"Deadpool 2", el perfecto antihéroe retorna a la acción

La segunda cinta del personaje más irreverente de Marvel es dirigida por David Leitch y protagonizada por Ryan Reynolds, Josh Brolin y Morena Baccarin.
18 de mayo de 2018 00:00

Romper la “cuarta pared” es el hobby favorito de Deadpool (Marvel), que hoy estrena su segunda película en los cines nacionales.

Desde su debut en 2016, encarnado por Ryan Reynolds, nunca se mostró como un héroe políticamente correcto.

Es el perfecto antihéroe, sea por su excéntrica personalidad, humor ácido o sus acciones poco ortodoxas para combatir a los villanos.

Ya en Deadpool 1, el personaje le habla a la audiencia fuera de pantalla, fungiendo  de “narrador off/on”.

Ahora, en Deadpool 2, Reynolds repite su rol de mercenario, cuyo nombre real es Wade Wilson. Para terminar con los chicos malos actúa solo, decisión que trae sus consecuencias. Y ahí viene su primer conflicto.

Como Deadpool comparte el universo de Marvel, uno de los X-Men, Coloso, el hombre con cuerpo de acero, lo busca para su integración al grupo.

Deadpool se niega al inicio, pero el equipo encuentra a un adolescente mutante en apuros, Firefist (Puño de Fuego), entonces intentará ayudarlo por un consejo de su novia Vanessa (Morena Baccarin).

Todo cambia con la llegada inesperada de Cable (Josh Brolin), un soldado cibernético del futuro que pondrá a todos en riesgo. 

Así es la segunda aventura de Deadpool, que en esta ocasión lo llevará a buscar otra filosofía, pero sin perder su esencia  irreverente. 

Porque ese es su éxito, Deadpool dice lo que piensa, no es predecible, y en todo escenario, por muy trágico que sea, emplea su humor sarcástico. 

A eso suman sus frases referentes a la cultura pop de los 80 y 90 (en películas y canciones), que lo desmarcan totalmente del estereotipo del héroe tradicional.

Deadpool 2 coloca algunos temas, en modo directo, o subliminal, como el trabajo en equipo, la paternidad, la equidad de género, la tolerancia étnica y guiños a la diversidad sexual.

Todo aquello en un coctel cargado con impresionantes escenas de acción. Deadpool se burla de todos, amigos o enemigos,  incluso de  él mismo, y ni el actor que le da vida, Ryan Reynolds, se escapa de sus sátiras.    

La música merece un punto aparte, los temas de Air Supply, Dolly Parton, A-Ha y Cher matizarán algunas escenas hilarantes o llenas de adrenalina, lideradas por la melodía oficial “Ashes”, en la voz de Celine Dion.

Deadpool 2 demuestra que un héroe -sea súper o anti- puede ser divertido, sarcástico, burlesco, mientras lucha con los villanos. Y se da más de una licencia en su universo... y sin permiso de los guionistas. (I)