La condena para Murray se conocerá el 29 de noviembre

09 de noviembre de 2011 - 00:00

Tras la lectura de la secretaria judicial Sammie Benson, que declaraba culpable al doctor Conrad Murray por el homicidio involuntario y negligencia médica contra Michael Jackson, queda conocer cuál será la condena que deberá cumplir el ex galeno del Rey del Pop, quien falleció el 25 de junio de 2010 a causa de una sobredosis de propofol.

Durante la sesión del pasado lunes, en la Corte Superior del condado de Los Ángeles,  se reveló que el juez Michael Pastor emitirá su sentencia el próximo 29 de noviembre en la que posiblemente Murray sea encarcelado por cuatro años.

La Corte también suspendió de por vida la licencia médica a Murray, que tras cumplir su sentencia no podrá ejercer más su profesión.

A finales de mes también se conocerá donde Murray cumplirá su condena. En las cárceles californianas existe hacinamiento. Por esa razón, los expertos en el caso estudian la posibilidad de que el ex galeno de Jackson permanezca en una prisión del condado o incluso cumpla un arresto domiciliario por tratarse de un crimen involuntario.

Otra de las decisiones que se tomaron el lunes pasado fue la revocación de la  libertad condicional que gozaba Murray. El cardiólogo de 58 años fue esposado al conocer el veredicto en la sala del tribunal y quedó bajo custodia de las autoridades californianas hasta la fecha de su sentencia.

Aquel lunes estuvo la familia del Rey del Pop y del acusado.

Por el lado del fallecido cantante estuvieron su madre Katherine Jackson. También estuvieron Rebbie, Jermaine y La Toya, hermanos mayores de Michael Jackson.

Para acompañar a Murray estuvieron Milta, su madre, y Nicole Álvarez, una de sus mujeres con quien procreó a su sexto hijo.

Las  aventuras amorosas del acusado contrastaron con la fama de buen médico. Al final esos antecedentes pesaron a favor de la Fiscalía liderada por  David Walgren.

Murray, quien nació el 19 de febrero de 1953 en la isla caribeña de Granada, vivió una infancia sin padre en la que pasó mucho tiempo bajo el cuidado de sus abuelos mientras su progenitora trabajaba para sacarlo adelante. Fue ella quien le dio el apellido Murray.

Pasó su adolescencia en Trinidad y Tobago y allí cursó el bachillerato y trabajó en lo que pudo para ahorrar con el fin de pagarse los estudios de medicina, una época en la que ya demostraba una habilidad destacada para cortejar a las mujeres.

Cuando murió Jackson, Murray estaba casado en segundas nupcias y ya era padre de siete hijos procreados con seis mujeres distintas.

De hecho, cuando se trasladó de su natal Granada hacia Estados Unidos en la década del 70, el ex médico del Rey del Pop ya era un padre primerizo, producto de sus aventuras amorosas.

Su intensa vida privada no le impidió licenciarse como médico en el Meharry Medical College, en Nashville (Tennessee), después de un paso por Houston (Texas), donde conoció a su padre ausente, Rawle Andrews, también doctor.

Murray terminó por establecerse como cardiólogo en la misma ciudad texana y abrió una segunda clínica en Las Vegas, en Nevada, donde en 2006 conoció a Michael Jackson. En aquel primer encuentro el intérprete de Bad, Thriller, Billy Jean y otras solicitó un médico para tratar un problema leve de salud que entonces padecía uno de sus hijos.

Hasta su encuentro con el Rey del Pop, Murray estaba acostumbrado a tratar con pacientes que en muchos casos no podían permitirse pagar sus servicios, según se constató durante el juicio por la muerte de Jackson, donde también se evidenció que ese médico con fama de afectuoso y cercano estaba en situación de bancarrota por sus amoríos.

Las letras de hipotecas y los pagos por la manutención a sus ex parejas y los hijos que procreó se habían ido acumulando hasta rebasar los 400.000 dólares.

No obstante, el encuentro con Jackson supuso solución de los  problemas financieros que sufría Murray. El cantante, bailarín y actor lo contrató como médico de cabecera.

Jackson ya había pasado por otros médicos, que pusieron al tanto a Murray de sus quebrantamientos de salud. El proyecto de que el Rey del Pop cumpliera con 50 conciertos para la gira This is it está latente. Por eso Jackson contrató a Murray para que lo atendiera durante esa gira por 150 mil dólares mensuales.

Murray, quien pidió inicialmente 5 millones por los nueve meses de la gira, nunca recibió un centavo porque el proyecto se frustró con la muerte del cantante, de quien otros consideraron que los promotores y su familia y el mismo artista fueron los responsables de su muerte.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: