las 23 jugadoras que formaban parte del equipo recibieron su carta de libertad para poder negociar y fichar por otros clubes. El equipo no cobrará por esas transferencias y tampoco por derechos de formación de las jugadoras. Ninguna de ella cobraba un sueldo fijo por jugar en el Club Santo Domingo IK9.

La prioridad del club desde ahora será el equipo femenino de fútbol sala -campeón del torneo nacional y que jugará la Copa Libertadores- y el equipo masculino que juega el campeonato provincial de segunda categoría.

Según Vega, para jugar la Superliga necesitaban entre $ 35.000 y $ 40.000. “La profesionalización del fútbol femenino mata a los clubes pobres. Eso es lo que ha pasado con nosotros”, concluyó el directivo. (D)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP