Reivindicación y familia, presentes en discursos de los ganadores de los Óscar 

10 de febrero 08:42

Reivindicación y familia fueron las temáticas de los discursos de la noche en que Parasite (Parásitos) ganó cuatro premios Óscar, incluido el de mejor película, convirtiéndose en la primera cinta en lengua extranjera en alzarse con este galardón. 

La cinta de Bong Joon Ho, una sátira sobre la lucha de clases tan divertida como desconcertante, obtuvo además los premios al mejor largometraje internacional, director y guion original. Es la primera película surcoreana en recibir un Óscar.

En el apartado de dirección, Bong derrotó a ídolos de Hollywood laureados en el pasado como Martin Scorsese, Quentin Tarantino y Sam Mendes, y rindió homenaje a todos ellos en su discurso de aceptación.

Cuando estaba en la escuela, estudiaba las películas de Martin Scorsese. El sólo hecho de ser reconocido es un honor enorme. Nunca pensé que ganaría”, dijo. “Cuando la gente es Estados Unidos no estaba familiarizada con mis películas, Quentin siempre ponía mis películas en su lista”, agregó.

Como se anticipaba ampliamente, Joaquin Phoenix ganó el Premio de la Academia al mejor actor por su interpretación de un hombre aquejado de problemas que termina convirtiéndose en villano en Joker (Guasón); mientras que Renée Zellweger fue galardonada como mejor actriz por su representación de la difunta estrella de Hollywood Judy Garland en Judy.

He sido un sinvergüenza en mi vida. He sido egoísta, he sido cruel y a veces ha sido difícil trabajar conmigo... pero tantos de ustedes en esta sala me han dado una segunda oportunidad”, dijo Phoenix al aceptar su galardón. “Lo mejor de la humanidad es cuando nos guiamos unos a otros hacia la redención, agregó.

Zellweger, quien ya había sido galardonada en 2004 por su papel de reparto en Cold Mountain (Regreso a Cold Mountain), le dedicó el premio a Garland, a quien calificó como una de las “heroínas que nos une y nos define”, y saludó a su madre noruega y su padre suizo, “inmigrantes que vinieron aquí sin tener más nada que el uno al otro y creyeron en el sueño americano”.

Brad Pitt ganó su primer Óscar como actor por su papel de doble de acrobacias Once Upon a Time ... in Hollywood ( Érase una vez en Hollywood), y Laura Dern el de mejor actriz de reparto por su representación de una abogada de divorcios en Marriage Story (Historia de un matrimonio).

Pitt, quien ya había ganado un Óscar como productor por 12 Years a Slave (12 años de esclavitud), coronada como mejor película en 2014, expresó que el honor le había dado un motivo para reflexionar sobre su propio cuento de hadas en la industria del cine, desde que se mudó a Los Ángeles de Missouri. “Había una vez en Hollywood”, dijo. Y les dedicó el honor a sus hijos, “que le ponen color a todo lo que hago”.

La crítica de Hollywood alegó que el discurso de Pitt fue para su exesposa, Angelina Jolie, quien en su momento lo acusó de marcar diferencias en la crianza de sus hijos, especialmente con los que adoptó la actriz.

Dern, en la víspera de su cumpleaños 53, les agradeció a sus padres actores al aceptar su primer Premio de la Academia: “Algunos dicen nunca conozcas a tus héroes, pero yo digo, si realmente eres bendecido, los tendrás como tus padres. Comparto esto con mis héroes de la actuación, mis leyendas, Diane Ladd y Bruce Dern”. (I)

Te recomendamos

Las más leídas