El club Independiente del Valle se convirtió en una fábrica de talentos

- 01 de septiembre de 2019 - 00:00
Foto: Archivo / EL TELÉGRAFO

La disputa del título de la Copa Libertadores en 2016 marca un antes y un después en el cuadro ecuatoriano, que desde esa explosión ha transferido a 14 jugadores, la mayoría al extranjero. Júnior Sornoza es su principal exponente.

Desde su irrupción en la primera división de Ecuador en 2010, Independiente del Valle se ha constituido en un formador de talentos, quienes tras cumplir con el ciclo en el club fueron transferidos, principalmente al fútbol del exterior.

De acuerdo con los datos proporcionados por la entidad que tiene su sede en la ciudad de Sangolquí (oriente de Quito), 29 jugadores han sido traspasados desde la llegada a la máxima categoría del fútbol nacional.

Si bien la lista de venta y préstamo de jugadores importantes se remonta a 2010, se debe anotar que el primer gran negocio fue la incorporación de Jefferson Montero a sus filas, y su posterior venta al Dorados de Sinaloa (México) en 2008, cuando la institución disputaba la serie B del país sudamericano.

Luego de la salida de Montero surgieron otros pequeños movimientos, como los de Juan Cazares a la sub-20 de River Plate de Argentina en 2010, Joao Rojas al Morelia de México, o los de Carlos Gruezo, Henry Rúa y José Ayoví en 2012; Leonel Ramírez en 2013, y otros tantos en 2015, entre ellos Jonathan González y Mario Pineida.

Sin embargo, el boom ocurrió tras la consecución del subcampeonato de la Copa Libertadores en 2016, cuando perdió la final ante Atlético Nacional de Colombia.

Ese punto de inflexión no solo dejó el reconocimiento deportivo del continente, porque, además del logro, la dirigencia decidió destinar toda la taquilla de los cuatro partidos que disputó como local en el estadio Olímpico Atahualpa, desde octavos de final, a los damnificados del terremoto que afectó a la costa norte de Ecuador.

A partir de allí ha negociado al menos a 14 futbolistas que surgieron de sus divisiones inferiores.

De acuerdo con el portal Transfermarkt, la plantilla de 2016 del cuadro “rayado” tenía un valor de $ 11 millones y el jugador más costoso era el mediocampista ofensivo Júnior Sornoza, tasado en $ 2,2 millones. El mejor desempeño del portovejense en los últimos años elevó su cotización a $ 4,9 millones.

El manabita sería el jugador más costoso de los elementos que consiguieron el segundo lugar de la Copa. El otro futbolista de mayor cotización actual es Juan Cazares, cuyo precio del pase bordea los $ 7 millones. El volante ofensivo juega actualmente en el Atlético Mineiro de Brasil.

Además del dinero que recibió en su momento por los convenios con jugadores, el cuadro del Valle de los Chillos también recibe un porcentaje de futuras negociaciones por los derechos de formación de los jugadores.

El único subcampeón de América que se mantiene en el plantel actual es el zaguero central Luis Fernando León, quien ahora es el capitán del equipo.   

El resto de sus compañeros tomó otros rumbos en equipos del exterior. El lugar preferido fue Europa, donde salieron José Angulo al Granada de España; lamentablemente el delantero fue suspendido por doping positivo y se truncó su carrera.

Al Viejo Continente arribaron Bryan Cabezas, quien llegó cedido al Atalanta de Italia. Otros de esa camada de subcampeones, como Luis Caicedo y Jefferson Orejuela, viajaron a Brasil, país al que llegó luego de su paso por México Júnior Sornoza, quien ahora triunfa en el Corinthians de Sao Paulo.

El 2017 fue un año poco movido en cuanto a las transferencias internacionales del equipo, apenas Luis el “Cunti” Caicedo fue ubicado en el Cruzeiro de Brasil. El conjunto, creado en 1958 como Independiente José Terán y refundado en 2007 como Independiente del Valle, vivió una reestructuración en sus filas.

Sin embargo, volvió con fuerza en 2018 y nuevamente sus canteras fueron la base de su economía con las cesiones de los juveniles Billy Arce al Brighton de la primera división inglesa y de Gabriel el “Loco” Cortez al Lobos BUAP de México.

Caracterizado por tener momentos de ebullición incomparables, en 2019 otro éxodo de jóvenes valores se dio en la escuadra que es dirigida por exitosos empresarios locales, como Michael Deller, Franklin Tello y Santiago Morales.

Tanto así que en los primeros ocho meses salieron del club tres juveniles, figuras de la selección sub-20 que consiguió el tercer lugar en la Copa del Mundo de la categoría, desarrollada recientemente en Polonia.

Ellos son el arquero Moisés Ramírez y los centrocampistas ofensivos Gonzalo Plata y Jordan Rezabala.

Los dos primeros fueron al fútbol europeo y Rezabala al Xolos de Tijuana, del balompié de México. A nivel local el club también colocó a Luis Ayala en Liga de Quito. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Últimas noticias
Medios Públicos EP