El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.18/May/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

Otros grandes de la historia también fallaron penaltis en partidos decisivos

Lionel Messi se sumó a Baggio, Baresi, Zico, Platini y Maradona, entre otros jugadores reconocidos, que decepcionaron a sus seguidores cuando no lograron convertir desde los 12 pasos.
28 de junio de 2016 00:00

El penalti fallado por Lionel Messi en la final de la Copa América, el domingo pasado, trajo el recuerdo de grandes jugadores que también erraron desde los 12 pasos con sus respectivas selecciones.

Uno de los más recordados fue el que erró el italiano Roberto Baggio en la final del Mundial de EE.UU. 1994. Su tiro salió por encima del horizontal del arco defendido por Cláudio Taffarel y le otorgó el título de campeón a la selección brasileña.

Esa fue la primera ocasión que un título mundial se definía desde el punto penal, y fue la ‘Verdeamarela’ que estuvo más efectiva. “En ese momento quise cavar un foso para esconderme. Luego pensé que como Brasil tiene muchos más habitantes que Italia, hice feliz a más personas con ese cobro”, dijo el excapitán de la ‘Azzurra’. Franco Baresi tampoco pudo marcar aquel día.

Otro jugador que falló un penal en la final de una Copa Mundial fue el francés David Trezeguet. Lo hizo en la definición del título de 2006 en Alemania, frente a Italia. Fue el único que no pudo convertir, su tiro pegó en el horizontal, ante la mirada de Gianluigi Buffon, quien aún es arquero de la selección italiana.

“El penal, por más que conozcas a tu compañero, es un mano a mano ajeno a todo. Y una clara muestra de ello es que Buffon me conocía y se tiró al otro costado de donde fue el balón. Eligió otro palo pese a que habíamos estado prácticamente seis años juntos, aunque la pelota haya pegado en el travesaño”, reveló el exjugador de la selección francesa quien en esa época era compañero de Buffon en la Juventus de Turín.

A pesar de ser considerado como uno de los mejores rematadores con el balón parado, el brasileño Zico falló un penal en la Copa Mundial de México 1986. Sucedió en el partido de los cuartos de final ante Francia. De haber convertido, su selección habría clasificado a las semifinales. Pero tras el gol fallado, el cotejo se extendió a los tiempos extras, y luego a la tanda de penales, donde los europeos fueron más efectivos.

Diego Armando Maradona erró en Italia 1990, durante la definición desde los 12 pasos ante el equipo de Yugoslavia. El argentino disparó a un costado del arquero Tomislav Ivkovic, pero este adivinó y se quedó con el balón. Posteriormente Argentina clasificó luego de una buena actuación del portero Sergio Goycochea.

Michael Platini fue otro de los grandes jugadores que no marcó un tiro penal en una cita mundialista. Fue en el partido de cuartos de final de la edición de México 1986 frente a Brasil. Su tiro salió totalmente desviado encima del horizontal. Pero de todas maneras su selección avanzó a la siguiente ronda.

Martín Palermo dejó un récord de penales fallados en un mismo encuentro. En la Copa América de 1999 en Paraguay ante Colombia, se hizo cargo de la ejecución de tres tiros penales, y en todas las ocasiones falló. Los dos primeros los lanzó por encima del arco, mientras que el tercero fue atajado por el arquero.

Decidir la dirección y no cambiar, los consejos de Manel Estiarte

Cuando Bayern Múnich tuvo que definir la final de la Súper Copa de la UEFA -el 30 de agosto de 2013- frente al Chelsea, su DT, Joseph Guardiola, le confesó a los jugadores que él nunca había pateado penales y que no les podía aconsejar. En ese momento habló de Manel Estiarte, (su asistente) y su experiencia como cobrador de penales.

“Manel ha sido el mejor jugador de waterpolo del mundo. Lanzaba los penales como nadie y los metía todos. Es el que más sabe sobre penales en el mundo”, dijo Pep.

Acto seguido el español dio dos consejos que los aprendió de Manel: “Escúchenme bien, estas son las dos únicas cosas que tienen que hacer ahora. La primera es que tienen que decidir ya por donde tirarán el penal y no cambiar hasta ejecutarlo. Y la segunda es que deben repetir mil veces que vamos a marcar el gol”.

En aquella ocasión, ni Guardiola, ni Estiarte decidieron el orden de la lista de quienes patearían los penales; fueron los mismos jugadores que decidieron la secuencia.

Los alemanes fueron más eficaces desde los 12 pasos y los cinco tiros entraron al arco; no así los ingleses que fallaron uno. Con un marcador (5-4) Bayern Múnich ganó el único título que le faltaba, y Guardiola consiguió su primer trofeo desde que se hizo cargo el club. (I)

Las más leídas