En el Teatro Negro de Praga lo irreal parece auténtico

20 de julio de 2013 - 00:00

En un día de verano una hermosa joven, a pesar de su cansancio, se pone a lavar la ropa en el fregadero de su  condominio. Luego de colgar la ropa se pone a tejer una enorme media.

Pocos minutos después, y sin que se dé cuenta, las prendas cobran vida y dos pantalones para hombre terminan luchando por unas panties de mujer. Cuando regresa se da cuenta de que las prendas están esparcidas por el piso... ¡Echa a llorar como una niña a la que le han quitado sus caramelos!

De pronto, las prendas se apiadan de esta escena y poco a poco se vuelven a colgar en el tendedero. Si esta historia a usted le resulta poco creíble, solo tiene que visitar el Teatro Negro de Praga en donde lo imaginario se convierte en real delante de una enorme manta negra.

Esta es la pieza teatral lúdica más antigua del colectivo Srnec Theatre, primer teatro negro en el mundo, fundado en 1961. Incluso esta obra fue presentada  dos años antes de que el teatro empezara sus funciones como tal.

20-7-13-teatro2

Desde entonces más de cinco millones de espectadores han sido testigos de un sinfín de ilusiones que sumergen a grandes y chicos en un mundo mágico.

Desde el año pasado este colectivo se enrumbó a la tarea de celebrar su medio siglo de vida institucional con una extensa gira que aún no termina y que incluyó nuestro país para mostrar una antología de sus obras más famosas.

De esta manera llegaron fragmentos de sus obras más emblemáticas como ‘El fotógrafo’, ‘Equipaje’, ‘Prisionero’, ‘Lámparas’, ‘Pescador’, entre otros, gracias al talento de ocho jóvenes checos quienes deleitaron a los guayaquileños en las dos funciones que hicieron en el Teatro Centro de Arte de Guayaquil traídos por Espectar producciones y OR Producciones.

Hoy lo harán en Quito en el  Teatro Nacional de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, con dos presentaciones. La primera de ellas se llevará a cabo a las 17:00 y la siguiente a las 20:00.

Las entradas están a la venta en los diferentes puntos de venta de Ticketshow: luneta alta MV $ 31,82, luneta alta $ 35, luneta baja $ 45, platea $ 40 y las butacas a $ 85.

Quienes asistan a este espectáculo, considerado uno de los mejores del mundo, podrán asombrarse con la escena de la ‘Maga’ que permite a los artistas invisibles mostrar todo su dominio haciendo aparecer y desaparecen objetos.

La escena del ‘Caballo’ también deja al público sorprendido y fascinado. El comportamiento ‘casi humano’ de este equino mata de risa hasta al más serio de los espectadores.

20-7-13-teatro3

En la escena de ‘Los faroles’ nadie podrá resistirse al gesticular de un enamoradizo, quien, a través de una bicicleta voladora, alcanzará el amor de su vida. El ingenio y suspicacia de este personaje resulta cómico. Se toma un brebaje para levantar vuelo sin darse cuenta de que por tanto beber se ha emborrachado y termina bailando por las calles con un par de faroles.

En el sketch de ‘El violinista’,  el creador de la función aborda con jocosidad los sueños y frustraciones de un artista que “por flojera” no consigue triunfar en su profesión.

Imagina cosas y durante sus horas de ensayo lidera una batalla contra un pequeño pañuelo blanco que se burla de él de forma descarada. Como si fuera poco, su apreciado violín cobra vida y lo ridiculiza convirtiéndose en gallina, ganso y en perro.

Uno de los fragmentos más aplaudidos es ‘Pescador’ que pertenece a la obra ‘La semana de los sueños’. Esta escena trata sobre un taxista de Praga que sueña despierto mientras trabaja. En esta ocasión, el taxista  transporta a un pescador y hace que se imagine cosas mientras dura su recorrido.

Resulta asombroso ver cómo con una simple tela blanca y luces reflectoras se recrea una enorme habitación que se convierte en una gigante pecera que es visitada por una bella sirena.

Y es que dentro del teatro negro todo puede pasar y cualquier objeto por muy sencillo que parezca cobra vida para matar de risa a quien se le pare enfrente.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: