Los cinco desafíos de Reinaldo Rueda para revivir a la Roja

La llegada del colombiano termina con más de una década de técnicos argentinos al frente de Chile, que comenzó con Marcelo Bielsa en 2007 y siguió con Claudio Borghi y Jorge Sampaoli.
10 de enero de 2018 00:00

Llevar nuevamente a Chile a un mundial, defender el bicampeonato de América y  acabar con la indisciplina son algunos de los principales desafíos que el colombiano Reinaldo Rueda deberá enfrentar como nuevo DT de la Roja.

Rueda fue confirmado como nuevo técnico de Chile en reemplazo del hispano-argentino Juan Antonio Pizzi, quien renunció tras quedar fuera de Rusia 2018. El DT colombiano arriba con un currículum envidiable en el que clasificó a Honduras y Ecuador a un mundial y ganó la Copa Libertadores en 2016 con Atlético Nacional.

Rueda, quien dirigió a Honduras para el proceso mundialista de Sudáfrica 2010 y a Ecuador para Brasil 2014, ganaría más que Jorge Sampaoli, actual DT de Argentina. El ‘cafetero’ cobraría la suma de $ 3,5 millones, más del doble que el casildense ($ 1,8 millones) y cuatro veces más que su antecesor Juan Antonio Pizzi, que percibía $ 1 millón.

Retornar a un Mundial
Tras las negativas del chileno Manuel Pellegrini y los argentinos Marcelo Bielsa y Gerardo Martino de hacerse cargo de la Roja, Rueda saltó como el hombre indicado para pelear la clasificación al mundial de Qatar 2022, gracias a su experiencia con Honduras y Ecuador.

Luego de abandonar el brasileño Flamengo -club que no tomó con agrado la salida de Rueda a Chile- el colombiano deberá encontrar el camino para inculcar su filosofía de juego a los ‘araucanos’.

La Roja participó en dos mundiales consecutivos en Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, alcanzando los octavos de final con su fútbol de vértigo y presión, ganándose el respeto del mundo.

Defender el bicampeonato de América
La primera gran meta que le puso la directiva de la Federación de Fútbol de Chile a Rueda es defender los títulos logrados en las Copas América de Chile 2015 y Estados Unidos 2016, los dos grandes hitos en la discreta historia de consagraciones de la Roja. La siguiente Copa América se disputará en Brasil en 2019, en el primer gran examen de Rueda.

Acabar con la indisciplina
El bautizo del hijo del volante Jorge Valdivia con la ingesta de alcohol de varios jugadores en medio de una concentración para el Mundial de Sudáfrica 2010 o las constantes salidas nocturnas de Arturo Vidal (Bayern Munich) -incluido el choque de su Ferrari en plena Copa América de Chile hace tres años- son algunos de los escándalos que han protagonizado los jugadores chilenos.

El colombiano tiene como norma concentraciones cerradas durante las eliminatorias, lo cual no debería cambiar con el seleccionado chileno, acostumbrado a concentraciones más flexibles.

Empezar un recambio
Bravo, Sánchez y Vidal son los líderes de la ‘Generación Dorada’ del fútbol chileno, la más ganadora de la historia del balompié local, que ya ronda los 30 años de promedio, una edad que exige pensar en un recambio de elementos. “Todos sabemos que el equipo necesita integrar a jugadores que están surgiendo y así tener la renovación necesaria para la clasificatoria y la próxima Copa del Mundo”, afirmó Andrés Fazio, vicepresidente del fútbol chileno.

Divisiones menores
En esa dirección, otro tema que preocupa y que Rueda deberá atender son las divisiones inferiores del fútbol chileno, luego de varios años de fracasos en torneos sudamericanos y mundiales juveniles.  Lejos quedó el tercer lugar que obtuvo Chile en el Mundial Sub-20 que se disputó en Canadá en 2007, equipo conformado por unos jóvenes Alexis Sánchez, Arturo Vidal y Gary Medel.

Rueda trabajó de cerca con las divisiones inferiores cuando estuvo a cargo de Ecuador, lo cual podría replicar en Chile. (I)

 

Te recomendamos

Las más leídas