Escenarios también viven la Navidad, a su manera

21 de diciembre de 2013 - 00:00

A tres días de la Nochebuena es innegable la presencia del espíritu navideño. En casi todas las vitrinas de los centros comerciales se puede observar un afiche de Papá Noel, un árbol de Navidad, foquitos de colores o una estrella dorada guindada en alguna pared. Los empresarios hacen de este mes su mejor oportunidad para ofrecer productos, y en el mundo del espectáculo local la apuesta de entretenimiento también cambia de etiqueta y se pone el traje rojo con blanco.

Teatro o música… cualquier tipo de expresión artística es válida a la hora de hablar de Navidad. Lo irónico es que pese a ser una fecha que en el cristianismo recuerda el nacimiento de Jesús, son pocas las propuestas escénicas que se refieren al 25 de diciembre como la celebración para el Hijo de Dios de manera implícita, más bien la obvian a través de otros mensajes.

De acuerdo a un bosquejo que este Diario realizó en el calendario cultural de Quito y Guayaquil, es típico en esta época ver espectáculos con la frase “¡Ven a festejar la Navidad”, pero pocos apelan a recordar en sus puestas en escena el nacimiento de Jesús, o por lo menos mencionarlo. Otros, prefieren dejar sobreentendido el tema y apelar a la ‘reflexión’, con un discurso anticonsumista que pregona la unión familiar.

Algunos, de la forma más natural, exhiben en una esquina del afiche promocional la imagen de Santa Claus en un espectáculo que ni siquiera tiene tintes navideños en su performance. Ese es el caso de un concierto metalero que se ofreció anoche en un bar de Guayaquil. Las bandas eran de rock pesado, costaba $ 3 y el toque decembrino lo dio el que fue catalogado como benéfico, pues cada asistente debía llevar un regalo en buen estado.

Este año, la mayoría de apuestas de entretenimiento se encuentra en las artes escénicas musicales y teatrales. Una de las más ovacionadas de este último grupo fue ‘Scrooge’, que dirigió Jaime Tamariz. La obra es un clásico de Charles Dickens, llevado al teatro sin ninguna alteración en su guión original, en el que se rescata la historia de un anciano avaro que reflexiona su comportamiento egoísta en época navideña.

Este mes, el grupo teatral Katharsis, de la Universidad Salesiana, presentó ‘Locura navideña’, que reflexiona sobre el consumismo a través de un guión que escribió su director, Gabriel Gallardo. En ella se presenta una secuencia de hechos humorísticos que tienen como enfoque a una familia de clase media estresada por todo lo que debe comprar en Navidad para la familia.

El tema del nacimiento de Jesús, Gabriel lo toca de manera breve a través de un diálogo en que el protagonista expone un pequeño fragmento en el que recuerda cómo celebraba la Navidad en época de sus abuelitos, cuando se reunía toda la familia y cantaban villancicos.

Para el director, el mensaje está implícito en ese marco, pues la obra tiene un hilo conductor que justamente se basa en la familia, que es parte del sentido cristiano de la Navidad. Gallardo expone su punto de vista sobre este tema a través de una entrevista en línea: “No estoy de acuerdo con las formas banales de recordar este día. La Navidad es una celebración cristiana que nos invita a recordar el nacimiento de quien luego sería nuestro Salvador, con un modelo de vida a seguir”.

Ayer, la Alianza Francesa mostró en su escenario una obra similar a la de Katharsis. Se denominó ‘Una Navidad económica’, y fue vendida como “una visión humorística de situaciones que pueden presentarse en la época navideña”. En el MAAC, paralelamente, se puso en tablas el monólogo de Norma Lixta ‘Se acabó la Navidad… ¿dónde fueron los pastores?’.

Lucho Mueckay, quien le da vida al personaje, admite que aunque la maestra no menciona si la historia de Jesús es real o no, su cátedra humorística sí reflexiona sobre el verdadero significado de la Navidad: humildad, perdón, solidaridad.

El actor Marcelo Gálvez es claro en su postura: “El único motivo de celebración de la Navidad es rememorar el nacimiento de Jesucristo, cualquier evasión por omisión o comisión es una aberración. Cada quien hace lo que le conviene, pero a mí me parece que se puede hacer dinero sin profanar la imagen del Hijo de Dios. Yo he representado a Santa Claus, pero siempre cuento la historia completa como actor y como personaje”.

Los espectáculos de villancicos son un punto aparte en este tema. En algunas de las canciones que se presentan se menciona a Jesús, esto pese a que en otras solo se habla de los elementos de la Navidad estadounidense: nieve, renos y Santa Claus.

Borkis Entertainment fue una de las empresas que ofreció su concierto navideño. Lo hizo en el Centro de Convenciones Simón Bolívar. Actuaron Daniel Betancourth, Jorge Luis del Hierro, el coro Zambuka y otros artistas. Tuvo por nombre ‘¿Qué es la Navidad para ti?’, y aunque no se contestó la pregunta, el público se divirtió mucho aquella noche de canto.

El auditorio de los Medios Públicos, en el norte de Quito, también tuvo su versión musical de Navidad con el show que ofrecieron Los niños cantores del pueblo. Lejos de recordar a Jesús, el objetivo de esta actividad fue “estimular la expresión artística y el protagonismo de los niños del Ecuador”.

También como concierto por esta celebración vende su regreso a la escena local la agrupación guayaquileña Cadáver Exquisito, que estuvo fuera del país por una extensa promoción que efectuó en territorio mexicano este año. Su show se llevará a cabo el 25 de diciembre en Diva Nicotina y es promocionado en redes con el nombre de ‘Cadáver Exquisito, de vuelta en Navidad’.

Dentro de esa amalgama de propuestas, también existen espectáculos más enmarcados en el verdadero agasajo de la fecha. Hoy, el patrimonio de Quito es el escenario para un espectáculo de luces y color, en el que participarán varios coros de la capital con música sacra navideña. La cita es a las 19:00 en la Plaza de la Independencia.

Mañana, Guayaquil hará lo suyo con un concierto cristiano denominado ‘Tiempo de alabar al Señor’, que se desarrollará en las afueras del Centro de Adoración ubicado en Guasmo Sur. Participarán el Trío Bonanza, Manuel Rivera y el GodsFire, que presentará dos villancicos inéditos.

“Como cristianos, tenemos el deber de llevar el mensaje de Dios”, dice Ezequiel Ramírez, uno de los cantantes de este último grupo, que fue telonero en el concierto que el boricua Vico C dio en septiembre pasado. Agrega sobre el tema: “La gente celebra el día pero nadie recuerda a Jesús. Incluso dentro de los shows debe tomarse en cuenta ese verdadero sentido de la Navidad, el mensaje de salvación que representa en el mundo cristiano, y no solo en Nochebuena, sino durante todo el año”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: