'Minuto final' marca un hito para el cine local

- 09 de julio de 2018 - 00:00
El actor guayaquileño Ricardo Velasteguí interpreta a Leonardo, el policía que emprende la búsqueda de un asesino por las calles de Guayaquil.
Foto: Cortesía de Agencia Dimitrakis

La primera película ecuatoriana grabada con drones estuvo en manos del director Luis Avilés y se estrenará el 3 de agosto en las salas de Guayaquil.

Leonardo es un policía milagreño que recibe las órdenes de su jefe, el capitán Johnny, de plantar drogas en el container de un enemigo político. Pero el agente desobedece las disposiciones y denuncia a su superior desencadenando una serie de juicios que terminarán por encarcelar a Johnny.

Tres años después, un crimen de degollamiento en las afueras de Guayaquil es el nuevo caso de Leonardo, quien emprende una búsqueda implacable.

Así se desarrolla la trama de la cinta Minuto final, escrita y dirigida por Luis Avilés, quien se valió de drones para filmar este thriller policíaco en dos semanas, con un elenco de actores conocidos en el ámbito del teatro, cine y televisión.

Ricardo Velasteguí (Leonardo), Alberto Pablo (Johnny), Shany Nadan (Lorena), David Saavedra (Cráneo), Ariel Zollër (David), Noralma Reeves (Vero), protagonizan este largometraje de hora y media de duración.

“La historia nace a partir de esta tecnología y tenía que conocer cuáles eran los pro y contra para luego escribir una trama que se base en eso. De ello supe que podía tener tomas dinámicas en secuencia donde vamos de planos abiertos a cerrados”, dijo el director durante la rueda de prensa del lanzamiento del filme que se estrenará el 3 de agosto en salas de cine local.

“Tuve que aprender a manejar moto y armas porque hicimos un curso con técnica israelí, algo muy interesante pues creo que como actor mientras más herramientas tengas para trabajar es mucho mejor porque el actor debe saber de todo”, dijo  Velasteguí.

En cambio, Zollër y Pablo hablaron de la complejidad de grabar con drones en escenas de 4 minutos que demandaron estar atentos a la posición de la cámara aérea y sus acciones.

“El cine ecuatoriano está creciendo y da de qué hablar en positivo; hay que apoyar toda expresión artística”, sugirió el antagonista, David Saavedra. (I)



La producción
Drones utilizados
El 90% de la cinta se grabó con un dron Dji Phantom4, un 2% de las tomas se realizaron con un ejemplar  Mavic Pro y el 8% con drones de carrera construidos en el país. El rodaje fue en Milagro, Guayaquil y Durán, y se financió con fondos privados.

60 mil dólares se utilizaron como un aproximado para el proyecto, incluyendo el mercadeo.

Actores extras
Las voces de Víctor Aráuz, Santiago Carpio y Diego Naranjo también integran parte de la trama cinematográfica. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: