Hollywood busca compensar la desigualdad con cuotas

- 03 de julio de 2019 - 00:00

En 2016 una de las industrias más grandes del audiovisual se propuso remediar la discriminación que hay en la industria, incluyendo mujeres y otras minorías en la Academia.

En los 91 años de historia de los Óscar solo una mujer ha recibido el galardón como mejor directora, Kathryn Bigelow, por The Hurt Locker, en 2009.

Solo seis mujeres han sido parte de los equipos de producción que recibieron el Óscar a mejor película: Adele Romanski, por Moonlight, en 2016; Nicole Rocklin, por Spotlight, en 2015; Kathryn Bigelow por The Hurt Locker,  en 2009; Wendy Finerman por Forrrest Gamp, en 1994; Lili Fini Zanuck, por Driving Miss Daisy, en 1980; y Julia Phillips, en 1973, por The Sting.

Las compositoras femeninas han sido nominadas ocho veces a la mejor banda sonora original. Tres de esas nominaciones se las llevó Rachel Portman y la última que ganó en esta categoría fue Anne Dudley en 1998, por The Full Monty.

Uno de los reclamos más grandes y poderosos que ha enfrentado la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood ha sido alrededor de la igualdad: la ausencia de mujeres en cargos estigmatizados como masculinos, la inclusión de latinos y negros como miembros; y por la homologación de sueldos entre hombres y mujeres.

La historia es reciente. En 2016, luego de anunciar las nominaciones al Óscar y recibir una avalancha de críticas porque los 20 intérpretes galardonados eran blancos, lanzaron una promesa: “La Academia va a liderar esto y no va a esperar a que la industria se ponga al día”, dijo la presidenta, Cheryl Boone Isaacs.

El objetivo trazado por la industria visual más influyente del mundo es duplicar el número de mujeres y minorías entre sus miembros hasta 2020.

En junio de 2017 la institución invitó a 774 nuevos miembros entre los que había más de 20 latinos. El año pasado convocó a 928 nuevos miembros, de los cuales el 49% eran mujeres y el 38% no blancos. Más de 40 intérpretes iberoamericanos entraron en la Academia ese año.

Ayer la Academia lanzó un comunicado en el que anuncia que entre los 800 nuevos miembros invitados, más de la mitad son mujeres y el 29% personas no blancas.

La Academia intenta cumplir con cuotas su propósito por un cine más diverso, en un país en el que cada vez se critica más la política antimigrantes de Trump.

“Pertenecemos a uno de los segmentos más vilipendiados de la sociedad americana: Hollywood, extranjeros y la prensa. Si los echas no tendrás más que ver que fútbol y artes marcianas mixtas. Y eso no es arte”, dijo Meryl Streep luego de recibir la estatuilla a mejor actriz en 2017.

Sin embargo, esta política no resuelve temas clave como la diferencia de salarios. Posiblemente,  llenar las cuotas pendientes de la industria sea una estrategia para ejercer presión sobre el manejo diferenciado que se hacen con quienes configuran este universo. (I)    

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: