Dos equipos modestos que apuestan a su primera corona

Independiente del Valle y Colón de Santa Fe comparten un dato importante: podrían ser campeones internacionales, antes que locales. Las dos plantillas ya están en la capital paraguaya.
07 de noviembre de 2019 00:00

Una nueva definición internacional

Independiente del Valle tiene mayor experiencia para afrontar una final de esta envergadura. El recuerdo aún esta fresco, pues tres años atrás jugó por el título de la Copa Libertadores de América y se tuvo que conformar con el subcampeonato.

En aquella ocasión, a los “rayados” se les escapó el título de las manos, pero tres años después y alcanzada la madurez para jugadores como Fernando León, así como para el propio club negriazul, esta vez irá por todas.

“En el 2016 fue una final totalmente distinta, con un panorama totalmente distinto”, argumentó el capitán quien destaca que en la primera final continental el combinado recibió todo el apoyo de la afición, especialmente tras el terremoto que se registró en Ecuador en abril de ese año.

El equipo tiene casi la mitad de años de existencia que su rival, 61 desde su fundación como Independiente José Terán, pero ha conseguido varios hitos en ese camino.

Su ascenso en el fútbol nacional fue continuo y desde hace 10 temporadas es animador de la serie A. Hasta 2007 estuvo en la Segunda Categoría, en 2009 fue campeón de la serie B y desde 2010 juega de forma ininterrumpida en la serie de privilegio.

Su proyecto en divisiones formativas es su carta de presentación y de donde han surgido varios talentos a lo largo de los años; algunos de ellos estarán presentes en la gran final.

El director técnico, el español Miguel Ángel Ramírez resaltó que los jugadores no están pendientes de cuestiones externas como el factor cancha, al disputarse la final en Paraguay, donde se espera una importante afluencia de hinchas argentinos.

Aunque reconoce que ha entrenado más a otras categorías del club y que nunca buscó ser estratega del primer equipo, destaca de Independiente que jugará la final continental el haber demostrado una mayor “personalidad y juego” a lo largo del año, al que suma su “madurez” adquirida respecto de la final de 2016.

“Creo que hay que jugar muchas finales para que el club y los jugadores se vayan acostumbrando a estar en esto y nos lo dice el fútbol mundial”, sostuvo el DT.

Independiente llegó ayer a Paraguay en un vuelo chárter, acompañado por un puñado de aficionados y familiares de los jugadores que vivirán el partido en la Nueva Olla.

El club pidió solo 1.000 entradas para el partido, después de que la Conmebol le había garantizado 12.000 boletos. Sin embargo, pocos hinchas alentarán en el escenario al equipo. (I)

Primera final en 114 años de vida

Colón de Santa Fe que nunca ganó un campeonato de Primera División, buscará este sábado estrenar su vitrina de trofeos nada más y nada menos que con la Copa Sudamericana.

“Es muy difícil dejar de lado la primera final internacional que va a jugar Colón en su historia, que es algo único, algo que no tiene algún otro parámetro en 114 años de vida de la institución. Este pasó a ser el partido más importante de la historia del club”, dijo el DT Pablo Lavallén.

Colón no ha podido consagrarse campeón, pero fue subcampeón en 1997 y participó, contando la actual Sudamericana, en siete copas internacionales.

Lo más cerca que ha estado de un título fue en 1997, con el subcampeonato que consiguió. River Plate fue campeón ese año y lo siguió de cerca Colón, que terminó a seis puntos del primero.

Colón, que tiene a Unión de Santa Fe como su clásico rival, suele deambular por la zona media de la tabla de posiciones, lejos de los puestos de descenso y de los primeros puestos.

Sin embargo, a veces logra clasificarse para copas internacionales. Su estadio, el Brigadier General Estanislao López, es conocido popularmente como el “Cementerio de los Elefantes” porque allí el equipo se hace fuerte y puede vencer a los clubes más poderosos del fútbol local.

La modificación reglamentaria de la Conmebol que estipula que la final de la Copa Sudamericana sea a partido único y en un campo neutral le impide a Colón  aprovechar la condición de local.

Sin embargo, este sábado, durante la final, el “Cementerio de los Elefantes” estará colmado. Los dirigentes organizaron una fiesta, con puestos gastronómicos, juegos, actividades y dos pantallas gigantes para que los socios puedan ver la histórica final que afrontará el club.

Más allá de la distancia entre Santa Fe y Asunción, los aficionados se harán sentir en la Nueva Olla. Unos 30.000 aficionados del club argentino se desplazarán hasta la capital paraguaya para ver el partido en vivo.

El viaje podrán hacerlo de diversas formas, por la cercanía entre ambas ciudades, unos 860 kilómetros. En auto son unas 11 horas, pero un aficionado más osado realizará el recorrido en bicicleta.

Se estima que llegar a Asunción le tome entre dos y tres días, por lo que estará justo antes de la final, ya que partió ayer. Esa pasión por el club espera mostrarla en las gradas durante la final. (I) 

Fotos: Miguel Jiménez / Cortesía de Colón de Santa Fe
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado