Elegamente clásico, el “capricho” que domina a Carolina Herrera

17 de febrero de 2013 - 00:00

El clasicismo y la elegancia de Carolina Herrera tomaron la pasarela de la Semana de la Moda de Nueva York, en la que los vestidos, trajes de noche y conjuntos se inspiraron en la adaptación de una sonata de Beethoven.

La colección otoño-invierno, de la diseñadora nacida en Venezuela, se forjó a partir del trabajo que el músico contemporáneo británico Tom Hodge creó por encargo de Herrera a partir de la sonata Kreutzer para piano y violín del compositor alemán.

Con la creación del productor español Javier Peral, el resultado fue una pieza llamada “Capriccio for Carolina”, que destila un ambiente “new age” o moderno más allá de su clasicismo romántico.

“Es una colección muy femenina, tiene el drama del romance, la melancolía de la música, con unos colores que empiezan suaves y después van in crescendo”, como la pieza en que se basa, explicó Herrera en unas declaraciones a la agencia EFE antes del desfile.

En la pasarela mostró una paleta muy variada, desde los marrones del comienzo hasta diversos grises, y rojo y marfil para los trajes de noche. Además de estampados en dalias de diversos colores, había geometrías y bandas de colores, junto con abrigos con dibujo en espiga. También hubo detalles como lazos en el cuello, igual que apliques de piel en cinturas, cuellos y hasta en un escote “palabra de honor”.

Algunas faldas llegaban hasta el suelo y trajes sastre complementaban a los vestidos y ternos, siempre por debajo de la rodilla. Las vestimentas de noche, a veces muy cerrados y con mangas y a veces con tirantes cruzados al frente, fueron fieles a la elegancia clásica que han dado fama a la firma.

“Creo que en una colección tienes que tener un poco de variedad, y sobre todo en el invierno me gusta un poco de color, porque está todo muy negro y muy gris”, añadió Herrera, quien recalcó entre risas “vamos a alegrarnos la vista”.

En cuanto a calzado, dominaron los zapatos abiertos de tacón y plataforma muy altos y diseño refinado, frente a las botas o los zapatos cerrados de otras propuestas.

El desfile acogió a invitados famosos como la actriz española Paz Vega e Ivanka Trump (hija del controvertido millonario neoyorquino). Nacida en Venezuela en 1939, pero establecida en Nueva York hace décadas y nacionalizada estadounidense hace tiempo, Carolina Herrera aseguró que aún quiere hacer “cantidades de cosas” porque “la moda es un misterio tan grande que nunca termina”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP