El concierto se realizó en el ágora de la casa de la cultura, en quito

Una noche de hip hop, funk y rock con los Illya Kuryaki (GALERÍA)

El concierto se realizó en el ágora de la casa de la cultura, en quito
13 de mayo de 2014 00:00

El aforo del Ágora prácticamente se llenó el sábado para ver a los argentinos Illy Kuryaki and the Valderramas y a los venezolanos Caramelos de Cianuro.

Estos últimos abrieron el espectáculo pasadas las ocho y media de la noche. Iniciaron su recorrido con ‘Sanitarios’. Allí la potente batería contagió al público que empezó a saltar y bailar con el pegajoso ritmo que ha caracterizado a la banda.

El estilo de estos músicos, considerado como ‘contracultural’, nació en 1989 en Caracas.

Los ‘chamos malos’, que tienen como referencias musicales el punk y el grunge han logrado mantener su estilo a través de los años, captando cada vez más público joven.

Azier Casalis, vocalista de la banda, saludó diciendo: “¿Cómo está Quito?”, mientras la segunda canción ya empezó a sonar, ‘Dos caras, dos corazones’, que fue coreada a viva voz.

Así le siguieron ‘La llama’, y ‘Maldito verano’, en ese momento el mismo Azier dijo estar contento de estar de vuelta después de tanto tiempo.

“Nos han tenido abandonados, espero que no nos hayan olvidado...”, reiteró Azier.

Luego fue el turno de ‘No eres tú’, canción que el mismo Azier afirmó que está hecha para los hombres que no saben lo que quieren en cuestiones amorosas.

Con la misma energía de sus inicios los venezolanos tocaron temas como: ‘La Terraza’, ‘Estrógeno’, ‘Infierno VIP’, ‘Rubia Sol’, ‘Morena Rubia’, ‘Las estrellas’, esta última fue el single que caracterizó a la serie ecuatoriana ‘Solteros sin Compromiso’, que se transmitió durante siete temporadas y que se volvió a ver en el 2014 vía web.

“En Quito me siento como en casa” gritó Azier, mientras agradeció el cariño de los capitalinos.

Como para ponerle suspenso al show, los músicos salieron del escenario ya despidiéndose. Sin embargo, los fanáticos los hicieron volver con el típico “otra, otra, otra...”.

El show terminó con la canción ‘Lobby’, acompañada de una leve insinuación de seguir la fiesta más tarde en el hotel con los artistas.

Las luces se apagaron y el staff puso manos a la obra para preparar el escenario y los instrumentos para los argentinos ‘Illya Kuryaki & Valderramas’. A las diez y media el dúo conformado por Dante Spinetta y Emmanuel Horvilleur saltó al escenario con canciones como ‘Chaco’ y ‘Jaguar House’. Dante saludó a los presentes y afirmó estar contento de visitar por primera vez el país, tomando en cuenta que en los noventa se suspendieron dos conciertos en Quito. Esto sumándole a la separación de diez años del dúo. En 2011 decidieron retomar su rumbos de funk y rock alternativo. Trabajo con el que tuvieron gran éxito en Latinoamérica e incluso en el mercado anglosajón.

El público deliró con ‘Ula ula’, ‘Jennifer del Estero’, sin embargo estalló con el clásico: ‘A mover el coolo’, tema que puso a muchos a bailar en los años noventa. Esto le puso el toque de nostalgia a varios de los presentes.

“Esto bailábamos cuando éramos adolescentes...”, afirmó Carlos Torres de 29 años.

Enseguida ‘El jugo’ y ‘Latin Geisha’ sonaron en el, que a pesar del frío intenso se volvió la pista perfecta para brincar y mover el cuerpo. Sobre todo cuando Emmanuel gritaba “El que no salta es policía” para alentar a sus seguidores, quienes esperaron este momento por años.

Imágenes psicodélicas en la pantalla hicieron que más de uno desatara sus cabellos y salte al ritmo de los ‘riffs’ que realizó el dúo. También hubo espacio para un homenaje a Alberto Sspinetta, padre de Dante y uno de los mayores exponentes del rock argentino, de quien recibió la herencia musical y de estilo.

Asimismo hubo espacio para que los argentinos insten a los jóvenes a dejar de fumar, porque es perjudicial. Tanta fue la emoción de los artistas que decidieron grabar un video con el celular de Emmanuel en el que gritaron “Donde estamos!” y el público respondió “En Ecuador”.

Finalmente se despidieron con la clásica ‘Abarajame la bañera’ tema que identifica la forma de hacer música de estos artistas argentinos, así como su extravagante vestimenta que se evidenció una vez más en el escenario.

El peculiar nombre proviene de dos cosas: el primero, Illya Kuryakin es como se llamaba el personaje de ‘El agente de CIPOL’ -una serie de televisión estadounidense transmitida en los años 60-. Y el otro, The Valderramas hace referencia al apellido del jugador de fútbol colombiano Carlos Valderrama. Esta fusión representa lo latino y lo anglo de la propuesta musical de la banda.

Pero los inicios de su carrera se dieron desde muy pequeños, ya que años atrás decidieron formar la banda ‘Pechugo’, como una sátira a ‘Menudo’- grupo musical venezolano famoso en esa época y de donde salieron cantantes como Ricky Martin.

Contenido externo patrocinado