Jorge Jaramillo ha formado a decenas de cantantes ecuatorianos

02 de febrero de 2013 00:00

Para el maestro lojano Jorge Jaramillo Gálvez, director del coro de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, la música es algo que lo ha acompañado toda la vida. “Desde que tuve uso de razón supe que tenía una sensibilidad especial para la música y el arte”, dice al recordar su niñez cuando participaba en distintos concursos de baile y se llevaba el primer lugar en estas competencias, al igual que en las de canto.

Su formación artística la comenzó a fortalecer a los 12 años cuando ingresó en el conservatorio de música Salvador Bustamante Celi, de su ciudad natal. Tras su ingreso, inmediatamente comenzó a participar, tanto en el coro del conservatorio como en los festivales musicales y de canto en Loja.

A los 15 años formó parte de la Orquesta Sinfónica, tocando el trombón de vara, instrumento que estudiaba en ese entonces, al igual que recibía clases de canto. Un año más tarde ingresó a la Orquesta Sinfónica Juvenil Bolivariana, en Caracas, Venezuela, algo que -según indica Jaramillo- marcó su vida como músico potencial.

Todos estos avances y nuevos retos los combinó muy bien con sus estudios secundarios, su carrera de literatura en la universidad y su especialización de dirección coral con importantes maestros nacionales y extranjeros que se radicaron en Loja a finales de los años setenta, época en la que participó en eventos fuera del país con el coro de Loja, obteniendo reconocimientos.

En su tierra natal también fue parte de orquestas tropicales y realizó varios shows, hasta que se le presentó la oportunidad de integrarse al coro y ser maestro del Conservatorio Antonio Neumane, razón por la que se radicó en Guayaquil. Durante su estadía en el Puerto Principal, dirigió el coro de la universidad Católica y creó el de la Casa de la Cultura, núcleo del Guayas.

En marzo de 1987, mediante concurso de merecimientos de oposición, ganó la dirección para dirigir el coro de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, con el que trabaja hasta la actualidad. Pero en estas más de dos décadas desempeñando esa labor, también ha colaborado con otros grupos musicales, como el desaparecido Coro Polifónico del IESS, el de la Corporación Financiera Nacional, Asociación de Exfuncionarios y Jubilados del IESS, entre otros.

Con todas las actividades realizadas en su trayectoria, guarda especial recuerdo por el trabajo que hizo en 1995 con el coro de la OPAM (Organización para la Alfabetización Mundial), pues tuvo la oportunidad de trabajar con niños de la calle de Quito y realizar una gira por varios países de Europa, que culminó en una conferencia mundial por el niño y la familia en la sede de la Unesco en París. Los infantes que se involucraron en este coro fueron rescatados de la calle, regresaron a la escuela y actualmente son profesionales en distintas ramas y algunos mantienen contacto con Jorge.

02-02-13-mix-coro¿Cómo califica estos 25 años de trabajo con el coro de la Casa de la Cultura Ecuatoriana?
He tenido muchas satisfacciones dirigiendo al pionero de los coros institucionales del Ecuador, pues en noviembre pasado cumplió 58 años de actividad ininterrumpida, tiempo en el que han pasado varias generaciones de cantantes. Muchos de los que recibimos ya han tenido alguna vinculación con el coro, pues sus padres o abuelos también han pertenecido a este.

¿Por qué la acogida del público se mantiene a pesar de los años?
Tiene un buen posicionamiento y una gran acogida a donde va porque nuestra política de difusión es visitar distintos escenarios, por lo que no solo hemos realizado conciertos en instituciones educativas, sino también en varios barrios del país, en donde a veces ni siquiera han escuchado un coro, y se quedaron sorprendidos.

Hace varios años trabaja preparando nuevos cantantes para que ingresen en el coro, ¿este año será igual?
Hace algunos años mantenemos como política realizar en enero una convocatoria abierta para jóvenes de entre 18 y 25 años para que participen en talleres relacionados con el canto, técnica vocal, dirección coral, lectura rítmica y melódica y otros temas, además se analiza vídeos de nuestros conciertos y de coros de distintas partes del mundo. Las audiciones se efectuarán del 1 al 28 de febrero, de lunes a viernes, entre 16:00 y 20:00.

¿Cuáles son los requisitos?
Es necesario que los interesados tengan aptitudes para el canto y el deseo de superación constante. Las cualidades musicales se evaluarán mediante una prueba de ingreso para conocer la calidad de su voz y su oído musical. Los seleccionados formarán parte del taller.

¿Estos talleres son gratuitos?
Sí, y tienen una duración de 6 meses. Los aspirantes se incorporarán al régimen normal de ensayos, trabajando el mismo repertorio que el coro prepare en ese momento. Los mismos se realizan de lunes a viernes de 18:00 a 20:00, pero los nuevos cantantes deberán asistir una hora antes para que puedan nivelarse, y su evolución dependerá del interés que le pongan y de la capacidad que demuestren.

¿Cuál es el objetivo de estas convocatorias anuales?
Se lo hace para completar algunas vacantes de personas que por diversos motivos tienen que dejar el coro. Algunos lo hacen por estudios o viajes, pues se les presenta la oportunidad de ser parte de coros internacionales y continúan su vida profesional y se especializan en otros países. Por eso este año estamos exigiendo un poco más en la capacidad musical de cada aspirante, incluso porque uno de los objetivos del presidente de la Casa de la Cultura, Raúl Pérez, es profesionalizar a este coro.

¿Con esto se difundirían más las actividades que efectúa el coro?
Sí, porque estamos en un cambio de política en la institución, para darle énfasis al trabajo que realizamos.

Contenido externo patrocinado